Detalle de la «Crucifixión» de Peter Brueghel el Joven
Detalle de la «Crucifixión» de Peter Brueghel el Joven - ABC

Los ladrones de la «Crucifixión» de Brueghel el Joven se llevaron una copia

Los desconocidos que asaltaron la iglesia italiana de Santa María Magdalena, en Castelnuovo Magra, cayeron en la trampa policial

Roma Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El cuadro de la «Crucifixión» del pintor flamenco Pieter Brueghel el Joven que robaron este miércoles en la iglesia de Santa María Magdalena de la localidad italiana de Castelnuovo Magra era, en realidad, una copia que la Policía había colocado en su lugar al saber de la intención del hurto por un aviso, según informan medios locales italianos.

«El cuadro original había sido sustituido hace más de un mes con una copia», explicó a los medios el alcalde de la localidad de Castelnuovo Magra, Daniele Montebello. Las autoridades supieron que se pretendía robar esta obra de arte valorada en más de tres millones de euros y «los carabineros (policía militarizada) decidieron ponerla al seguro, sustituyéndola con una copia e instalando algunas cámaras», continuó el regidor antes de añadir que no se podía desvelar «nada más por razones de la investigación».

En la mañana del miércoles, varios desconocidos accedieron a la capilla lateral de la iglesia de Santa María Magdalena donde se encontraba la obra y tras romper la mampara de protección de cristal, se llevaron con facilidad el cuadro huyendo en un Peugeot blanco. Un gran golpe, debieron de pensar.

Pocos en el pueblo sabían la verdad. Entre ellos el párroco Alessandro Chiantaretto y el alcalde Daniele Montebello, que representaron su papel denunciando el robo y atendiendo a la prensa mientras las fuerzas de seguridad examinaban las grabaciones de las cámaras e investigaban los testimonios de los ciudadanos que estaban en la iglesia durante el hurto.

Horas más tarde se conocía que los ladrones habían sido burlados. Lo confirmaba el propio alcalde, según explica « Il fatto Quotidiano». «Cuando ocurrió el episodio de hoy, por razones de seguridad no pudimos revelar nada. Pero evidentemente los informes eran fundados, por eso agradezco al Arma (de Carabineros) y también a la comunidad: algunos fieles notaron que el expuesto no era el original sino una copia y afortunadamente no revelaron el secreto», explicó Montebello.

La auténtica «Crucifixión», que se encuentra en un lugar seguro, es una pintura sobre tabla realizada por Brueghel el Joven, miembro de una de esta dinastía de artistas, entre el final del siglo XV y principios del XVI y está valorada en unos tres millones de euros. Fue donada a la iglesia de Castelnuevo Magra por una familia adinerada hace poco más de un siglo. Durante la Segunda Guerra Mundial se ocultó para evitar que cayera en manos del ejército alemán. En 1981 fue robada por unos ladrones de arte, aunque los carabineros lograron recuperarla meses después.

Años antes, en 1979, la iglesia sufrió otro robo. Se sustrajo otro de sus tesoros, una pintura atribuida a uno de los alumnos genoveses de Anton van Dyck, recuperado tiempo después.