Galería central del Prado
Galería central del Prado - MATÍAS NIETO KOENIG

Miguel Falomir: «El Prado es un museo que nos une, nos hermana y nos hace mejores»

Buque insignia de la cultura española y tesoro nacional, la pinacoteca recibe como regalo en su bicentenario el premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades

Este sábado habrá una jornada de puertas abiertas para celebrar con el público el galardón

MadridActualizado:

Aún faltan más de seis meses para celebrar sus 200 años -será el próximo 19 de noviembre-, pero el Prado ha recibido por adelantado el mejor regalo de cumpleaños: el premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades. Era una oportunidad única otorgárselo este año a la principal institución cultural española y nuestra mejor embajadora. Así lo ha sabido ver un jurado, presidido por Víctor García de la Concha, galardonando, entre las 29 candidaturas presentadas de 14 nacionalidades, al Prado, por delante de competidores tan potentes como la Agencia Magnum o el Smithsonian.

El jurado otorga el premio al Prado, «símbolo de nuestra herencia cultural común, como reconocimiento a la labor de conservación y divulgación de uno de los más ricos patrimonios artísticos del mundo. En la dedicación y el compromiso durante los últimos 200 años de sus trabajadores, patronos, amigos y público, el jurado reconoce la ejemplaridad de su contribución al desarrollo humanístico de la sociedad pasada, presente y futura».

Una candidatura, la del Prado, que fue presentada, entre otros, por pesos pesados como Mario Vargas Llosa, Norman Foster, Rafael Moneo y Cristina Iglesias. La noticia pilló al director del museo, Miguel Falomir, de viaje en Melilla, adonde había acudido para presentar la primera obra del Prado que se exhibe en la ciudad autónoma. Concretamente, el préstamo de un Greco («Retrato de médico») dentro del proyecto «De gira por España». Una de las actividades más queridas del Prado en su bicentenario, cuyo leitmotiv es, precisamente, «el museo de todos».

Visitantes en la Sala XII del museo, dedicada a Velázquez y presidida por «Las Meninas»
Visitantes en la Sala XII del museo, dedicada a Velázquez y presidida por «Las Meninas» - MATÍAS NIETO KOENIG

Ausentes muy presentes

Desde Melilla vinieron los primeros agradecimientos de Falomir, quien, ya por la tarde, convocó una rueda de prensa en el museo, acompañado por Marina Chinchilla y Andrés Úbeda, directores adjuntos del Prado. El destino, sin embargo, no ha querido que José Pedro Pérez-Llorca, último presidente del Patronato del museo, viviera ayer este día tan feliz para los más de 400 trabajadores del museo. Falleció el pasado 6 de marzo y aún no se ha elegido su sustituto. Para él tuvo Falomir un recuerdo especial. Pero son muchas las personas que han contribuido a que el Prado sea hoy lo que es -una institución moderna y de prestigio internacional- y que ya no están entre nosotros: el exdirector Francisco Calvo Serraller y el expresidente del Patronato Rodrigo Uría, por citar tan solo las ausencias más recientes.

«El Prado recibe este galardón con el legítimo orgullo de ser patrimonio de todos los españoles, seña de identidad de nuestra historia y proyección común hacia el futuro -dice Falomir-. Este reconocimiento es un premio a todas las generaciones que nos han precedido y un anticipo a las que nos sucederán, porque el Prado es historia pero también porvenir, fuente de conocimiento y formación en valores humanísticos para los más jóvenes. La cultura española, sus instituciones, sus trabajadores, sus públicos merecen ser partícipes de un día grande. Todos los españoles pueden sentirse legítimamente galardonados».

Como mañaa, 1 de mayo, Día del Trabajo, el museo está cerrado (es uno de los tres únicos días que cierra al año), este sábado habrá una jornada de puertas abiertas para celebrar con el público este premio. En 2018 recibió casi tres millones de visitantes. «El Prado es un Museo Nacional, de todos y para todos; español, por identidad y patrimonio, y universal por su trascendencia, pero sobre todo es un museo que nos une, nos hermana y nos hace mejores», añade Falomir. No le falta razón. Según el primer estudio sociológico sobre los españoles y el Museo del Prado, «casi el 95% de los españoles considera que el Prado es una de las grandes aportaciones de España a la cultura universal y más de 7 de cada 10 entrevistados declaran sentirse muy o bastante orgullosos de él». Un museo que no solo mira al pasado, sino también al futuro y apuesta fuerte por atraer nuevos públicos a través de internet, redes sociales y nuevas tecnologías. Hace unos días la iniciativa #10yearchallenge del Prado (un curioso proyecto que muestra a populares personajes retratados en las obras de su colección con un intervalo de diez años) fue galardonada con el prestigioso premio Webby en la categoría de redes sociales, arte y entretenimiento.

Un grupo de niños atienden las explicaciones ante «La fragua de Vulcano», de Velázquez
Un grupo de niños atienden las explicaciones ante «La fragua de Vulcano», de Velázquez - MATÍAS NIETO KOENIG

«El mejor museo del mundo»

A través de un vídeo grabado en Moncloa, donde hoy ha tenido lugar el primer Consejo de Ministros del Ejecutivo en funciones, el titular de Cultura, José Guirao, manifestó que el premio Princesa de Asturias al Prado «es un motivo de alegría para todos los españoles, porque es un museo de todos. El Museo del Prado es un símbolo del país, de nuestra cultura. Este premio es un motivo más para ir a visitarlo, ahí encontrarán las grandes obras maestras de la pintura mundial y el mejor museo de pintura del mundo». Las felicitaciones (entre ellas, un ex director del Prado) se iban sucediendo a lo largo de todo el día y los mensajes se agolpaban en el móvil de Falomir. A las seis de la tarde se echaban en falta algunas llamadas significativas. A buen seguro, llegarían más tarde.

Una de las esculturas del Prado
Una de las esculturas del Prado - MATÍAS NIETO KOENIG

Retos pendientes

El Prado se halla pendiente de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para empezar las obras del Salón de Reinos (un proyecto de Norman Foster y Carlos Rubio), con el que la pinacoteca concluirá su campus y permitirá que salgan 200 obras de los almacenes. Costará 40 millones de euros: el Estado financiará el 75%. El Prado atesora una colección de unas 8.000 pinturas, de las que 1.700 están expuestas en el edificio Villanueva y más de 3.200 (el Prado disperso) se distribuyen entre 255 instituciones de toda España y embajadas. También está pendiente la elección del presidente del Patronato y hay por cubrir tres vacantes: los responsables de pintura italiana y española gótica y el director de la Escuela del Prado, cargo de nueva creación.

En las próximas semanas pasarán por sus salas de exposiciones Fra Angelico, Velázquez, Rembrandt, Vermeer... Pintura de muchos quilates, un festín para los sentidos. En el taller de restauración aguarda la «Anunciación» de Fra Angelico, que luce espléndida tras ser remozada. Es una de las muchísimas joyas que encierra el Prado, junto a obras maestras como las «Meninas», de Velázquez; «El jardín de las Delicias», del Bosco; las pinturas negras de Goya, «El Descendimiento», de Van der Weyden... Una colección que comenzó a gestarse gracias a la Monarquía (Jeremy Irons pone voz a un documental sobre la pinacoteca, «Pintores y reyes del Prado») y que atrajo a artistas como Manet, Picasso, Bacon o Freud. Hoy caminan por sus espacios más nobles las figuras esqueléticas de Giacometti. ¿Qué pensarán «Las Tres Gracias» de Rubens al verlas? Una colección con la que resulta imposible no emocionarse. Si no que se lo digan a la japonesa a la que salvó la vida una «Inmaculada» de Murillo.