El Gobierno de Navarra propone una sanción de 12.000 euros a los responsables del 'Ecce Homo' de Estella

Considera que tanto la parroquia de San Miguel de Estella como la pintora aficionada que repintó la talla de San Jorge cometieron una «infracción administrativa grave»

Actualizado:

La Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana del Gobierno de Navarra ha iniciado los trámites para sancionar a los que considera responsables del conocido como el ‘Ecce Homo’ de Estella, la talla del siglo XVI de San Jorge que la pasada primavera fue repintada por una aficionada a la pintura y que dejó la imagen muy alejada del original.

Cultura considera tanto a la parroquia de San Miguel de Estella, donde se encontraba la talla, como a la empresa Karmacolor, a quien pertenecía la pintora, responsables de «una infracción administrativa grave». Por ello, propone «con carácter inicial y sin perjuicio de lo que pueda resultar de la instrucción del expediente» una sanción de 6.010 euros a cada uno de ellos.

Después de estudiar el estado en que ha quedado la talla y la documentación aportada, «se constata que la intervención realizada sobre la escultura de San Jorge no ha seguido los estándares propios de una restauración de Bienes Culturales», asegura la Dirección General de Cultura.

Los expertos que han analizado el resultado de la intervención han constatado que la talla ha sufrido diferentes daños, entre los que destacan «pérdidas de policromías originales, eliminación de policromías inestables, eliminación de grafitis y retirada de elementos metálicos sin documentar. Igualmente, se han utilizado materiales y procesos completamente incompatibles con la restauración de obras de arte».

El coste de la restauración

Además, el coste de la restauración de la talla destinada a tratar de salvar en la medida de lo posible los daños ocasionados por la aficionada correrán a cargo de la parroquia de San Miguel, según destaca la Dirección General de Cultura.

Según recuerda esta institución pública, la talla de San Jorge a caballo se realizó hacia 1500, en estilo gótico hispanoflamenco. Se trata de una escultura de gran tamaño (200x150 cm), realizada en madera de nogal y de unos 250 kg de peso. Representa al santo a caballo abatiendo al dragón. El protagonista está vestido de guerrero, con el yelmo levantado, de modo que deja ver su rostro. Su autor fue probablemente el maestro Tarín o Terín, natural de Zaragoza y afincado en Estella-Lizarra, autor de varias obras como el San Miguel titular de la parroquia, el Cristo y la Santa Águeda en San Miguel de Estella-Lizarra, el Cristo y el San Juan Evangelista en Lerín, el San Bricio de San Martín de Ecala y los Santos Juanes de Muruzábal. El maestro Terín trabajó en colaboración con el pintor puentesino Diego Polo, quien se encargaba de las tablas pintadas y del dorado y policromado de las tallas.