Patricia del Pozo junto a Bernard Ruiz-Picasso, el miércoles en el Museo de Bellas Artes
Patricia del Pozo junto a Bernard Ruiz-Picasso, el miércoles en el Museo de Bellas Artes - Raúl Doblado
Museo de Bellas Artes de Sevilla

El Bellas Artes de Sevilla acogerá un diálogo entre Picasso y los grandes maestros del Barroco

La Consejería de Cultura y Patrimonio trabaja para organizar a finales de 2020 una gran muestra con préstamos de museos internacionales

Jesús Morillo
SevillaActualizado:

La Consejería de Cultura y Patrimonio ha mostrado en las últimas semanas su intención de apostar por el Museo de Bellas Artes de Sevilla, una institución que hasta la celebración del Año Murillo no estuvo entre las prioridades del Ejecutivo andaluz, ya que en los últimos años se volcó en la creación de nuevos espacios expositivos, como el C3A de Córdoba, que tuvo un coste de 30 millones de euros, o el Museo Íbero de Jaén, en el que invirtió 25,5 millones.

Las cosas, sin embargo, parecen haber cambiado de rumbo desde la conmemoración del Año Murillo y, sobre todo, desde la llegada de la nueva consejera de Cultura y Patrimonio, Patricia del Pozo, para quien la pinacoteca sevillana es «una prioridad».

Dentro de esta estrategia de revitalizar el museo se inscribe la pretensión de la Consejería de continuar la organización de exposiciones temporales de autores fundamentales de la historia del arte, que tan buenos réditos en cifras de público ha dejado el Año Murillo.

Así que si hace una semana Del Pozo confirmaba que organizará una exposición sobre Juan Martínez Montañés el próximo noviembre, ayer anunciaba una gran exposición para finales de 2020 en la que los grandes maestros que alberga la pinacoteca —Murillo, Zurbarán, Valdés Leal, Pacheco o Velázquez— dialogarán con obras de Pablo Picasso, el malagueño que por sí solo puede resumir buena parte de la historia del arte del siglo XX.

La consejera hizo este anuncio en un acto en el propio Museo de Bellas Artes de Sevilla, en una comparecencia previa a la reunión que mantuvo con Bernard Ruiz-Picasso, presidente del consejo ejecutivo de la Fundación Museo Picasso de Málaga, de cuya colección personal se nutrirá fundamentalmente la muestra.

«Este es un momento importante —subrayó el descendiente del pintor malagueño—, porque damos a conocer la voluntad de llevar a cabo un apasionante proyecto sobre Picasso y los grandes maestros del arte español. Es una tarea de altísimo nivel que requiere a académicos, especialistas y expertos para establecer un diálogo coherente con las obras maestras que hay en este museo de Sevilla».

Inicio de las conversaciones

La consejera indicó, por su parte, que las conversaciones con Ruiz-Picasso se iniciaron el pasado 25 de febrero y han continuado ayer en el Bellas Artes de Sevilla. «Al poco tiempo de ser elegida consejera, una de las primeras visitas que hice fue a Málaga y, en concreto, al Museo Picasso. Allí tuve la ocasión de conocer personalmente a Bernard Ruiz-Picasso y comenzamos una buena relación y desde el primer momento he querido contar con su colaboración, porque para mí es un referente en la gestión de los museos», explicó la Del Pozo.

El presidente del consejo ejecutivo de la fundación también hizo hincapié en la buena sintonía entre las partes para organizar esta muestra, pues «para realizar una exposición, el momento importante es cuando hay voluntades y ahora es el momento en que parece que las hay, aunque organizar una muestra como esta necesita el tiempo que merece».

Para esta exposición serán fundamentales los fondos de la Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso, especialmente, los localizados en el Museo Picasso de París, así como otros que se encuentran en centros de Europa y América, aunque este último extremo está todavía por definir.

También podrían venir algunos préstamos del Museo Picasso de Málaga, aunque como señaló la titular de Cultura, «no se trata de traer los picassos de Málaga. Ruiz-Picasso tiene una colección que es una maravilla, de un valor extraordinario, que también está en otros museos, sobre todo, en el Museo Picasso de París. Sobre esa base es sobre la que estamos trabajando. No es fácil traer esas piezas al Bellas Artes, esto requiere mucha colaboración de otras instituciones».

Con estas últimas declaraciones, la consejera hacía referencia a la necesidad de que el Ministerio de Cultura, tanto por ser el titular del museo como por la necesidad de hacer gestiones con otros países para los préstamos, se implique en la organización de esta muestra, para la que la Consejería tendrá que definir en los próximos meses quién será el comisario.

Presencia institucional

Lo que sí quiso dejar muy claro la Consejería es la importancia que da a esta exposición, pues para el anuncio se eligió una escenografía de excelencia, como el propio museo, y se dotó al encuentro con Bernard Ruiz-Picasso de una importante presencia institucional.

Así, acompañaron a la consejera el secretario general de Innovación Cultural y Museos, Fernando Francés; la secretaria general de Patrimonio Cultural, María Esperanza O’Neill; la directora general de Patrimonio Histórico y Documental, Mar Sánchez Estrella; y la directora del Museo de Bellas Artes de Sevilla, Valme Muñoz.

No estuvo, sin embargo, el director del Museo Picasso de Málaga, José Lebrero, aunque Bernard Ruiz-Picasso, subrayó que tanto el centro malagueño como la fundación «acompañarán el proyecto».

La exposición concebida por la Consejería de Cultura y Patrimonio y la Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso será la primera monográfica que dedicará al pintor malagueño el Bellas Artes de Sevilla desde 1981, que posteriormente a aquella fecha ha acogido algún picasso, como «La planchadora», un préstamo del Museo Guggenheim de Nueva York en 2007.

La exposición de Picasso llegará tras la gran muestra que dedicará el museo sevillano a Juan Martínez Montañés, del que se cumplieron el pasado año los 450 años de su nacimiento. En 2018, gracias al Año Murillo, pasaron por el museo 451.882 personas, el mejor resultado desde 1991, fecha en la que comenzaron a contabilizarse las visitas en estos espacios en Andalucía.