Hércules en el jardín de las Hespérides y Deyanira tentada por la Furia
Hércules en el jardín de las Hespérides y Deyanira tentada por la Furia - ABC
Exposición

Dos obras maestras de Rubens llegan a la casa palacio de la condesa de Lebrija en Sevilla

Se expondrán desde el jueves 4 de abril junto con la colección de mosaicos y esculturas de esta propiedad sevillana, rica en arabescos y figuras mitológicas

Jesús Álvarez
SevillaActualizado:

Dos de las obras maestras de Peter Paul Rubens, considerado la principal figura del siglo XVII flamenco, llegan a Sevilla estos días desde Italia: «Hércules en el jardín de las Hespérides» y «Deyanira tentada por la Furia». Estos dos lienzos, conservados en los Musei Reali di Torino-Galleria Sabauda, se expondrán en la casa palacio de la condesa de Lebrija desde el próximo 4 de abril hasta el 22 de septiembre en una exposición titulada «Rubens: Hércules y Deyanira. Obras maestras de las colecciones italianas», comisariada por Anna Maria Bava, directora de la Galleria Sabauda de Turin, en colaboración con Cristina Carrillo de Albornoz de Fisac.

Los cuadros, fechados en 1638, y muy significativos también por su contenido filosófico, moral y alegórico, que va más allá de su carácter de mera narración de heroicas gestas, pertenecen a la etapa final de la vida de Rubens, pintor muy prolífico que vivió y trabajó durante mucho tiempo tanto en España, principalmente en Madrid, como en Roma, Florencia y Génova.

La muestra forma parte de un proyecto más amplio que con el título de «Obras maestras de las colecciones italianas», se propone traer diversas obras maestras de los más importantes museos italianos a la casa palacio situada en el número 8 de la calle Cuna.

La exposición propone un cotejo directo entre las obras procedentes de Italia y los mosaicos y esculturas de la colección del palacio sevillano, única en su género: Hércules y Deyanira serán protagonistas de un diálogo abierto con las figuras mitológicas que pueblan las decoraciones musivas, los arabescos del patio y los bustos de mármol de inspiración clásica grecorromana conservados en el museo.

Isabel León, copropietaria y directora general del palacio de la condesa de Lebrija, aseguró a ABC que «Sevilla e Italia, específicamente Roma, mantienen un gran idilio que se refleja en esta casa palacio y es similar al idilio que mantuvo Rubens con Italia y la cultura clásica».

La presidenta de la Real Academia de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría añadió que es la primera vez que unos lienzos de este valor se exponen en un espacio privado de Sevilla y se congratuló de que fuera en una ciudad tan rica en arte barroco.

Cristina Carrillo de Albornoz de Fisac asegura que «el inestimable valor artístico de los tesoros custodiados en el Palacio de Lebrija se enriquecen con estas dos grandes obras y quién mejor que Rubens, definido por Eugène Delacroix como «el Homero de la pintura», para establecer un hilo conductor con los hallazgos arqueológicos que se conservan en Sevilla, ricos en referencias mitológicas», dice.

Desde el Ayuntamiento de Sevilla, que apoya la celebración de esta muestra, se asegura que «Sevilla es una ciudad consagrada a la belleza y al arte en sus muy extensas expresiones y estas obras llegan a un espacio primordial de la oferta artística y patrimonial de Sevilla: el palacio de la condesa de Lebrija».

Amistad con Velázquez

La proximidad entre Rubens y España está marcada por su amistad con Velázquez y por el hecho de que la española fuera una de las cortes europeas en las que sirvió. Los dos obras se expondrán en Sevilla narran dos episodios de las historias de Hércules.

En la primera tela —de 2,46 x 1,68 metros—, el héroe aparece en el momento en que, después de haber matado a la serpiente guardiana Ladón, coge del árbol las manzanas de oro que se custodiaban en el jardín de las Hespérides, es decir, los frutos con los que daba cumplimiento a su undécimo trabajo. Hércules se apoya con el brazo derecho en el garrote de madera confeccionado por él mismo para su primer trabajo, la lucha contra el león de Nemea, cuya piel, que rodea su cuerpo, se convirtió en su principal atributo, junto con el bastón. Al mismo tiempo, pisa victoriosamente la cabeza de la feroz serpiente que yace exangüe a sus pies, aferrándose aún con una de sus patas al garrote, en un último y desesperado intento por resistirse a la fuerza sobrehumana del semidiós.

En el segundo cuadro que podrá verse en Sevilla, Deyanira, la mujer de Hércules (cuyas facciones recuerdan las de la segunda esposa de Rubens, Hélène Fourment), aparece mirando hacia arriba, atenta a las palabras que le susurra la Furia, diosa de la venganza con cabello de serpientes, la cual le ofrece la túnica impregnada de la sangre del centauro Neso.

La exposición cuenta con el patrocinio de la Fondazione Terzo Pilastro -Internazionale y realizada por Poema, Comediarting e Arthemisia, con el apoyo de el Ayuntamiento Hispalense.