Soledad Sevilla junto a una de sus instalaciones en el CAAC
Soledad Sevilla junto a una de sus instalaciones en el CAAC - Rocío Ruz
Contermporáneo

Soledad Sevilla y Ana Barriga, presente y futuro del arte español en el CAAC

Las artistas presentan en el centro de la isla de la Cartuja sendas exposiciones hasta el 25 de agosto

SevillaActualizado:

El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) reúne hasta el próximo 25 de agosto la obra de dos creadoras que son presente y futuro del arte contemporáneo español: Soledad Sevilla (Valencia, 1944), una de las grandes pintoras del último medio siglo y ganadora del Premio Nacional de artes plásticas; y Ana Barriga (Jerez, 1984), una de las creadoras andaluzas emergentes más reconocidas, ganadora del Focus en 2017 y que ha vendido toda la obra que llevó a la última edición de la feria internacional Arco.

Ambas artistas tienen situadas sus obras en la zona monumental del Monasterio de la Cartuja, estableciendo diálogos con sus espacios e historia, en uno de los recorridos más vibrantesy recomendablesde los realizados en las últimas temporadas por el CAAC.

De la primera, el centro presenta la reconstrucción de tres instalaciones, comisariadas por su director Juan Antonio Álvarez Reyes, que realizó en distintos lugares de Andalucía entre 1990 y 2000.

Dos de ellas, las ha donado al centro de la Cartuja, «El Rompido» y «Vélez Blanco». La primera de ellas, reconstruye en la capilla de Colón y aledaños, dos grandes grietas inspiradas en las que se encontraban en una Almadraba de la localidad onubense, reproduciendo también en las paredes las manchas de humedad de la antigua fábrica. La segunda, «Mayo 1904-1992», recrea mediante imágenes y luz el claustro del castillo de Vélez-Blanco.

Soledad Sevilla diseñó en 1992 esta instalación para devolver en forma de proyección sobre las ruinas del castillo el claustro renacentista que se vendió y que actualmente se conserva en el Metropolitan Museum de Nueva York. La instalación se ha reconstruido en la iglesia del monasterio.

«Toda la torre» es la tercera de estas instalaciones, creada para la Torre de los Guzmanes de La Algaba, que juega con la luz diurna y nocturna a través de hilos de algodón blanco que por momento parecen haces de luz. La noche se sitúa en el altar de la antigua iglesia del monasterio, mientras que el día lo hace en lo que fue la sacristía.

Ana Barriga junto a su políptico «De animales a dioses»
Ana Barriga junto a su políptico «De animales a dioses» - Rocío Ruz

Por su parte, Ana Barriga ha presentado dos obras en el CAAC que han tenido como comisarios a Yolanda Torrubia y el director del centro, Juan Antonio Álvarez Reyes, y que se relacionan con la historia del edificio, tanto con su carácter de monasterio como posterior uso de fábrica de cerámica, como con sus espacios.

La primera de ellas es «De animales a dioses» un políptico de gran formato articulado a partir de una decena de cabezas que se abren como matrioskas y enmarcadas por calaveras y cancerberos. Una vánitas contemporánea sobre la condición humana situada en el antiguo refectorio, en la que hay referencias, entre otras, al fútbol, la política (Donald Trump) y las redes sociales (Mark Zuckerberg).

La segunda, «Adán y Eva», instalado en la capilla de la Magdalena, reflexiona sobre la divinidad. Ambas están realizadas con el característico estilo de esta artista, con referencias a la cerámica y combinando óleo, spray, esmalte y rotulador.