Luis Gordillo ha recibido el VI Premio de Cultura de la Universidad de Sevilla
Luis Gordillo ha recibido el VI Premio de Cultura de la Universidad de Sevilla - Juan Flores

La Universidad de Sevilla reconoce el genio pictórico de Luis Gordillo

El pintor recordó a su abuela Carmen que era trianera y cigarrera de la Fábrica de Tabacos y a su hermanos

Marta Carrasco
SevillaActualizado:

Luis Gordillo volvió este viernes a su Universidad, la de Sevilla donde estudió la carrera de Derecho, unos estudios para los que según dijo no tenía vocación pero que le ayudaron a descubrirse como pintor.

Rodeado de su esposa Pilar y su familia, recibió de manos del Rector el VI Premio de Cultura de la Universidad de Sevilla, un premio en el que le han precedido Arturo Pérez Reverte, Carmen Laffón, María Pagés, Carlos Álvarez y Curro Romero. Entre el público, pintores que habitualmente siguen a Gordillo, como José Miguel Pereñíguez, Miki Leal, Fer Clemente y Rubén Guerrero así como el galerista Rafael Ortiz, el director adjunto del Museo del Prado y el director del CAAC.

El director del Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla, el catedrático de Historia del Arte, Luis Méndez, recordó al profesor José Manuel Rodríguez Gordillo, hermano del pintor, «me contaba cómo ofrecía a sus compañeros dibujos de Luis cuando empezaba y sólo uno por cortesía, lo aceptó». Fue precisamente Gordillo quien inauguró la sala de exposiciónes de Cicus con la muestra «Abierto por obras». Glosó el perfil humano del pintor y también el de creador, «es un artista de artistas. Es siempre un atrevido». Y concluyó, «con Luis la ciudad se ha hecho más moderna».

El pintor, que subió al estrado con unos papeles, se olvidó de ellos para hablar con el corazón. «Qué bonita está Sevilla. Cada vez que vengo me gusta más, y está limpia. He sido un heterodoxo y ahora, cada vez que vengo, me emociono. Debe ser la edad», declaró.

Recordó cómo salió de Sevilla, «era un progre y lo moderno estaba en París y Nueva York», y añadió que ha estudiado la historia del arte al revés, «he empezado por lo último y voy hacia atrás. Ahora estos cuadros (dijo refiriéndose a los que colgaban del Paraninfo), me parecen fantásticos. En la facultad de Bellas Artes deberían enseñar a valorar el arte desde las Cuevas de Altamira, que no son muy distintas al expresionismo del siglo XX».

Corrigió el calificativo de «pintor abstracto», «para mí esa es una ofensa. Se puede ser abstracto y realista a la vez, yo soy la prueba».

Dijo que no se había arrepentido de estudiar Derecho, «la Universidad te da un plus», y recordó a su abuela Carmen, que fue cigarrera en la Fábrica de Tabacos, «de quien mi hermano José Manuel descubrió papeles cuando estudiaba la historia de la Fábrica de Tabacos».

Entre las autoridades en el acto, el viceconsejero de Cultura, Secretario General de Cultura y el rector de la Hispalense, Miguel Angel Castro quien reivindicó la importancia de la Cultura para la Universidad y anunció acuerdos con el Prado para la realización de prácticas e investigación de los alumnos, «en una convocatoria que recibirá el nombre de Juan Miguel Serrera». Destacó la labor del Cicus en el mundo cultural de Sevilla, «un espacio que nos saca del ensimismamiento que en ocasiones se nos acusa al medio universitario. Nos sentimos más cómplices cada día de los espacios culturales». Este premio, añadió, «es la clara apuesta de que la Cultura puede protagonizar el cambio en nuestra ciudad», y mostró su orgullo por el antiguo alumno, el pintor Luis Gordillo.