Los Compadres la liaron en los gala de los Premios Goya antes de entregar el premio al mejor Director de Producción
Los Compadres la liaron en los gala de los Premios Goya antes de entregar el premio al mejor Director de Producción - ABC
Gala de los Premios Goya 2015

Los Compadres: «Cuando los catalanes se ponen, hacen lo que quieren… hasta cine español»

Los sevillanos Alfonso Sánchez y Alberto López hacen de la entrega de un Goya un sainete en el que loan el buen estado del cine español

Actualizado:

El cine andaluz dio un golpe de autoridad en la última edición de los premios Goya. A la larga lista de preseas que consiguieron las películas ‘La isla mínima’, ‘El niño’, ‘Ocho apellidos vascos’ o el documental sobre Paco de Lucía se le sumó el sainete que protagonizaron los Compadres, Alfonso Sánchez y Alberto López, en la entrega del premio al mejor Director de Producción.

«Las películas con más nominaciones, las andaluzas; con historias andaluzas, temática andaluza… Ese narcotráfico, esa incultura, esa superstición, esa miseria del medio rural, esa infelicidad del ser humano», arrancaba Alfonso Sánchez en los últimos coletazos de la gala de los premios Goya. «También el cachondeo de la feria, los trajes de gitana, Los del Río…», apostillaba Alberto López.

De esmoquin blanco y ambos con una copa de balón en la mano, Sánchez y López hilaron un diálogo frenético e hilarante en el que además de sacarle brillo al año del cine andaluz, repartieron grandes dosis de crítica con el Gobierno y el lobby catalán en el punto de mira.

- Lo importante es hoy llevarnos el mejor director a Andalucía y dejar de ser los eternos nominados, ¿verdad Alberto –en referencia a Rodríguez-?

- Hombre, pero es muy complicado porque hay muy pocos académicos andaluces.

- ¿Y eso qué tiene que ver?

- Hombre, ¿tú como te crees que ganó una película sobre la Guerra Civil en catalán el Goya a mejor película?

- Porque era buena película.

- ¿Y Blancanieves mejor guión original? Porque los catalanes van todos a una.

- Hay que aprender mucho de la autodeterminación de los catalanes.

Cuando se ponen hacen lo que quieren.

- Hasta cine español.

Diálogos como el citado desataron la risa en un tibio público, muy lejano al que Sánchez y López pueden tener en su espectáculo ‘Patente de corso’, basado en los textos de Arturo Pérez Reverte, con el que están de gira por el país.

Guiño al Carnaval y a la Feria de Abril

Pero la actuación de los Compadres no quedó ahí. En los cinco minutos que permanecieron sobre las tablas, Sánchez y López encontraron tiempo para llevarse un trozo del Carnaval de Cádiz, crítica al Gobierno incluida, a la gala de los Goya

«El cine español está en su mejor momento, la gente llena la sala y están contentos, pero no se vengáis arriba todavía ninguno, que luego viene Montoro y te mete el IVA hasta el 21. ¡Esto es carnaval, esto es cine español!», cantaron con un compás muy carnavalero.

Tampoco faltó la Feria de Abril. «Entrar en los Goya es más difícil que entrar en una caseta», explicaba Sánchez. Hay que recordar que los sevillanos no cosecharon ninguna nominación en la edición de 2013 con su primera película ‘El mundo es nuestro’, una de las más taquilleras de ese año en España. Un proyecto previo a la afamada ‘Ocho apellidos vascos’, donde compartieron cartel con Dani Rovira, que tampoco escapó del ingenio de los sevillanos.

«Los Españoles estamos más cerca de Santiago Segura que de Paul Newman a nivel evolutivo», afirmaba López. «El español medio no tiene el cuerpo de Mario Casas», replicaba Sánchez. «El español básico puede acceder de media al nivel de belleza de Dani Rovira», agregaba. «Ahí está el secreto del éxito. ¿Voy a ir al cine con mi mujer a ver una película en la que el protagonista esté más bueno que yo, y encima español?», se preguntaba López. «¡Un mojón!», respondían al unísino.

Recuerdo a Landa, a López Vázquez, a Esteso y Pajares, a Paco de Lucía; referencias a Antonio Banderas, a Pedro Almodóvar, al Ministro Wert… y a la Feria de Abril y el Rocío. «El cine español está de moda –advertían-, estamos viviendo un momento pletórico… Hombre, compadre, ¡el mundo es nuestro!».