Mobiliario de François Champsaur
Mobiliario de François Champsaur - Luc Bertrand
DISEÑO

«Design Parade»: el diseño se broncea en la Costa Azul

La Costa Azul invita a disfrutar del diseño gracias al «Design Parade». Las exposiciones de la ya en marcha XIV edición invita a descubrir los avances de la disciplina en escenarios con personalidad que potencian sus posibilidades

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Costa Azul no es solo un destino de playa: dos pequeñas ciudades de esa zona se han convertido ya en lugar de peregrinaje para los amantes del diseño. El festival en cuestión se llama «Design Parade» y celebra su edición número 14 bajo la dirección siempre acertada de su fundador Jean-Pierre Blanc, que lo ha hecho crecer en tamaño, calidad y versatilidad con el apoyo en particular de su entusiasta presidenta Pascal Mussard. El centro neurálgico de «Design Parade» es la Villa Noailles, la gran casa de veraneo de los mecenas del arte de la primera mitad del siglo XX, Charles y Marie-Laure de Noailles, que encargaron su casa al genial arquitecto Mallet-Stevens en 1923 y que es hoy una joya de la arquitectura moderna.

Al borde de la piscina

Allí se desarrolla hasta finales de septiembre este festival que invade la casa con un montón de exposiciones diversas, muchas de ellas relacionadas con el concurso de diseño, que es el corazón de esta iniciativa. Al presidente del jurado, Mathieu Lehanneur, se le dedica una gran exposición («L’horizon des particules») de su trabajo multidisciplinar en la zona de la antigua piscina de la casa. Una muestra que refleja el talante innovador de este diseñador, que siempre ha sorprendido por su particular manera de relacionar y hacer parte del diseño elementos dispares –y a veces opuestos– como la ciencia, la tecnología, la artesanía o el arte, que en sus manos adquieren una nueva y desinhibida dimensión.

La gran exposición de este año es «Nouvelle Vagues», con fondos de diseño del Centre Pompidou y escenografía del India Mahdavi

La ganadora de la pasada edición, Sara de Campos, muestra el resultado de su año de residencia que ha disfrutado en la manufactura de porcelana de Sevres y en el centro de investigación del cristal Cirva. Unos jarrones de cristal llenos de color, con referencias mediterráneas, que exploran las posibilidades del cilindro como forma básica, y unas sencillas y apilables piezas de porcelana para la mesa.

Los diez finalistas de este año muestran sus proyectos también. El ganador fue Gregory Granados con un proyecto, «Step», una poética y eficaz colección de instrumentos musicales realizados a partir de inesperados objetos cotidianos. Nos recordó a un pequeño concierto que dio la firma Hermés hace años para celebrar su año de la música, en el que los artesanos tocaron una pieza musical con sus instrumentos de trabajo.

Proyecto de Mathieu Lehanneur para Villa Noailles
Proyecto de Mathieu Lehanneur para Villa Noailles

Otros diseñadores cuyo trabajo llama la atención son Simon Ballen Botero por su investigación en las minas de oro de Colombia para dar con materiales sorprendentes; Maxime Louis-Courcier, por su humidificador de aire que no necesita de electricidad; Carlo Kurth & June Fabregas, por su serie de objetos animados que son una reflexión sobre la energía que se genera en en contexto doméstico; y Samuel Tomatis, por sus investigaciones con algas para obtener diversos materiales.

Por otro lado, una muestra celebra el proyecto de una pareja apenas conocida del diseño francés que trabajaron juntos en los años 50 y 60: Janine Abraham & Dirk Jan Rol, con una serie de piezas de mobiliario que, por desgracia, quedaron en estado de prototipo. Y como siempre, también una exposición directamente relacionada con la historia de la casa, en esta ocasión, mostrando los archivos del trabajo del escenógrafo de teatro y creador de vestuario Jean Hugo.

Una segunda parada

Desde hace cuatro años, la cercana ciudad de Toulon se ha unido al festival, ofreciendo también una serie de eventos y exposiciones. Entre ellos, un concurso –en este caso, de diseño de interiores– para la que su presidente, François Champsaur, realizó una instalación muy interesante en la que todas las piezas del interior investigaban técnicas artesanales y sencillos materiales locales. Destacaba la gran mesa de terracota realizada en varias partes separadas y con diversos elementos integrados en el diseño, como un gran bol o el exprimidor de zumos.

El centro neurálgico de «Design Parade» es la Villa Noailles, la gran casa de veraneo de los mecenas Charles y Marie-Laure de Noailles, que encargaron su casa al genial arquitecto Mallet-Stevens en 1923

La pieza se realizó en los talleres de la Poterie Ravel, una manufactura local que se prestó a experimentar nuevos horizontes de la mano de Champsaur. Los ganadores de la iniciativa fueron Céline Thibault & Géraud Pellottiero con un sorprendente diseño de cuarto de baño hecho a partir de barras de jabón de Marsella, bañera incluida. Sin embargo, la gran exposición de este año es «Nouvelle Vagues», con fondos de diseño del Centro Pompidou y escenografía del India Mahdavi (hasta el 24 de noviembre).

La cita muestra «chaisse-longues» históricas, además de una serie de asientos de la era pop y una colección de hinchables. Toulon está de enhorabuena, ya que ha firmado con el Pompidou un acuerdo para exhibir allí todos los años parte de sus fondos de diseño. ¡Habrá que ir!