«Selfie» de Federico Miró para «Darán que Hablar»
«Selfie» de Federico Miró para «Darán que Hablar» - F. M.
DARÁN QUE HABLAR

Federico Miró: «Reacciono a lo tecnológico sumergiéndome en lo físico de lo pictórico»

Aferrarse a la tradición puede dar pie a una obra tan absolutamente contemporánea como la de Federico Miró. Su pintura bebe de la Historia de la técnica, de la artesanía, del deseo de aprender. Justo por eso, ya «da que hablar»

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Nombre completo: Federico Miró Jurado. Lugar y fecha de nacimiento: Málaga, 19 de enero de 1991. Residencia actual: Madrid. Formación: Licenciatura de Bellas Artes en la Universidad de Málaga (2009-2013) y máster de investigación en arte y creación en la Universidad Complutense de Madrid (2013-2014). Ocupación actual: Artista plástico.

Qué le interesa. Mi investigación se centra en el estudio de lo artesanal y la tradición del bordado en terciopelo, los tapices y los telares. La textura aterciopelada que se genera a través del procedimiento que utilizo me sirve para representar detalles vegetales artificiales, sacados de diferentes géneros ornamentales, muy presentes en la arquitectura y la artesanía de mi ciudad. En mi último proyecto «La verdad es otra», expuesto en la galería F2, los tapices del Renacimiento flamenco de Willem de Pannemaker me han servido como punto de partida para crear una serie de obras donde las perspectivas adulteradas, la comunión entre la arquitectura y la naturaleza, o la incorporación de los géneros tradicionales de la pintura viven y conviven en un universo creado ad hoc.

En un momento en que las nuevas tecnologías absorben absolutamente nuestra vida cotidiana y se han incorporado plenamente al discurso artístico (como herramienta, como estrategia y también como ideología), reacciono sumergiéndome en las cualidades físicas de lo pictórico.

«Sin título», de la serie «La densidad de la urdimbre» (2016)
«Sin título», de la serie «La densidad de la urdimbre» (2016) - F. M.

De dónde viene. He expuesto, entre otros espacios, en el CAC Málaga; en la galería Marta Cervera dentro del programa «Entreacto» de la UCM; en la Fundación Valentín de Madariaga en Sevilla (BIUNIC); en la Griffin Gallery de Londres; en la Fundación BilbaoArte; en la feria JustMad, y justo hace dos meses en la galería F2, que me representa y con la que también acudí a ARCO (en Madrid y Lisboa) y a Estampa. Por otra parte, he obtenido becas de residencia en la Casa de Velázquez en Madrid, en BilbaoArte y en La Academia de San Quirce en Segovia. También he recibido premios como el BMW a la Innovación, Premio de Pintura de la Gaceta de Salamanca, el Premio Salón de Verano en Madrid, el de la Universidad de Málaga o el de la Academia de San Quirce, entre otros.

«Disfruto haciendo lo que hago hasta el punto de que me cuesta reconocer públicamente que es mi trabajo, porque, ante todo, es mi pasión»

De entre todos mis proyectos destacaría mi primera exposición individual en la sala de la Facultad de Bellas Artes de Málaga, en 2013, porque fue mi primer acercamiento profesional al mundo del arte. Ahora lo pienso y no era consciente de la responsabilidad que conllevaba. Me sirvió para aprender muchísimo: cómo se hace una exposición, cómo es el montaje, cuáles son los elementos que forman parte de una muestra como la elaboración de un texto, un catálogo, el diálogo con el comisario, la colocación e iluminación de la obras, la comunicación con los medios… Todo un mundo que desconocía hasta el momento.

«Sin título» de la serie «El ojo sorprendido» (2014)
«Sin título» de la serie «El ojo sorprendido» (2014) - F. M.

Supo que se dedicaría al arte… Realmente no hubo un momento concreto en el que supe que me dedicaría al arte; es más, todavía no me lo creo. Cuando me preguntan en qué trabajo, me cuesta decir que soy artista o que pinto. La palabra «trabajo» suele tener, en ocasiones, connotaciones negativas en nuestra sociedad porque lo consideramos una obligación (en frases como «no puedo ir, trabajo este día» o «estoy deseando que lleguen las vacaciones para dejar de trabajar») y yo, sin embargo, disfruto haciendo lo que hago hasta el punto de que me cuesta reconocer públicamente que es mi trabajo porque, ante todo, es mi pasión.

«Mi tío Eduardo tenía una tienda de Bellas Artes e iba siempre a “saquearle” cuando estudiaba la carrera. Hubo un momento en que me sentí obligado a pagarle trabajando todo el verano con él»

Retomando la pregunta, considero que siempre me ha gustado dibujar aquello que me atraía o me gustaba, como la Semana Santa de Málaga, los deportes (particularmente el fútbol y el ciclismo) o los paisajes. De pequeño jugaba más con juguetes fabricados por mí a partir de manualidades o dibujos propios que con juguetes comprados y solía dibujar en compañía de mi madre, que es una gran aficionada. Por tanto, no hubo un momento concreto en el que supe que me dedicaría al arte, aunque la selección del bachillerato de artes fue toda una declaración de intenciones.

«Sin título» de la serie «Hasta donde la mirada alcance» (2013)
«Sin título» de la serie «Hasta donde la mirada alcance» (2013) - F. M.

¿Qué es lo más extraño que ha tenido que hacer en el arte para «sobrevivir»? Afortunadamente, no me he visto en situaciones extremas de hacer algo especialmente raro o descabellado. Lo más destacable serían los favores que pedía habitualmente a amigos y familiares para transportar cuadros y materiales de un lugar a otro.

«Que mis profesores fueran además artistas me hizo ver que dedicarse al arte no era tan utópico, lo que me supuso un aliciente y motivación»

Como una anécdota señalaría que mi tío Eduardo tenía una tienda de Bellas Artes e iba siempre a «saquearle» cuando estudiaba la carrera en Málaga. Hubo un momento en que me sentí obligado a pagarle trabajando todo el verano con él. Con esta experiencia, de la que estoy muy agradecido, aprendí a diferenciar la calidad de los materiales, las distintas marcas y proveedores del sector y cómo montar un bastidor o enmarcar un cuadro; conocimientos que todavía aplico en mi trabajo.

Vista de la sala de «Circuitos de artes plasticas de la Comunidad de Madrid» (2016)
Vista de la sala de «Circuitos de artes plasticas de la Comunidad de Madrid» (2016) - F. M.

Su yo «virtual». Tengo cuentas en Instagram, Facebook y Twitter, aunque soy usuario activo de las dos primeras y pasivo de la tercera, que solo utilizo para mantenerme informado de algunas exposiciones o artistas que me interesan. Las redes las suelo utilizar de manera profesional, colgando mis obras y exposiciones, aunque de vez en cuando subo alguna fotogafía o «story» más personal, de mis viajes o aficiones al margen del arte, para que sean más amenas y darles un toque divertido. Mi web, www.federicomiro.com, tiene un contenido exclusivamente profesional.

Dónde está cuando no hace arte. He dado clases de sustitución esporádicamente en un colegio, pero afortunadamente hace algo más de dos años que me dedico de lleno a mi labor.

Detalle de «Sin título», de la serie «La densidad de la urdimbre»
Detalle de «Sin título», de la serie «La densidad de la urdimbre» - F. M.

Le gustará si conoce a... Mis referentes han sido mis profesores de la carrera. Sobre todo, Carlos Miranda, Blanca Montalvo y Javier Garcerá. Supieron sacar lo mejor de mí e hicieron que comenzara a tomarme la carrera muy en serio. Que ellos fueran además de profesores artistas me hizo ver que dedicarse al arte no era tan utópico, lo que me supuso un aliciente y motivación.

Mis referentes artísticos clásicos, que siempre me han inspirado y cuyo trabajo reviso muy a menudo, son G. D. Friedrich, William Turner, Mark Rothko, Bonard, Vuillard, Hopper, Chagall...

«De pequeño jugaba más con juguetes fabricados por mí a partir de manualidades o dibujos propios que con juguetes comprados»

Entre los actuales, tiendo a fijarme en artistas que tienen un método de trabajo muy particular y personal, como, por ejemplo Simeón Saiz. Me encanta su trabajo y tengo la gran suerte de compartir galería con él y poder seguirle de cerca. También soy muy fan de Cristiano Pintaldi, Andy Denzler, Wayne Toepp o Thomas Broomé.

También me interesa todo el mundo del tapiz, lo textil y como dije anteriormente, la artesanía que se muestra en la Semana Santa de Málaga, por lo que libros de estos temas no faltan en mi estantería.

De mi generación destacaría a Ana Barriga, Alejandro Botubol, Gonzalo Fuentes, Javier Artero, Demetrio Salces… Entre otros.

Exposición en la galería Marta Cervera para «Entreacto»
Exposición en la galería Marta Cervera para «Entreacto» - F. M.

Qué se trae ahora entre manos. Ahora mismo estoy preparando varios cuadros para ARCOmadrid 2019 que serán una continuación de algunas de las obras que se mostraron en mi exposición individual «La verdad es otra» en F2 Galería el pasado mes de noviembre. Posteriormente, tengo previstas una exposición colectiva en Genalguacil y otra en Limoges (Francia), por lo que comienzo el año con mucha ilusión y ganas de seguir trabajando.

«Sin título», de la serie «La verdad es otra» (2018), en F2
«Sin título», de la serie «La verdad es otra» (2018), en F2 - F. M.

Proyecto favorito hasta el momento. No sé si se corresponde con el proyecto con el que me sienta más orgulloso, porque no me gusta comparar mis diferentes series, pero el mayor reto que he tenido hasta el momento ha sido mi exposición individual «La verdad es otra», en F2 Galería. Era un proyecto completamente nuevo, en el que centré todos mis esfuerzos, y en el que he estado y sigo inmerso. De esta serie me siento especialmente orgulloso de mi obra «Sin título», de 180 x 300 cm, por toda la complejidad de las formas representadas, el gran formato manejado y el tiempo invertido él. Y, por qué no decirlo, el resultado final.

«S/t», pintura de la serie «La verdad es otra (2018)
«S/t», pintura de la serie «La verdad es otra (2018) - F. M.

¿Por qué tenemos que confiar en él? ¡Soy muy malo vendiéndome!. Cuando miro mi obra, pienso que hay una parte muy importante de mí reflejada en el lienzo, ya que el método de trabajo, la organización que requiere realizar mis cuadros, las formas representadas, la complejidad de la textura, la minuciosidad, los colores, la temática… Son muy yo. Así que, contestando a la pregunta, diría que porque soy fiel a a mí mismo en mis pinturas y coherente con lo que quiero mostrar.

Vista de la sala de la exposición «La verdad es otra», en F2 Galería
Vista de la sala de la exposición «La verdad es otra», en F2 Galería - F. M.

¿Dónde se ve de aquí a un año? No me gusta pensar más allá del día a día. Trabajo con ilusión y ambición, y lo que tenga que llegar llegará, ya que, como diría Antonio Machado: «Caminante no hay camino, se hace camino al andar». Pero puestos a soñar, me encantaría realizar alguna residencia en el extranjero para conocer otras culturas y que mi obra pueda evolucionar.

¿A quién cedería el testigo de esta entrevista? A Gonzalo Fuentes, pintorazo.

¿Cómo se definiría en un trazo?