Tres estudios para figuras en la base de una crucifixión - F. BACON

Francis Bacon

En ArtView esta semana hablo con Sofia Urbina sobre Francis Bacon

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En ArtView esta semana hablo con Sofia Urbina sobre Francis Bacon. Bacon nace en Dublín en el año 1909, sin embargo sus padres eran británicos y debido a sus gran conexión con Londres, donde vivio la mayor parte de su vida, se le considera un pintor Británico.

Su padre criaba caballos y era un militar retirado con un carácter muy estricto, lo que hizo que la infancia de Bacon no fuera fácil. Tenia asma crónica mitigada con morfina, lo cual no le permitía frecuentar la escuela de manera habitual como los otros niños.

En la adolescencia, Bacon comenzó a sentirse atraído por los hombres. Al conocer su padre con gran disgusto las tendencias homosexuales de su hijo, le envío a Berlin con un amigo con el cual al poco tiempo Bacon tiene una relación... A esta relación seguirán otras, algunas muy importantes pero todas con un denominador común: ser muy conflictivas.

Después de vivir entre Berlin y Paris y estar en contacto con artistas, Bacon vuelve a londres donde empieza su carrera artística.

Sofia Urbina lo describe como un artista que no te deja indiferente, un pintor que muestra de manera visceral y brutal las debilidades humanas a través del masoquismo, el sadismo, la autodestrucción y todas las obsesiones que crecen y maduran en su vida. Su pincelada agresiva y tan característica, sus personajes torturados y su interpretación de la figura es única en toda la historia del arte, habiéndose convertido en un referente para varios artistas. Nadie pintaba como Bacon. Alcanzo la ambición mas alta de la pintura, de una forma sincera y despechada impactando al espectador.

Sus relaciones de pareja y su personalidad son el resultado explosivo de las pinturas mas importantes y desgarradoras del arte moderno y contemporaneo. Su enigmática obra involucra un magnetismo generalizado. Su carácter era atípico, le gustaba vivir plenamente, incluso si para ello le era necesario correr riesgos considerables. Bacon era un hombre sadico e incorregiblemente destructivo, sus parejas sentimentales mas importantes estuvieron envueltas por el alcohol, la agresión y dos de ellos por el suicidio. El mismo se referia a su pintura como un intento de traer la figura hacia el sistema nervioso de la forma mas violenta e incisiva a través del deseo resultando sobrecogedor e inquietante para el espectador.