Retrato de Giovanna Tornabuoni
Videoblog Art View

Ghirlandaio, el cronista de la Florencia del Quattrocento

Su falta de habilidad como orfebre le abrió las puertas de la pintura

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Domenico Bigordi o Domenico Curradi, más conocido como el «Ghirlandaio» empezó como orfebre y trabajó con sus hermanos Benedetto y Davide junto a otros muchos aprendices que se formaron en el taller familiar, como un joven Miguel Ángel.

Raquel Sáez nos comenta que acercarnos a la figura de Ghirlandaio es conocer los valores de un nuevo tipo de vida que se genera en la Florencia del Quattrocento. Es considerado el mejor cronista de una ciudad floreciente en la que se pone en valor una belleza, más humana, como camino hacia lo divino. Es el elegido para mostrar la grandeza y majestuosidad de las alianzas estratégicas de las familias dirigentes.

La obra de Giovanna Tornabuoni del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza es un excelente ejemplo. Perfectamente enmarcada en un espacio para la exaltación casi divina de la belleza y la virtud, Giovanna nos permite explorar este concepto neoplatónico a través de su apariencia y atributos.

El «libriccino da donna» indica el hábito de sus ejercicios espirituales, al lado contrario, las joyas, marcan el esplendor y el prestigio de la retratada. La expresión de su rostro y la actitud exaltan un espíritu cultivado, su manifestación física guarda unas relaciones armoniosas basadas en las matemáticas. Es así, como el artista es capaz de materializar la perfección de la belleza, superando incluso al poeta.

En la cartela de la obra, afirma que, de alguna forma, ha superado a cualquier otro en la representación de la belleza («Ars utinam mores animumque effingere posset! / Pulchior in terris nulla tabella foret» /Ojalá el arte pudiera representar el carácter y el espíritu. No habría sobre la tierra imagen más bella).

El virtuosismo técnico, la expresividad psicológica, y el refinamiento poético de sus escenas indica su «grandissimo giudizio». Aún hoy en día, podemos decir lo que escribió Vasari: «provoca un gran placer mirar sus pinturas»