Unos visitantes se deleitan con las obras de Teresa Solar
Unos visitantes se deleitan con las obras de Teresa Solar - C. Falcón
ARCO'19

Proyectos especiales: obras a la altura de su ambición

Hasta 38 galerías presentan un trabajo artístico pensado como instalación especial en el seno de su estand

MadridActualizado:

ARCOmadrid sigue siendo fiel a la esencia que la caracteriza. La feria vuelve a apostar por una serie de trabajos que se engloban en la categoría de Proyectos Especiales. Esta sección pone en el escaparate obras más ambiciosas que, por su envergadura, son presentadas en un espacio aparte que permite al amante del arte una mejor observación de las mismas.

Lo que ha cambiado respecto a 2018 es la ubicación de estas piezas: ya no están esparcidas por las zonas de paso, sino que, con el rediseño del salón, han pasado a integrarse en los respectivos estand de sus galerías. La excepción son cuatro de estos 38 proyectos que sí se encuentran en el corredor que conecta los pabellones 7 y 9 de Ifema. A cambio gozan de una superficie extra. Es el caso de la firma Sabrina Amrani, que expone la obra del pakistaní Waqas Kahn. Lo que, a simple vista, puede parecer a ojos del visitante un papel en blanco, resulta ser un fondo con una red de puntos pintados en ese color, que solo se puede descubrir al contemplarlo detenidamente. Su galerista explica que «su obra es una respuesta al entorno hostil en el que vive, una invitación a la abstracción, que recuerda la importancia de tomarse el tiempo de mirar».

El artista Antonio Fernández Alvira posa junto a su proyecto
El artista Antonio Fernández Alvira posa junto a su proyecto - C. Falcón

En Espai Tactel, Antonio Fernández Alvira plantea un proyecto sobre el poder de las imágenes y cómo la presentación de estas influye en su interpretación posterior. Paseando por la feria también llama la atención la obra del desaparecido Pepe Espaliú, a quien García Galería ha querido rendir homenaje. Su pieza lo componen seis esculturas con forma de caparazones que hablan del aspecto negativo del sida, enfermedad que sufrió, pero también del positivo: del calor del hogar, del afecto y el cuidado que reciben los que lo padecen.

Otra de las propuestas más originales de este sector se ubica en el estand de Travesía Cuatro. Teresa Solar exhibe unas esculturas en las que maneja los materiales sólidos como si fueran dúctiles, de ahí que pinte las vallas de metal galvanizado como si se tratase de carne de bacon. Por su parte, en el espacio de José de la Mano, se pueden vislumbrar las primeras obras geométricas de Andreu Alfaro, que dialogan con el resto de trabajos expuestos.

Gonzalo Alarcón, director de la galería Thomas Schulte
Gonzalo Alarcón, director de la galería Thomas Schulte - C. Falcón

Una desconcertante y voluminosa escalera de madera, con unos escalones más estrechos de lo normal, aguarda a los asistentes en la firma alemana Thomas Schulte. Este proyecto individual, realizado en 1972 por la artista americana Alice Aycock, se vende por 200.000 dólares. Su director, Gonzalo Alarcón, relata que está hecha con el propósito de que el espectador «interactúe con ella, suba y experimente inseguridad y claustrofobia a medida que se acerca al techo». Estas y propuestas como las de Heini Aho (Anhava), Dias & Riedweg (Bendana Pinel) y Rebecca Horn (Pelaires), demuestran que en la feria el tamaño a veces importa.