«Selfie» de Quan Zhou para «Darán que Hablar»
«Selfie» de Quan Zhou para «Darán que Hablar» - Q. Z.
DARÁN QUE HABLAR

Quan Zhou Wu: «El cómic sirve como herramienta para descubrir el racismo que llevamos interiorizado»

Vivir entre dos culturas –como en el caso de la andaluza Quan Zhou Wu, cuyo gazpacho tiene sabor agridulce– es caldo de cultivo ideal para uno de los proyectos de ilustración más refrescantes (y críticos) del panorama español

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Nombre completo: Quan Zhou Wu. Lugar y fecha de nacimiento: Algeciras, 5 de diciembre de 1989. Residencia actual: Madrid. Formación: Diseño gráfico. Ocupación actual: Ilustradora y diseñadora UX.

Qué le interesa. Yo no me defino como artista, más bien me siento como una «storyteller» [contadora de historias]. Cuento historias a las personas. Y l ohago mediante ilustración, cómic, de forma verbal… Con tintes humorísticos e irónicos, narro choques entre culturas: Mi cultura familiar, la china, y mi cultura de nacimiento, la española. Oriente y occidente.

Detalle de una de las ilustraciones de Quan Zhou
Detalle de una de las ilustraciones de Quan Zhou - Q. Z.

De dónde viene. He expuesto en el instituto Confucio de Valencia, en diferentes salones del cómic, también en la Biblioteca Arús en Barcelona… Pequeños círculos alrededor del cómic y de la cultura china. Yo destacaría mejor mis novelas gráficas publicadas, tanto «Gazpacho agridulce» como «Andaluchinas por el mundo» (ambas en Astiberri). De momento, son mi proyecto más grande. Una autoficción, centrada en la vida de mi familia, narrando la vida de inmigrantes chinos y sus hijos que llegan a España. 

Detalle de «Mírate, dibujate y con magia te guardaré»
Detalle de «Mírate, dibujate y con magia te guardaré» - Q. Z.

Supo que se dedicaría al arte… No lo sabía… Fue algo que pasó por casualidad. A mí siempre me gustó dibujar y pintar, pero era una cosa que no pensaba que formaría parte de mi vida profesional. «Gazpacho agridulce» nació de forma totalmente accidental, y nunca pensé que llegaría a donde está ahora.

Ilustración de «Gazpacho agridulce»
Ilustración de «Gazpacho agridulce» - Q. Z.

¿Qué es lo más extraño que ha tenido que hacer en el arte para «sobrevivir»? No mucho, ya que la ilustración siempre ha sido mi segundo trabajo. Compagino y he compaginado mi trabajo artístico con el alimenticio, el de diseñadora UX. Eso es lo que me permite no tener que hacer cosas raras para «sobrevivir».  

Detalle de «Una familia es un lugar donde volver»
Detalle de «Una familia es un lugar donde volver» - Q. Z.

Su yo «virtual». Al principio, mi faceta artística nació en un blog en Tumblr. Luego dio el salto a las redes sociales a través de Facebook, Twitter e Instagram. Progresivamente, he ido abandonando algunas de ellas hasta quedarme únicamente con Instagram, que es mucho más visual, y donde interactuo con mis followers. Soy muy consumidora de medios digitales, me dio una pena tremenda que cerraran Buzzfeed España. Aunque he de confesar que, excepto Buzzfeed, no sigo muchos medios «millenials». Noticias, cotilleos, inspiración artística… Me gusta estar informada de la actualidad. También me gustan los memes… Al final, odo esto también influye en las viñetas que hago.

Dónde está cuando no hace arte. Doy ponencias sobre inmigración y temas identitarios. Además realizo tallere,s junto con una psicóloga, que conciencian sobre el racismo usando el cómic como herramienta. El taller se llama «Emociones ilustradas».

Detalle de «Solo niños»
Detalle de «Solo niños» - Q. Z.

Le gustará si conoce a... He de confesar que no he tenido referentes. No porque no haya otros grandes artistas, sino porque lo que hago es tan específico del contexto socio-cultural en que vivimos en España, que no ha habido nadie que me enseñara cómo contar mi historia. No ha habido españoles de ascendencia china antes de mí que me hayan dicho «esta es la forma de hacerlo».

En cuanto a cómics y estilos gráficos, sí, pero los descubrí a posteriori, a raíz de empezar a conocer dibujantes y artistas después de publicar. Algunos serían Moderna de pueblo, Paula Bonet, Mercedes Debellard, Flavita Banana o la escritora Nuria Labari. Todas grandes mujeres a las que admiro.

«Historias de un restaurante chino»
«Historias de un restaurante chino» - Q. Z.

Qué se trae ahora entre manos. Ahora mismo estoy trabajando en el guion de un nuevo libro ilustrado. Pero todavía es secreto y no puedo contar nada más.

Detalle de una de las ilustraciones de la autora
Detalle de una de las ilustraciones de la autora - Q. Z.

Proyecto favorito hasta el momento. Sin duda, mis novelas gráficas. Han sido el proyecto más grande en el que me he embarcado. Y estoy muy contenta con el resultado, sobre todo, cómo lo han recibido los jóvenes hijos familias chinas, que se han sentido identificados con mi historia.

Detalle de una de las ilustraciones de la autora
Detalle de una de las ilustraciones de la autora - Q. Z.

¿Por qué tenemos que confiar en ella? No tenéis que confiar, tenéis que reflexionar en lo que os cuento. En base a esa reflexión, debéis ser críticos. Yo aporto un punto de vista que antes no existía en el panorama: el de los españoles de ascendencia china.

Detalle de una de las ilustraciones de la autora
Detalle de una de las ilustraciones de la autora - Q. Z.

¿Dónde se ve de aquí a un año? No tengo ni la más remota idea. Creo que eso es lo que más me gusta.

¿A quién cedería el testigo de esta entrevista? A Pedro, Le Frere. Artista donde los haya.

Defínase en un trazo.