Instalación de Jólan van der Wiel para Lobmeyr
Instalación de Jólan van der Wiel para Lobmeyr
DISEÑO

Semana del Diseño de Viena, el modelo a seguir

Por su visión pragmática de la disciplina, la Semana del Diseño de Viena cumple a la perfección la misión de dar a conocer la técnica e implicar a la ciudadanía en su recepción. Estos son las mejores propuestas de la entrega de 2017

Viena Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La semana del diseño de Viena es sin duda un modelo a seguir. Hace once años que se estableció y, cada edición, involucra a la ciudad de muy diversas maneras en el asunto del diseño. Exposiciones, mesas redondas, talleres, instalaciones, «performances», nuevos barrios por descubrir (este 2017, el Distrito 15, un lugar en alza tranquilo y multicultural), un país invitado (Rumanía en esta ocasión)… Toda clase de eventos se organizan para mostrar a los ciudadanos cómo y de qué manera el diseño importa, además de poner a la capital austriaca como primer beneficiario de la iniciativa.

Sin pasar por la universidad

De entre las muchas manifestaciones que allí se desarrollan, destaca el programa llamado «Passionswege», comisariado por Julia Hürner. Según parece, los austriacos son de los que piensan que hay muchas otras maneras de ganarse la vida dignamente que no son necesariamente pasando por la universidad. Es por ello que Viena conserva innumerables pequeños talleres artesanales o modestos negocios familiares que no han desaparecido con la industrialización y que funcionan a pequeña escala. «Passionswege» es una iniciativa ejemplar que junta a diseñadores internacionales y austriacos con estos negocios locales para desarrollar un proyecto. Algunos se quedan en meros experimentos y otros se traducen en interesantes propuestas que son puestas en producción y se comercializan con éxito.

En esta ocasión, descubrimos el trabajo de Jólan van der Wiel para la centenaria firma de cristal J&L Lobmeyr, que tiene la tradición histórica de haber colaborado con los mejores diseñadores desde que abriera sus puertas hace 200 años, como Adolf Loos o Josef Hoffman. Se trataba de una poética y sorprendente instalación hecha a base de una pieza de cristal y finos chorros de agua a presión que conseguían la apariencia absoluta y frágil de jarrones de cristal transparente. La Wiener Silber Manufaktur, por su parte, ofreció su experiencia en la realización de objetos de plata a los diseñadores del estudio zerunianandweisz que realizaron «nos trucs en plumes», una serie de objetos de plata adornados con plumas, inspirados en la bailarina de cabaret Zizi Jeanmaire, con un resultado transformador y romántico.

Bombonera de Zeruni and Weisz para Wiener Silber Manufactur
Bombonera de Zeruni and Weisz para Wiener Silber Manufactur

El cuerno fue el centro de atención de la diseñadora Katharina Eisenkôk que colaboró con Petz Horn Manufaktur, un taller artesanal familiar, ahora en manos de un joven descendiente, que ha retomado las riendas de este negocio. Thomas Petz explicaba las particularidades del cuerno, que traen de África porque allí se encuentran más largos, y que, tras un laborioso proceso, consigue hacer maleables. La diseñadora ha realizado una interesante serie de lámparas que muestran la flexibilidad de cuerno, jugando con la contraposición brillo-mate y explorando su efecto translúcido. Otro diseñador, Matthias Lehner, investigó la artesanía del cobre en el taller Hegenbart Kupferschmiede, realizando una serie de objetos para la mesa, entre los que destaca la jarra de agua, que adopta la forma de un pájaro jugando con el color del cobre para subrayar algunos aspectos como el pico del animal.

¿Qué se cuentan los jóvenes?

Otras exposiciones por la ciudad merecían especial atención, por ejemplo, la dedicada al joven diseño austriaco, con el foco en piezas útiles para la vida cotidiana: «Design Everyday-Design für den Gebrauch». Allí se recopiló el trabajo de 28 estudios interesantes como Polka, Clemens Auer, EOOS o Marco Dessi.

Estupenda la exposición en la Kunsthalle de la diseñadora holandesa Ineke Hans, «Was ist Loos?», un juego de palabras que significa «¿Qué está pasando?» y a la vez hace referencia a Adolf Loos. El arquitecto fue en su día muy crítico con aspectos económicos y sociales de su tiempo, de modo que Hans retoma esa idea para situar su obra en contexto y la utiliza como excusa para hacer una radiografía de la situación del diseño internacional.

Otra gran muestra fue la del estudio mischer’traxler, «in relation», en la galería MAM Mario Mauroner, donde se mostraba el experimental trabajo del estudio realizado en los últimos tiempos. En su propio taller también enseñaron piezas nuevas como las «perspective boxes», una colección de cajas que juega con la perspectiva del observador, de modo que parecen ser geométricamente perfectas cuando están en determinada posición, y sólo cuando se mueven de sitio se observa que sus proporciones eran una ilusión óptica.

Por último, señalar la aparición de un espacio que entre varios estudios usan para mostrar su trabajo y el de otros colegas. En Spazio Pulpo la exposición se llamaba «Offline», como ellos decían, diseño para el (bueno y viejo) mundo real, y trataba de situaciones relacionadas con la traducción analógica de un mundo digital, la posibilidad de «desconectarse». El tema es interpretado de diversas maneras: la diseñadora Chmara Rozinke muestra «Aluhut», una especie de farola metálica donde uno puede simbólicamente sustraerse a la conexión, mientras que Patrick Rampelotto invita a sentarse, colocar el móvil debajo de una mesa para centrarse en tocar la superficie, que parece arrugada pero en realidad no lo está. Finalmente, Klemens Schillinger muestra una lámpara que sólo se enciende si se mete el «smartphone» en el cajoncillo que lleva debajo. Ideas ingeniosas y llenas de esperanza para un mundo mejor.

Exposición de mischer'traxler en la galería MAM Mario Mauroner
Exposición de mischer'traxler en la galería MAM Mario Mauroner