El programa lleva activo desde 2015
El programa lleva activo desde 2015 - EFE/Hayoung Jeon

Los cristianos de Estados Unidos piden cancelar las charlas de «drag queens» en las librerías

Se han reunido 100.000 firmas exigiendo a la Asociación de Librerías Americanas que cese este programa «descarado»

Actualizado:

Tras las polémicas recientes con el colectivo LGTB en Líbano y Rusia, ahora las aguas se revuelven en Estados Unidos. Un grupo de cristianos ha conseguido reunir 100.000 firmas y exigen a la «American Library Association» (ALA) la cancelación del programa «Drag Queen Story Hour». Este, según ellos, «introduce a los niños conceptos sexuales que están muy lejos de su comprensión», tal y como ha recogido « The Guardian».

El programa consiste en que las «drag queens» cuenten historias a los niños en las librerías y bibliotecas asociadas del país. El objetivo es «ofrecer a los niños roles de género glamurosos, positivos y descarados». Desde 2015, años en que la poeta estadounidense Michelle Tea comenzó a implementar estas charlas en San Francisco. ALA se ha defendido diciendo que ellos no van a rechazar el programa, ya que «limitaría el acceso a la información, las ideas y los programas que los clientes demandan».

A pesar de que el programa busca crear «una sociedad más diversa e igualitaria», otra petición firmada por el sitio en línea «LifeSiteNews» y el grupo antiabortista Personhood Alliance solicitó a ALA «cesar inmediatamente» lo que ellos consideran una actividad «abusiva, indignante y peligrosa en las librerías de América».

El programa cultural «persigue combatir la marginalización y la poca representación de las comunidades que se acercan a las librerías, a trvaés del estudio y el conocimiento de los efectos históricos de su exclusión», se ha defendido ALA.

Las asociaciones contrarias a «Drag Queen Story Hour» han exigido a Trump que revoque los fondos de estas bibliotecas para el programa. Además, las librerías fueron atacadas con fuerza por el movimiento republicano, concretamente, por Larry Householder, que publicó en sus redes sociales su disconformidad con que «a los adolescentes se les enseñe a vestir como "drag"».