Con los presupuestos aún sin aprobar, el libro digital es el que más sufre
Con los presupuestos aún sin aprobar, el libro digital es el que más sufre - Matías Nieto Koenig
160 millones de ejemplares vendidos en 2018

España sigue prefiriendo leer libros en papel

El sector habla de «cansancio tecnológico» para explicar el estancamiento del mercado digital en España, lastrado por la piratería y la demora en la rebaja del IVA del e-book prometida por el Gobierno de Pedro Sánchez ahora en funciones

Actualizado:

El sector del libro digital vivió uno de sus peores años en 2018, con una ligera caída respecto a 2017 en su facturación, la cual se sitúa en los 118,98 millones de euros. La principal traba al sector electrónico: la piratería. Según el «Análisis del mercado editorial en España: comercio interior y exterior», el año pasado se contabilizaron más de 300 millones de descargas ilegales, reflejadas en otras encuestas, como la de hábitos de consumo.

Otro problema adquirido es el de la prolongación de los presupuestos. Hasta que no exista estabilidad política, un Gobierno y unas partidas que se ejecuten, el IVA del e-book seguirá en el 21%. Miguel Barrero, presidente de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), aseguró que «en cuanto haya presupuesto, el IVA cultural del libro digital se rebajará del 21 al 4%».

Facturación del comercio interior (2008-2018)
Facturación del comercio interior (2008-2018) - FGEE

A pesar de estos datos negativos, el sector del libro se posiciona como la industria cultural más potente en España, con 2.363 millones de euros de facturación. Barrero expresó su «satisfacción» por las cifras, tanto del comercio interior como del exterior. El año 2018 se sitúa como «el quinto consecutivo de recuperación tras la crisis», con unas ventas de 160 millones de ejemplares.

La novela sigue a la cabeza de la ficción de adultos y creció un 8,1% desde 2017; el cómic se estancó y los libros infantiles y juveniles ganaron terreno, con un incremento del 6%. A causa del aumento de la demanda, los precios se moderaron ligeramente. Por ejemplo, en la ficción el precio medio fue de 12,11 euros, mientras que en los libros de bolsillo llegó a los 7,53 euros. Los precios relativamente bajos favorecieron la demanda de los usuarios: «La diversidad, riqueza y dinamismo del sector editorial son bien recibidos como una opción de ocio para la sociedad», añadió Barrero.

Facturación por materias (2018)
Facturación por materias (2018) - FGEE

Aunque no es ocio todo lo que reluce. También existen los libros de texto, dedicados a la formación en las escuelas. Y, de nuevo, Barrero culpó al Gobierno: «Dependiendo de la comunidad autónoma, la cuantía de la ayuda a la compra es diferente. Además, los ciclos de renovación no se cumplen porque no hay presupuestos –y prosiguió–. Aunque el estancamiento se produce en Europa y todo el mundo, urge un diálogo serio y equilibrado con las Administraciones Públicas, ya que es un sector imposible de gestionar».

Una industria competitiva

A pesar de lo anterior, esta industria es «la más globalizada e internacionalizada del sector industrial español», recalcó Antonio María Ávila, director ejecutivo de la FGEE y secretario de la Asociación de Cámaras del Libro de España. Además, existe una «fuerte producción local de pequeñas y medianas empresas», lo cual favorece la competitividad. En total, existen 207 filiales de 40 casas editoriales diferentes que concentran su cuota de mercado en Madrid y Cataluña.

Listado de canales de comercializacion
Listado de canales de comercializacion - FGEE

Contrariamente a lo que se pueda pensar, las librerías han liderado el listado de canales de distribución. En 2018, junto con las cadenas de librerías, representaron el 53% de las ventas del sector. Barrero remarcó lo «fundamental» que es la existencia de estas, además de «su salud económica y financiera». Subrayó también la relevancia de algunas editoriales pequeñas que están ofreciendo un «catálogo reconocido».

La balanza comercial, con saldo positivo, refleja también ese «crecimiento moderado». Las exportaciones subieron un 4,5%, facturando 615,41 millones de euros, y las importaciones disminuyeron un 5,7% (181,54 millones de euros). La mayor parte de estas importaciones se refieren a encargos editoriales al extranjero y al turismo.

Saldo Neto del Sector del Libro (2009-2018)
Saldo Neto del Sector del Libro (2009-2018) - FEDECALI

Por último, existe un sector que no está reflejado en este avance: el audiolibro. Solo un 2,4% de las editoriales apuestan por él, con unas ventas de 1,39 millones de euros. Las ventas en este aspecto reflejaron el «cansancio tecnológico», según Águilas, un «cansancio» que ya pasó factura a Estados Unidos y que se manifiesta en la vuelta a los formatos tradicionales. Sin lugar a dudas, el papel sigue y seguirá manteniendo su hegemonía.