Gabriel García Márquez, en Cartagena de Indias (2204)
Gabriel García Márquez, en Cartagena de Indias (2204) - ABC

Gabriel García Márquez: el realismo mágico se inspiró en los Beatles

Escritor colombiano Premio Nobel de Literatura en 1982

Actualizado:

«Cien años de soledad» terminó de imprimirse en Buenos Aires (Argentina) el 30 de mayo de 1967 y salió a la venta el 5 de junio. Apenas unos días antes, el 26 de mayo de aquel mismo año, se había publicado «Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band». La concepción de la novela que cambió la historia de la literatura hispanoamericana del siglo pasado y la del álbum que hizo lo propio con la de la música más reciente coincidieron en el tiempo, ligando para siempre los destinos de sus autores: Gabriel García Márquez (1927-2014) y los Beatles.

La portada de la muerte de Gabo, en 2014
La portada de la muerte de Gabo, en 2014- ABC

La primera vez que el escritor colombiano escuchó una canción del cuarteto de Liverpool fue en México, en 1963; entonces descubrió, según confesó en alguna ocasión, que «el universo estaba contaminado por ellos». Tenía 36 años, aún creía en el periodismo objetivo (en realidad no dejó nunca de hacerlo) y aspiraba a convertirse, algún día, en un escritor a tiempo completo.

«Lucy in the Sky with Diamonds», contenida en el disco con el que arrancó todo (también esta crónica), era su canción favorita, y Gabo la ponía a todas horas. Una pasión que compartía con su amigo Carlos Fuentes, quien escribía en su estudio, a máquina, con un solo dedo (como siempre hacía), mientras escuchaba a los Beatles a todo volumen. Esta anécdota la contó el propio autor colombiano en la necrológica que escribió de John Lennon tras el asesinato del que ya no era Beatle, el 8 de diciembre de 1980. Habían pasado casi veinte años.

En ese tiempo, Gabo había logrado eso que tanto ansiaba, ser escritor a tiempo completo, y lo había conseguido en España. Entre 1967 y 1974 vivió en nuestro país, en Barcelona. El primer año, en un pequeño piso de la Avenida de la República Argentina (su habitación la ocupa ahora una periodista argentina que aspira a escribir, Lucía Benavides). Luego se mudó, con su mujer, Mercedes, y sus dos hijos, Rodrigo y Gonzalo, al barrio de Sarriá. Fueron los años del «boom», de Carmen Balcells, de su amistad, más tarde truncada, puñetazo mediante, con Vargas Llosa... En nuestro país escribió «El otoño del patriarca» y empezó a convertirse, curiosamente, en el patriarca de la literatura en español del siglo XX.

Pero, volviendo a aquella necrológica, poblada, también, de realismo mágico (era la piel de Gabo)... En ella, el autor colombiano definió la muerte de Lennon como «una victoria mundial de la poesía», y se mostraba complacido, pese a la inmensa tristeza, ante la «alentadora conmoción» causada en el mundo por «la muerte de un hombre que no había hecho nada más que cantarle al amor». Aquel día, su hijo pequeño le preguntó a una amiga por qué habían matado a Lennon; ella le contestó: «Porque el mundo se está acabando». Y eso mismo pensé yo el día que murió Gabo: se nos acabó la magia.