Juan Eslava Galán
Juan Eslava Galán - José Ramón Ladra

Juan Eslava Galán: «La historia se falsea en el mismo momento en que ocurre»

El escritor añadió que el estudio del pasado «es ciencia y utiliza métodos científicos, pero también es arte, por lo que no nos podemos fiar por completo de ella»

MurciaActualizado:

El escritor e historiador Juan Eslava Galán dijo ayer en Murcia que «la historia se falsea en el mismo momento en el que ocurre, porque es ciencia y utiliza métodos científicos, pero también es arte, por lo que no nos podemos fiar por completo de ella», que siempre es «una aproximación».

El jienense participa hoy en la primera Semana Internacional de las Letras de Murcia y ha ofrecido una rueda de prensa junto al escritor mexicano Juan Pablo Villalobos y el guionista y editor lorquino Dany Campos.

Para el ganador del Planeta en 1987 con su novela «En busca del unicornio», esa «falsificación» de la historia no está condicionada solo por la interpretación subjetiva al plasmar los resultados de una investigación, sino también por los propios datos.

Ha puesto el ejemplo de un historiador que recurriese a las actas notariales para hacer una tesis sobre el precio de la vivienda: «El resultado sería falso, porque nada tiene que ver lo que pone en el acta con lo que en realidad se paga», ha señalado.

No obstante, ha reconocido que los temas históricos están actualmente muy demandados por los lectores y también por los consumidores de otras artes como el cine, porque tienen un componente de «escapismo» de un presente en el que «no sabemos hacia dónde vamos» y que nos lleva a refugiarnos en realidades pasadas.

Por eso, no tiene las ideas claras como para escribir una novela o un ensayo sobre la historia más contemporánea de España que dé continuidad a su saga sobre la reciente («Una historia de la Guerra Civil que no va a gustar a nadie» y las del mundo, de la primera guerra mundial y de la segunda contadas «para escépticos»), aunque sí el título: «De los presos políticos a los políticos presos».

Según Villalobos, al contrario de la tendencia en España de huir del relato histórico, en México sí hay una enorme proliferación de novelas basadas en sus acontecimientos más recientes, como el narcotráfico o las migraciones.

De hecho, su último libro, «Yo tuve un sueño», es un compendio de diez relatos en los que da voz a niños y adolescentes de Guatemala, El Salvador y Honduras que huyen de sus países a través de México para llegar a Estados Unidos. Aunque los testimonios de estos niños son reales y se ha entrevistado con ellos durante tres años, los relatos cruzan la línea de la ficción para mantener su «dignidad» en un trabajo que se apropia de las técnicas del periodismo, un género históricamente mezclado con la literatura, ha apuntado.

También Eslava Galán ha reflexionado sobre la «comunicación entre los géneros», una «característica de la literatura moderna», y ha defendido la mezcla no solo de distintas formas literarias como la novela y el ensayo, sino también de la literatura en general con otras artes como el cine, que «es también literatura», que se apoyan mutuamente.

En los inicios del cine, ha señalado, todas las películas eran adaptaciones de libros, pero lo audiovisual ha crecido tanto que actualmente estos también se han apropiado de técnicas cinematográficas, como intercalar acción y reflexión para mantener la atención del público.

A ese respecto, Campos ha señalado que la clave para llevar al cine un libro consiste en «perder el respeto» al autor literario, puesto que se trata de dos lenguajes totalmente distintos y querer hacer una película demasiado fiel a la obra literaria da como resultado que el filme «no funcione».

El guionista y escritor ha insistido en que «el cine ha sido el arte más importante del siglo XX», pero «no se pude hablar de cine sin literatura» y tampoco al contrario, pues ambas disciplinas se complementan.

Los tres autores participarán esta tarde en otras tantas mesas redondas en el patio del convento de Las Claras, de Murcia, en Ex Libris, donde se van a celebrar unos 70 actos con 140 participantes.

Entre las visitas aún pendientes destacan las de la directora de la editorial Anagrama, Silvia Sesé, y el escritor Javier Cercas mañana y el poeta, narrador y ensayista británico Roger Wolfe el sábado.