Ahmed Mourad, durante su intervención en la tertulia
Ahmed Mourad, durante su intervención en la tertulia - SIBF

Miedos, fantasmas y ciencia ficción en la literatura árabe

Algunas de las nuevas voces de la literatura árabe discutieron sobre el género de la ciencia ficción y la literatura de fantasmas en la Feria Internacional del Libro de Sharjah

Actualizado:

El último éxito de Netflix, «La maldición de House Hill», que adapta la novela homónima de Shirley Jackson, ha demostrado cómo los fantasmas son una herramienta creativa que pueden iluminar algunas partes ocultas de lo humano. También que el terror puede tratar los grandes temas de la literatura. Lo sobrenatural nos habla de lo natural: de los miedos. Esa fue una de las ideas centrales que sobrevoló la tertulia «Magia y escritura», celebrada ayer en la Feria Internacional del Libro de Sharjah, con algunos de los autores más prometedores del mundo árabe.

Ahmed Murad, que es escritor y guionista egipcio, y está considerado como uno de los renovadores de la literatura en su país, explicó cómo convirtió sus temores infantiles -ese universal de no poder ir al baño solo a ciertas edades- en material literario. El miedo es un alimento para la imaginación, que llena la página en blanco. «Sufrimos muchos temores, y estos temores deben escribirse en un papel para encontrar al autor que se esconde dentro de nosotros», afirmó.

En su caso, esos sentimientos se convirtieron en el thriller «Blue Elephant», que él mismo ha adaptado al cine. Se trata de su consagración el thriller, pero también de su primera incursión en la género histórico, pues está ambientada en 1919, aunque la trama es completamente ficticia.

El autor explicó que la falta de novelas de ciencia ficción o terror en el mundo árabe no se debe a la falta de talento, sino a otros motivos. ¿Cuales? En primer lugar, la falta de reconocimiento en el mundillo literario, que suele premiar otro tipo de historias, otro tipo de géneros. Pero hay más.

Otro escritor, Ussama AlMussalam, dio una clave cultural para explicar este “vacío”: “Los fantasmas no existen en la cultura árabe, ya que no creemos en la reencarnación de los espíritus”. E insitió en que los trabajos que han ido por esos derroteros (los de los espíritus) «se deben a que muchas personas han occidentalizado su cultura local».

Por su parte, el novelista de ciencia ficción Abdul Wahab Al-Rifa subrayó la falta de calado de la ciencia en el imaginario colectivo: «Casi ninguna imaginación científica parece estar tomando forma en esta región». «Hablamos de ir a Marte... pero necesitamos introducir incentivos y premios para que el género despegue. A menudo, los grandes nombres de la región árabe no aceptan muy bien la ciencia ficción como género», lamentó.