Roberto Emanuelli, fotografiado en las calles de Roma
Roberto Emanuelli, fotografiado en las calles de Roma - ABC

Roberto Emanuelli, el nuevo Federico Moccia

El escritor italiano, todo un fenómeno gracias a las redes sociales, llega a España con su segunda novela

Enviada especial a RomaActualizado:

La vida no es un camino de rosas. Y de esto sabe bastante Roberto Emanuelli (Roma, 1978), el escritor que acaba de aterrizar en las librerías españolas para robar el corazón de las jóvenes lectoras con su novela «La vida son dos días… Entonces bésame» (Planeta). Es el segundo libro que escribe el italiano. El primero, «Davanti agli ochi» («Delante de los ojos»), comenzó siendo una publicación en un pequeño blog, pero, gracias al cariño de sus fans y el boca a oreja, esos fragmentos publicados en internet terminaron convirtiendo sus sueños en realidad.

La historia transcurre en el precioso barrio de Trastévere, en Roma, que recorremos junto con el autor. Habla de ese primer amor que nunca se olvida y del concepto idealista de amar. Los diferentes puntos de vista hacen que este libro no sea solo para adolescentes. Por una parte, está el amor juvenil, que todavía no se ha experimentado, pero se cree tener cierta idea sobre lo que es. Por otra, el primer gran amor del protagonista, que le abandona a su suerte poco después de dar a luz a una niña.

Para Emanuelli, el amor es «como una tela blanca que se puede pintar de varios colores y de varias formas según las personas, según las situaciones. Es algo que cuando llega a tu vida se lo lleva todo por delante. Donde pierdes el contacto con la realidad. Te levantas del suelo, ves colores nuevos, escuchas músicas nuevas». En definitiva, «una cosa maravillosa».

Aunque el autor no es padre, y perdió al suyo cuando apenas tenía 8 años –murió ante sus ojos–, describe una relación que fácilmente es aplicable al sentimiento real de un adolescente o de cualquier madre que ya no sabe cómo volver a acercarse a su retoño. «Hablo de esta relación entre el padre y la hija identificándome yo con la hija, con la adolescente. Obviamente, imaginando los diálogos, porque yo no soy padre, pero he sido hijo, y tengo una idea de cómo puede ser», cuenta Emanuelli.

De hecho, al tener un formato de diario, las percepciones y los sentimientos de ambos se hacen más reales. «Prefiero esta forma, porque tiene puntos de referencias como fechas, días… es una forma de mantener el rumbo de la narración», explica. Y en cuanto al cambio continuo de roles, él mismo reconoce que es un don que le sale de forma natural, «una suerte de empatía, soy capaz de ponerme en los zapatos de todas las personas, de cualquier edad, ya sean hombres o mujeres».

Emanuelli nació en Roma, ciudad en la que vive y trabaja actualmente. Empezó a escribir en un momento muy dramático de su vida, después de que le abandonara su novia y tuviera que volver a casa de su madre al no poder hacer frente a los gastos de la hipoteca. Como en una coctelera, la mezcla de estos ingredientes le sirvió un amargo trago de depresión y negatividad. Para canalizar sus sentimientos, decidió abrir un blog. En él podía desahogarse, hablar con libertad de su malestar (contó cómo perdió a su padre, a los ocho años, ante sus ojos). Pero también hablaba del amor, de una manera muy estructurada. Pronto, atrajo las visitas y los comentarios positivos de la gente. Para él fue «una caricia para el alma».

Ave Fénix

En aquel momento, Emanuelli renació, cual ave Fénix, de sus cenizas. Fue dejando, paulatinamente, su trabajo y comenzó a dedicarse en cuerpo y alma a su blog. Comenzó a escribir y fue adelantando partes de su primera novela, «Davanti agli ochi», con la emoción de poder compartir esa experiencia con la gran familia que había creado la Web. Con la mitad del libro ya en las redes, una pequeña editorial se fijó en él y le animaron a publicarlo.

La historia tendría final feliz, pero, por desgracia, la vida no es una novela. Cuando el libro ya estaba terminado, la editorial se echó atrás y no lo publicó. Emanuelli sabía que no podía hacer algo así a sus seguidores, que tanto le habían  apoyado... Ahí terminaría esta historia, de no ser porque otra editorial se enamoró perdidamente de la novela y decidió publicarla en papel, entrando en el top diez de ventas en la primera semana. Y ahí es cuando reaparece la primera editorial, pidiendo perdón por no haber apostado por él, con la sencilla excusa de que «no entendieron bien el concepto». Compraron los derechos y se convirtió en un éxito «explosivo».

Desde entonces, Emanuelli es un fenómeno de masas en Italia, con casi 159.000 seguidores en Instagram. Su segunda novela, «La vida son dos días… Entonces bésame», llega a España con la esperanza de igualar el gran éxito de su compatriota Federico Moccia.