Un alegato de amor para afrontar la muerte
Un alegato de amor para afrontar la muerte - S.B

Un alegato de amor para afrontar la muerte

El periodista Carlos Fresnada presenta el libro «Querido hijo» que ha escrito tras el accidente en Londres que costó la vida a un joven grafitero de 19 años

Stella Benot
ConilActualizado:

Pocas veces la presentación de un libro atrae a los adolescentes. Pero la circunstancia era especial. El periodista Carlos Fresneda, corresponsal en Londres del periódico El Mundo, ha presentado en Conil, el libro «Querido hijo» una «carta de amor» a Alby, su hijo de 19 años que perdió la vida el 18 de junio de 2018 mientras hacía un grafitti en una estación de tren de Londres, en terrible accidente en el que también fallecieron otros dos grafiteros londinenses y que conmocionó el mundo del arte urbano en esta ciudad.

Tampoco se trataba de una presentación al uso sino de un homenaje, una muestra de afecto de las personas que, año tras año, se encontraban con Alby, Alberto Fresneda Carrasco, en su playa de la infancia, la playa de su familia y de su pandilla, toda presente ayer en el acto que tuvo lugar junto a la playa de la Fuente del Gallo, en el Hotel Flamenco.

El acto se inició con la interpretación de una pieza a piano de Diego Seco Carrasco, primo hermano del fallecido Alberto y de unas palabras a cargo del sacerdote jesuita Pedro Lamet, también habitual de la colonia veraniega en esta zona de la costa gaditana.

S.B
S.B

«Alberto está tan presente en Carlos que es como si estuviera vivo», dijo Lamet quien consideró que, en el libro, el autor «ha descubierto el alma de su hijo» antes de que se leyese un poema escrito por el rapero Noah en homenaje al joven fallecido y que se leyó en el acto de presentación. Un poema que describe los desgarradores sucesos y el accidente de los tres jóvenes.

El mundo del grafitti de Londres estuvo también presente a través de un vídeo de Daniel Ferreres que mostraba el homenaje que tanto Alby «Trip» en su firma como artista urbano, como sus otros dos compañeros fallecidos, Harry y Jack, recibieron en la capital británica.

El periodista Carlos Fresneda explicó que ha recibido numerosos testimonios de afecto y de apoyo, sobre todo por persona desconocidas, «he querido compartir el dolor que sentimos las familias que han perdido un hijo porque el dolor compartido es menor dolor. Contarlo duele, pero callarlo duele más».

«El libro es un viaje, una travesía del duelo, que arranca en el piso 15 del rascacielos de Manhattan donde vivíamos al principio, con una parada en Sevilla, su ciudad del alma, en un homenaje a su abuela que nació en Villaverde del Río. Se hizo sevillista hasta la muerte, de los que nunca se rendían».

En el acto también intervino Isabel Carrasco, madre de Alby, quien trató de poner un toque de humor, «las desgracias hay que llevarlas con garbo».