Antonio Puente Mayor el día de la presentación del libro en el Pabellón de la Navegación
Antonio Puente Mayor el día de la presentación del libro en el Pabellón de la Navegación - ABC
Novedad editorial

Antonio Puente Mayor: «Es una leyenda injusta que la Expo fue un despilfarro y que sólo se benefició Sevilla»

El escritor sevillano presenta «Expo'92. Un viaje en el tiempo», una publicación orientada para el público juvenil

SEVILLAActualizado:

Antonio Puente Mayor (Sevilla, 1978), un gran especialista en la literatura infantil y juvenil, hace un hermoso homenaje a la Exposición Universal de Sevilla con su libro «Expo'92. Un viaje en el tiempo» ( Babidi-Bú), que aparece publicado justo ahora que se acaba de celebrar el 25 aniversario de la inauguración de este gran evento. Pero más allá de que esta obra sea de lectura obligada para los nostálgicos que vivieron en persona aquel año 1992, este libro está concebido para que las los más jóvenes descubran la importancia de lo que supuso la Expo, no sólo para la capital hispalense, sino para toda Andalucía.

Puente Mayor es touroperador, y fue a raíz de uno de sus viajes que realizó al País Vasco cuando «unas personas que viven allí me comentaron que conocieron Sevilla por la Expo’92. A partir de ahí, me di cuenta de que no había ninguna publicación sobre la Exposición Universal, por lo que decidí hacer un libro para contársela a las nuevas generaciones», comenta.

Cubierta del libro
Cubierta del libro - ABC

El libro cuenta la historia de Eddy y Amanda, dos hermanos que viven en la República Dominicana y que son hijos de un español y de una dominicana. A raíz de un viaje que van a realizar a Sevilla para visitar a sus abuelos paternos, conocerán la Isla de la Cartuja, escenario que fue de la Expo. «A través de esos dos niños quería homenajear a Santo Domingo por el idioma, pues ese fue el primer lugar que Colón descubrió al llegar a América», sostiene este autor, quien además recuerda aquel viaje que Don Juan Carlos y Doña Sofía realizaron a América en 1976: «Don Juan Carlos fue el primer monarca español que viajó a América y el primer país que visitaron fue Santo Domingo». Otro homenaje que hace este autor es a las numerosas parejas mixtas que se formaron en los meses de la Expo: «La hermana de un compañero mío del instituto empezó a salir con un neozelandés, y así hubo muchos casos más durante esos meses. Por eso los niños protagonistas del libro son hijos de un sevillano y una dominicana».

Por otra parte, Antonio Puente Mayor es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla. Durante la carrera recibió una asignatura de Español de América, «de ahí que este libro rinda tributo de alguna forma a la lengua hispana». De hecho, al final se incluye un pequeño vocabulario con términos y expresiones típicas americanas que aparecen en la historia relatada, como «no me bufees» (expresión coloquial dominicana que significa «no te burles de mí»); «tostones» (plato típico caribeño a base de trozos de plátano frito); «concho» (taxi) o «pendejo» (persona miedosa).

Una de las ilustraciones
Una de las ilustraciones - ABC

La Exposición Iberoamericana de 1929 también está presente en esta publicación, ya que los abuelos de Eddy y Amanda viven en un chalet en la Avenida de la Palmera, lugar donde se edificaron numerosas casas durante aquellos años veinte; y se dedica también un capítulo en el que se resalta la Sevilla del 29.

Puente Mayor no quiere dejar pasar por alto el enorme apoyo que para la elaboración de este libro ha recibido por parte de la Asociación Legado Expo Sevilla, «ya que me han facilitado mucho material que me ha valido a la hora de preparar la documentación de esta obra, y además me ayudaron mucho cuando hicimos la presentación del libro hace unos días en el Pabellón de la Navegación, que es el lugar donde se están organizando los principales actos de celebración del 25 aniversario de la Expo y que ahora acoge una muestra sobre la Expo». «El guía que aparece en este libro, Juan Carlos, es un personaje real que me puso en contacto con esta asociación, que ha hecho mucho por Sevilla». Legado Expo Sevilla nació en 2010 y desde entonces se han implicado en el proyecto de la celebración de este 25 aniversario. En ese sentido, los niños que protagonizan esta obra visitan la Isla de la Cartuja de la mano de este guía.

Por otra parte, aunque el libro está muy documentado, el autor de «La pandilla morada» asegura que «he tirado mucho de mis recuerdos para hacerlo, porque me acuerdo perfectamente el primer día que visité la Expo. Yo tenía 13 años de edad, fui con mis abuelos y el primer pabellón en el que entramos fue el de la Navegación». «Cuento las cosas a través de los ojos de un niño, pues a esa edad me impresionaron cosas como la tecnología (cine Omnimax) o los medios de transporte (monorraíl, telecabinas, los cochecitos eléctricos, etc.)». También en esta obra se recogen cosas curiosas, como el iceberg que existía en el Pabellón de Chile o la torre de papel del Pabellón de Suiza. También se habla, por supuesto, de la mascota Curro, «porque todos los niños de ahora conocen a Curro». De hecho, Puente Mayor asegura que «Curro estuvo en la presentación que hicimos del libro, me consta que lo ha leído y lo recomendó en su cuenta de Twitter el pasado Día del Libro».

El cine es también muy importante en esta obra: «El libro es un guiño a todos los que fuimos adolescentes durante la Expo y es un homenaje a los viajes en el tiempo y a las paradojas temporales, desde la trilogía de “Regreso al futuro” ―que se plasma en el diseño de la portada y de las páginas interiores― hasta títulos de capítulos que uso que son clásicos de los viajes en el tiempo, como “Reply” (“Volver a empezar”, de Ken Grimwood) o “El sonido de un trueno”, de Ray Bradbury».

Preguntado por si cree que realmente la Expo transformó Sevilla, el autor de «El testamento de Santa Teresa» asegura que «yo defiendo la Expo porque conocí la Sevilla pre Expo: el tapón de Chapina, el muro de la calle Torneo, etc. En 500 años no se hicieron todos los puentes que se realizaron para el 92. Además, la Exposición Universal fue un antes y un después para Sevilla y para todas las provincias andaluzas, porque se hicieron infraestructuras en toda la comunidad, como la autovía A-92, la rambla de Almería o la restauración de la Alcazaba de Málaga. Es una leyenda injusta que la Expo fue un despilfarro y que sólo se benefició Sevilla», apostilla. Además, Puente Mayor comenta que «todos los que hemos estado en varias exposiciones internacionales coincidimos que la de Sevilla no ha sido superada en lo que se refiere a cifras de participación de países y en las cifras de inversión, además ahora mismo hay 400 empresas activas en Cartuja 93».

Destacadas ilustraciones

Por otra parte, este escritor sevillano resalta el gran trabajo que ha realizado Margara Trotter en el terreno de las ilustraciones del libro. «Es una ilustradora sevillana de origen anglosajón. Ella tiene mi edad y vivió también la Expo’92. En el libro se reproducen periódicos como si fueran de ese año 1992 y el trabajo que ha hecho Margara con estos periódicos ha sido una maravilla, ya que se ha documentado mucho. También agradezco a la editorial Babidi-Bú, porque se han volcado conmigo y la maquetación del libro la hemos hecho en un tiempo récord de seis meses». La documentación empleada para esta obra es tan grande que para plasmar, por ejemplo, el Día Nacional de la República Dominicana «he sacado la información del cuadernillo diario que publicaba ABC de Sevilla durante la Expo, por lo que estoy muy agradecido a ABC».

En cuanto a la reacción de los lectores, «está siendo magnífica», dice este escritor, quien comenta que al excomisario de la Expo, Emilio Cassinello, «le ha encantado el libro y me lo ha pedido para sus nietos». El próximo 13 de mayo este autor hará un acto en la FNAC y el 19 de mayo presentará esta obra que homenajea a la Expo’92 en la Feria del Libro de Sevilla. Asimismo, a partir de octubre está previsto que se organicen rutas basadas en esta publicación.