Félix Machuca y Salomón Hachuel, ayer momentos antes de comenzar la presentación en Verbo
Félix Machuca y Salomón Hachuel, ayer momentos antes de comenzar la presentación en Verbo - Manuel Gómez
Novela

Félix Machuca: «La Sevilla de Trajano y Adriano era la Alejandría de Occidente»

El escritor y periodista presentó este martes en la librería Verbo su libro «Las caravanas de Hadriano»

SevillaActualizado:

Hay presentaciones de libros que se retrasan por motivos tan peregrinos como un tren que llega tarde, un taxi que se atasca o una última antes de salir para la librería. La del último libro del colaborador de ABC y escritor Félix Machuca, ayer en la libreríaVerbo de la calle Sierpes, se postergó unos diez minutos por una razón que suscribiría cualquier autor: el periodista no dejaba de firmar ejemplares de «Las caravanas de Hadriano» (Algaida), segundo volumen de la trilogía que dedica a la Roma imperial y que inició con «El sueño del búho».

Por ello, el editor de Algaida, Miguel Ángel Matellanes, pasó a la acción y, tras informar que tras la presentación Félix Machuca seguiría firmando ejemplares, comenzó el acto ante un nutrido público, entre los que había buenos amigos del autor y que dejó muy pocas sillas libres en lo que fue el escenario del Teatro Imperial. Matellanes aprovechó también para decirle a los presentes que el último tomo de esta trilogía se publicará el próximo año.

De introducir al autor se encargó otro periodista: Salomón Hachuel, que definió «Las caravanas de Hadriano» como una novela «muy real, escrita con mucho rigor y documentación», de esas en las que el lector «se enoja y se enfada» cuando llega al final tras unas 500 páginas.

A partir de ahí, el periodista radiofónico fue realizando preguntas a Félix Machuca que fue desgranando diversos aspectos del segundo volumen de una trilogía cuya idea resumió en pocas palabras: «Era poner en valor a los emperadores béticos, que están considerados como tres de los cinco grandes emperadores de toda la historia de Roma».

«Es una novela muy real, escrita con rigor, de esas en las que el lector se enfada cuando llega al final», mantiene Salomón Hachuel

Ese imperio, dominado en este volumen por Adriano, que Machuca escribe con «H» porque, según relata, el propio emperador lo escribía así, es el escenario de las andanzas de unos personajes de ficción salidos de la pluma de este autor, entre los que está Scavea, un soldado auxiliar de las legiones romanas natural de Hispalis y que «se enrola en el ejército para prosperar. Roma tenía un ascensor social que funcionaba divinamente, claro que con la necesaria ayuda de la aristocracia».

Scavea, junto a Cara Pescao o Valentiniano, convivirán junto a personajes históricos como el propio emperador o su esposa Vivia Sabina, sobre la que Salomón Hachuel aseguró que el escritor había dotado de páginas que parecían un «monólogo de Lola Herrera».

De Occidente a Oriente

Estos personajes vivirán aventuras en diversas zonas de un imperio que estaba contrayéndose, tras haber alcanzado su máxima expansión con Trajano. «Adriano se da cuenta de que es insostenible y que no podía mantenerse un imperio con fronteras tan lejanas. Ahí ve que hace falta dinero. Además, es una época en la que el epicentro del mundo se traslada de Occidente a Oriente», a donde llegan las más ricas mercancías.

En ese comercio será fundamental la ciudad de Alejandría, que en aquellos años es «espectacular», en palabras de Félix Machuca. «Hay momentos en que su esplendor, sensualidad, tráfico y mezcla de razas es más potente que Roma».

El escritor y periodista también muestra en la trilogía el esplendor de Hispalis, «la Alejandría occidental» y señaló que «una de las mejores Sevillas fue la de Trajano y Adriano. Las calles estaban pavimentadas, no olía a mierda y era una ciudad confiada en sus posibilidades. Solo había que mirar lo que subía y bajaba por el río para ver que era una de las grandes capitales del mundo».

Y sobre la ciudad seguirá girando la narrativa de Félix Machuca, que adelantó que su próxima novela tendrá como escenario la Sevilla del XVII.