Fran Nuño es un referente dentro de la literatura infantil y juvenil
Fran Nuño es un referente dentro de la literatura infantil y juvenil - ABC
NOVEDAD EDITORIAL

Fran Nuño: «Me faltaría algo muy importante en mi trabajo sin el contacto directo con el público»

El escritor acaba de publicar el libro «Guía básica para vivir del cuento» (El Paseo Editorial)

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Fran Nuño (Bilbao, 1973) acaba de presentar el libro «Guía básica para vivir del cuento (Sugerencias para iniciarse en el mundo de la literatura infantil-juvenil-LIJ)», que publica El Paseo Editorial. Se trata de un manual muy accesible para todos los lectores en el que este escritor, librero y dinamizador cultural cuenta su experiencia acumulada en los últimos veinte años.

Preguntado por si pensaba que iba a llegar tan lejos dentro del mundo del libro, Fran Nuño confiesa que «la verdad es que cuando empecé en la literatura infantil-juvenil no tenía ninguna meta en concreto, por lo que lo mucho o lo poco que he conseguido en este terreno profesional ni se me pasaba por la mente entonces». «En ese aspecto —prosigue— me siento un privilegiado por haber podido publicar con un buen número de editoriales de toda España e incluso de otros lugares del mundo, haber sido traducido a otros idiomas, que me hayan concedido algunos premios… Pero de todo lo más importante para mí es la respuesta tan positiva que me han dado los lectores. Sin ellos nada de esto tendría sentido».

Recientemente, Nuño ha sido galardonado con uno de los premios que otorga anualmente la Feria del Libro de Sevilla por su dedicación al mundo de la literatura desde hace tanto tiempo. «Fue un momento muy emocionante y una oportunidad para hacer público mi agradecimiento a todas las personas que han estado ahí durante estos veinte años, demostrándome su apoyo o apostando por mi trabajo, desde mi propia familia a editores, libreros, gestores culturales, libreros, bibliotecarios, educadores… Y, cómo no, a los lectores».

Por otra parte, este escritor afincado en Sevilla comenta que le hubiera gustado encontrarse con este libro hace dos décadas. «Cuando empecé en el mundo del libro a través de mi librería no tenía apenas idea de cómo funcionaba el sector editorial. Lo desconocía por completo y lo fui asimilando preguntando aquí y allá, equivocándome y aprendiendo de mis errores. Me hubiera encantado tener un manual donde se me explicara lo más básico que tenía que saber si me quería dedicar a esto. Así que espero que esta “Guía básica para vivir del cuento” pueda ayudar a todas esas personas que comienzan ahora su andadura como autores, libreros, dinamizadores, ilustradores, etc…».

Cubierta del libro
Cubierta del libro - ABC

En este sentido, el libro está hecho a base de preguntas y respuestas que tratan varios temas. «Quería que fuera lo más directo posible para que de una forma amena y dinámica el lector pueda resolver sus dudas y en los momentos de consulta encuentre rápidamente lo que esté buscando».

Una de las cosas que tiene claro Fran Nuño es que hoy en día se publica mucho y «darle visibilidad a tu libro es muy complicado», por lo que «si el autor quiere que su obra esté más tiempo en las librerías y que destaque lo más posible, no hay más remedio que realizar una serie de acciones que van más allá del trabajo de escribir. A bastantes autores (cuando hablo de autores también incluyo a los ilustradores, pues también son autores) nos gusta mucho el contacto con el público y nos convertimos, de alguna manera, en dinamizadores culturales de nuestras propias obras con presentaciones, talleres, firmas, etc… También, cómo no, es muy importante tener nuestro sitio en las redes sociales y en otros espacios de Internet».

¿Es posible vivir del cuento?

Por otro lado, este escritor y librero dice que vivir solo de los derechos de autor es muy complicado, «aunque no es imposible y hay autores que lo consiguen. Pero por regla general si un autor de literatura infantil-juvenil quiere dedicarse al cien por cien al mundo del libro seguramente tendrá que compaginar su creación literaria con la labor de dinamizador cultural y realizar sesiones de cuentacuentos, talleres, conferencias, encuentros con lectores, etc… Así es como yo vivo del cuento, pero disfruto tanto creando como realizando estas actividades, pues si no tuviera ese contacto directo con el público me faltaría algo muy importante en mi trabajo».