Nerea Riesco bucea en los años treinta en «Los lunes en el Ritz»
Nerea Riesco bucea en los años treinta en «Los lunes en el Ritz» - ABC
NOVEDAD EDITORIAL

«Me gusta recuperar en mis novelas a los que se quedaron fuera de los libros de historia»

Nerea Riesco publica «Los lunes en el Ritz» (Espasa), un fresco de la España de los años treinta

SEVILLAActualizado:

Nerea Riesco (Bilbao, 1974) acaba de publicar «Los lunes en el Ritz» (Espasa), una novela que recorre siete años apasionantes en la historia de este emblemático edificio madrileño, desde 1929 hasta el estallido de la Guerra Civil en 1936. El libro se apoya sobre un gran trabajo de documentación que ha llevado a cabo la autora: «Todas mis novelas tienen un marcado escenario histórico pero por primera vez avanzaba lo bastante en el tiempo como para no recurrir a libros añosos, incunables o archivos», comenta Riesco. «Tenía a mi disposición los periódicos y revistas del día: El ABC, el Blanco y Negro, el Estampa… y, sobre todo y ante todo, la deliciosa revista “Crónica”, a la que rindo homenaje transfigurándola en el “Cronista impaciente” en la novela. Eso me ha permitido comprender mejor a los hombres y mujeres de esos años, que en realidad se enfrentaban a los mismos debates que nos planteamos hoy. A veces abría un diario de 1935 y parecía que repasaba la prensa del día».

«Los lunes en el Ritz» es una novela coral en cuyo epicentro está Martina Romero, una joven que lucha por conseguir sus derechos en esa España tan convulsa. «Martina es uno de esos personaje que yo llamo “puzzle”, porque está conformado por ideas, características y biografías de otros. Ella tiene mucho de Dely Tejero, una pintora destacada del momento que formaba parte de un grupo llamado “las modernas”. Y es que en aquellos años las mujeres tenían ante sí un escenario interesante en el que poder desarrollarse. Podían votar, ocupaban escaños en el Congreso, pupitres en las universidades, pilotaban aviones, conducían taxis… Las mujeres estaban dispuestas a aprovechar esas circunstancias. ¡Y de qué manera! Pero aquello les fue arrebatado de forma abrupta».

El Hotel Ritz, un personaje

Dentro de la compleja amalgama de personajes que ofrece esta novela, Nerea Riesco ha logrado que el Hotel Ritz sea uno más «porque ha sido un testigo de la historia de nuestro país». «En sus habitaciones se han hospedado personajes tan destacados como Mata Hari, Dalí, Grace y Rainiero de Mónaco… el hotel tenía sus propias normas, entre ellas la llamada NTR (No Tipo Ritz) que impedía que actores, cantantes o toreros se hospedarán en él (para eso estaba el Palace), y que me ha servido para añadir a la trama de la novela una historia de amor prohibido. O esa otra norma que impedía a las mujeres llevar pantalones. Sus mullidas alfombras impusieron una profesión que solo se ejercía en el Ritz; la de restauradora de alfombras, también importante en la trama de la novela. Más adelante el Hotel Ritz acogió a los asistentes al funeral de Franco. Era demasiado tentador no convertirlo en un personaje más de la novela».

Cubierta de la novela
Cubierta de la novela- ABC

Uno de los personajes fundamentales de esta novela es el padre Eugenio, que se desvive para conseguir dinero en pro de los más necesitados. Nerea Riesco cree que no se ha valorado de forma suficiente el papel que desempeñaron los religiosos en estos tiempos tan convulsos para España. «Me gusta recuperar en mis novelas a los que se quedaron fuera de los libros de historia por salirse de la generalidad. El padre Eugenio es otro de esos “personajes puzzle” de los que hablaba antes. Para crearlo investigué la biografía, los artículos, memorias y entrevistas de los llamados “curas sociales”, gente como Josep María Llorens, Basilio Álvarez, Leocadio Lobo, Cándido Nogueras, Matías Usero Torrente, Jerónimo García Gallego, Juan García Morales, Tomás Gómez Piñán, Vázquez Camarasa, Revilla… y, en la actualidad el padre Ángel, al que por cierto, he decidido donar los derechos de autor en castellano de la obra para su Fundación Mensajeros de la Paz.

Otro personaje tangencial en la novela es Buenaventura Durruti. «Al comienzo de la Guerra Civil, el Ritz se convirtió en Hospital de Sangre. Los empleados pasaron de atender a lo más granado de la alta sociedad del momento, a los heridos de guerra. Eso dio lugar a que el anarquista Buenaventura Durruti, a la cabeza al comienzo de la contienda de la defensa de Madrid, muriese en una de sus lujosas habitaciones».

Preguntada sobre cuál es su secreto a la hora de crear unos personajes tan creíbles, la autora de «Las puertas del paraíso» comenta que «seguramente es porque todos los personajes son “yo”. Si no puedo sentir vivo al personaje, si no comprendo las razones por las que se comporta como se comporta, si no logro que me conmueva su dolor o que me lata más deprisa el corazón con sus alegrías, tengo claro que el lector tampoco los sentirá y, si eso es así, los elimino».

En cuanto a los planes más cercanos de Nerea Riesco, el próximo mes de septiembre aparecerá la reedición ampliada y revisada de uno de sus libros de relatos que llevará por título «Todo lo que sé sobre los dragones». «También está prevista la publicación de una de las partes de mi tesis doctoral. Se trata de un manual de escritura que publicará Alba, y que lleva por título “Coaching para escribir un bestseller”. Saldrá a comienzos del año que viene», concluye.