Nerea Riesco apuesta por el cuento en «Todo lo que sé sobre los dragones»
Nerea Riesco apuesta por el cuento en «Todo lo que sé sobre los dragones» - NEREA MARTÍNEZ
Novedad editorial

Nerea Riesco: «No me gusta que se hagan diferencias entre hombres y mujeres cuando se habla de literatura»

La escritora acaba de publicar el libro de cuentos «Todo lo que sé sobre los dragones» (Cáprica Ediciones)

SevillaActualizado:

Nerea Riesco (Bilbao, 1974) regresa a las librerías con «Todo lo que sé sobre los dragones» ( Cáprica Ediciones), una colección de cuentos que se agrupa en distintas temáticas y que ofrece un retrato caleidoscópico sobre la mujer.

Este es su segundo libro de cuentos después de «Ladrona de almas», que salió en 2002. Entre medio ha publicado seis novelas. ¿Qué atractivo tiene para usted escribir relatos frente a las novelas?

Los relatos son como bombones, un canapé de caviar, un placer que uno se da… Las novelas son el menú al completo, hay que ser equilibrados, vitaminados y mineralizados. En ambos casos es mejor no empacharse.

En España los relatos no están tan bien considerados por el gran público lector como en otros países, a pesar de que haya grandes especialistas como Hipólito G. Navarro. ¿Por qué cree que ocurre esto?

En otros países hay (o hubo) mucha tradición de escritura por entregas. «Madame Bovary», «Guerra y Paz», «Relato de un náufrago»… son una pequeñísima muestra de obras que se publicaron por entregas. Quizás eso haya influido para que en otros países demanden esa lectura con cuentagotas. Aunque he de decir que muchos lectores españoles me dicen que les gustan los relatos. Hay cosas que el panorama editorial debería replantearse.

¿Cuál o cuáles son sus autores de cuentos favoritos?

Creo que uno de los libros de cuentos más divertidos que he leído en mi vida es «El Quijote», con su estructura de muñecas rusas. También el boom latinoamericano me influyó bastante en la época universitaria, y algunos de los relatos que hay en «Todo lo que sé sobre los dragones» los escribí entonces. Gabo, Cortázar, Julio Ramón Ribeyro, Rulfo… me hechizaron.

Creo que uno de los libros de cuentos más divertidos que he leído en mi vida es «El Quijote»

Ha comentado que este libro no es sólo para mujeres pero sí para la mujer. ¿Por qué?

No me gusta que se hagan diferencias entre hombres y mujeres cuando se habla de literatura. Las protagonistas de «Todo lo que sé sobre los dragones» son mujeres, sí, con sus diferentes formas de enfrentarse a la vida dependiendo del lugar o el tiempo en el que les toca vivir, pero es una obra en la que los hombres y su influencia también tienen un papel fundamental. El lector encontrará a veces ternura, en otras emoción, en otras lucha, en otras ironía...

El tema del género le interesa mucho y ha realizado investigaciones universitarias sobre el reflejo de la mujer en los medios de comunicación.

No le damos excesivo valor a la misión educativa que cumplen los medios de comunicación dentro de la sociedad. En los informativos, en los programas del corazón, en la publicidad… se perpetúan las diferencias entre géneros a diario, y no nos damos cuenta. Está tan interiorizado que no somos capaces de asimilarlo.

En el libro se mezclan distintos temas como el sexo, el amor, la maternidad, el dolor, las aspiraciones y la madurez. ¿Tenía una idea previa sobre esto?

Ha sido casi por casualidad. Como te decía, los relatos reunidos en «Todo lo que sé sobre los dragones» suponen un trabajo de años. Muchos de ellos están escritos en la adolescencia, otros en tiempos de la universidad, algunos se publicaron en diarios, otros en revistas ya desaparecidas, en antologías… al reunirlos me di cuenta de que podrían agruparse por temas. Y eso hice.

¿Qué es lo que debe tener todo buen cuento para atrapar a los lectores?

Un título que invite a soñar y un buen inicio. Las cuatro primeras líneas determinarán el tono y tendrán que convencer al lector de que debe quedarse. Si no lo logramos ahí, seguramente pasará a otra cosa.