Billie Eilish en el videoclip «When the party is over»
Billie Eilish en el videoclip «When the party is over» - ABC

Billie Eilish, la adolescente turbia que susurra su genio

La joven de 17 años ya es la solista femenina más joven de la historia en alcanzar con un disco el primer puesto en las listas del Reino Unido

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Billie Eilish publicó el pasado 29 de marzo «When we all fall asleep, where do we go?», su ansiado álbum de debut sobre el que se tenían puestas unas enormes expectativas... y que la joven estadounidense se ha encargado de pulverizar, por si acaso. Y es que con 17 años, Eilish ya es la solista femenina más joven de la historia en situarse con un disco en el primer puesto del Reino Unido.

Con un total de 48.000 ventas, la cantante, con 17 años, tres meses y 18 días, ha desbancado a Joss Stone (17 años, cinco meses y 28 días) y a Avril Lavigne (18 años, tres meses y 15 días) de ese récord, aunque se ha quedado en segundo lugar en la ristra de ventás más rápida del año, detrás de «Thank U, Next» de Ariana Grande, que colocó 65.214 unidades la primera semana, según la BBC.

Pero, ¿quién es esta adolescente y que tipo de música hace y por qué se habían erigido tan altas expectativas sobre su música? Billie Eilish es una cantante y compositora de Los Angeles que no llega a los 18 pero que sabe de qué va este juego. Hija de artistas, con 14 años se volvió viral con su tema «Ocean eyes» y, desde entonces, no ha parado de generar noticias y temas como «Bellyache» o «Bored», que fue parte de la banda sonora de «Por trece razones», de Netflix, cuya trama gira alrededor de las 13 causas que llevaron a una estudiante a suicidarse.

Este universo siniestro es precisamente el ambiente en donde se mueve la joven, una diva pop adolescente susurrante y turbia que se mueve en un imaginario estético desagradable y propio en donde, por ejemplo, cuando escuchamos en Spotify «When the party´s over» vemos en un vídeo como le salen chorros de lágrimas negras de los ojos simulando sangre, o en «You should see me in a crown», donde una araña le sale de la boca.

En el álbum, la cantante flota murmurante sobre bases electrónicas y bailables, pegadizas y con enormes posibilidades comerciales, pero también lo compagina con baladas y medios tiempos en se donde muestra su lado más delicado, que no deja estar en todas las canciones, pero que se acrecienta por los suaves teclados.

Eilish, que ya ha confirmado una colaboración con la omnipresente Rosalía, está predestinada por la industria también a arrasar, puesto que se ha observado un volumen in crescendo de noticias alrededor de su figura similar al de la propia artista catalana, algunas de ellas incluso de índole hasta preocupante sobre el contenido de sus letras y que suscitan reflexiones acerca de su salud mental. Todavía se deconoce cuánto hay de personaje y cuánto de real en ella. De momento, eso sí, se sabe que padece síndrome de Tourette pero que también ha mostrado una enorme madurez al hablar con sensatez sobre la fama y las crisis emocionales sufridas por Britney Spears.