La soprano Montserrat Caballé
La soprano Montserrat Caballé - AFP

«Homenaje a Montserrat Caballé»Grandes voces españolas en memoria de La Voz

El Teatro de la Zarzuela abre su temporada con un homenaje a la soprano barcelonesa, fallecida hace casi un año

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El 19 de noviembre de 1964, el Teatro de la Zarzuela presentaba un programa doble que incluía «La vida breve», de Manuel de Falla, y una antología de tonadillas. En el reparto de aquella figuraba una joven soprano barcelonesa que se había presentado ya en Madrid, con un gran éxito, a principio del año anterior: Montserrat Caballé –junto con ella cantaba Bernabé Martí, con el que se había casado solo tres meses antes–. A propósito de su debut como Salud en la ópera de Falla, escribió en ABC Federico Sopeña:«Montserrat Caballé, de voz preciosa, con matices que son extraordinarios, luce esa voz y esos matices, pero para incluirlos quiebra la línea no pocas veces, y así, esa dificilísima mezcla de lo trágico y de la simplicidad –así lo pide la partitura– de la canción se pierde en el conjunto. El éxito fue grandísimo al final, porque la voz tiene, especialmente en los pianísimos, una belleza extraordinaria». Tan solo hacía un par de años que Montserrat Caballé había debutado en el Gran Teatro del Liceo, en su Barcelona natal, y faltaban unos meses para su consagración internacional al sustituir en el Carnegie Hall neoyorquino con la ya legendaria «Lucrezia Borgia».

Hoy, cincuenta y cinco años después de aquella velada, y a punto de cumplirse un año del fallecimiento de la soprano (el 6 de octubre de 2018), el Teatro de la Zarzuela abre su temporada con un gran concierto en homenaje a Montserrat Caballé. En él participará un sobresaliente puñado de voces españolas:las sopranos Ainhoa Arteta, Yolanda Auyanet, María Bayo, Mariola Cantarero, PIlar Jurado, Marina Monzó, Sabina Puértolas y Virginia Tola;las mezzosopranos Maite Beaumont y Nancy Fabiola Herrera;los tenores Airam Hernández, Andeka Gorrotxategi, Celso Albelo, José Luis Sola, José Bros e Ismael Jordi;los barítonos Gabriel Bermúdez, Carlos Chausson y David Menéndez; y el bajo Rubén Amoretti. Cerrará el acto la actriz Núria Espert, que dedicará unas palabras a la soprano barcelonesa.

Refugio de la ópera en Madrid durante el período de silencio del Teatro Real, el Teatro de la Zarzuela albergó desde mediados de los años sesenta hasta la reapertura del coliseo de la plaza de Oriente las temporadas operísticas, reunidas primeramente bajo el nombre de «festivales». En ellos participó en muchas ocasiones Caballé:aquí cantó, entre otros títulos, «Armide», de Gluck;«La Walkiria» y «Tristán e Isolda», de Wagner;«Mefistofele», de Boito;«Salomé», de Richard Strauss;y «Semiramide» y «Ermione», de Rossini.

Discos y recitales

Montserrat Caballé cultivó esporádicamente la zarzuela. Además de incluir romanzas de manera habitual en sus recitales, participó en una ocasión en la «Antología de la Zarzuela» que dirigió José Tamayo, y grabó diversos discos de este género: cuatro títulos completos –«El pájaro azul», «Maruxa», «La villana» y «Cançó d’amor i de guerra»–;dos discos de romanzas y uno de dúos junto con su marido, Berbabé Martí.

No es el primer homenaje que se le rinde en el coliseo de la calle de Jovellanos a Montserrat Caballé. El 22 de abril de 1988, para celebrar los veinticinco años de aquella primera ocasión en que la soprano barcelonesa actuó en la Zarzuela, se le rindió un hermoso homenaje en el que intervinieron –además de la propia cantante– Ileana Cotrubas, Juan Pons, Fedora Barbieri, Antonio Ordóñez, Giuseppe di Stefano, Claire Powell, Dalmacio González, Viorica Cortez, Enedina Llori, Chris Merritt, María José Gallego y Sonia del Castillo.

Horas después de la muerte de Montserrat Caballé, el director del Teatro de la Zarzuela, Daniel Bianco, escribía unas líneas en las que aseguraba que la soprano «es y será un referente único, incomparable e insustituible. Su arte seguirá resonando siempre en estos los muros del Teatro de la Zarzuela, donde regaló a su público –a lo largo de más de treinta años– veladas que quedarán en nuestra memoria y en la historia de este coliseo». «Montserrat Caballé –seguía–fue también una de las embajadoras más emblemáticas del género lírico español, llevando la zarzuela a cada rincón del mundo en sus conciertos y recitales».