Joan Matabosch
Joan Matabosch - Javier del Real

Joan Matabosch: «La fusión del Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela es buena para las dos casas»

El coliseo operístico respeta pero no comprende los paros convocados por los trabajadores del Inaem

MadridActualizado:

Con la huelga del personal del Inaem para protestar por el proyecto gubernamental de fusionar al Teatro Real y al Teatro de la Zarzuela en plena efervescencia y marcando el paso estos días de los teatros y las compañías estatales, era inevitable que tras la presentación, en el primer coliseo, de su próxima producción, «Gloriana», se preguntase por este conflicto a los responsables del Teatro Real. «Respetamos absolutamente la decisión de los trabajadores del Inaem», dijo Ignacio García-Belenguer, director general del coliseo, acerca de los paros. Sin embargo, no ocultó «cierto grado de incomprensión» por la convocatoria.

«El proyecto de fusión del Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela no supone más que un cambio de adscripción de un organismo. Simplemente. Se trata de una mera reorganización administrativa». García-Belenguer rechazó contundentemente los augurios de «privatización» que esgrimen los sindicatos y que son la causa fundamental de la huelga en el Inaem. «Hablar de privatización es difícilmente entendible -aseguró-. La Fundación del Teatro Real, que pasará a llamarse Fundación Teatro Nacional de Ópera y Zarzuela -«es un simple cambio de denominación», dijo García-Belenguer- es, según el director general, una fundación pública; «el Teatro Real se somete al mismo control que todo el sector público, y la fundación prevista en el proyecto lo hará del mismo modo, Se respetarán totalmente todos los derechos y los salarios de los trabajadores de la Zarzuela, y este teatro seguirá teniendo un responsable».

Joan Matabosch resumió: «Esta fusión no es una cuestión artística», y fue todavía más lejos cuando afirmó que «la fusión es buena para las dos casas. No es una suma, es una multiplicación. La proyección internacional que esta unión puede dar a los dos teatros es extraordinaria».

Los paros

Los paros convocados por el comité de huelga del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes arrancaron anteayer, y han obligado al Teatro de la Zarzuela a suspender todas las representaciones de «Policías y ladrones», de Tomás Marco y Álvaro del Amo, ya que se convocó huelga para todas las funciones. Estas suspensiones han sido especialmente dolorosas, porque «Policías y ladrones» era un estreno absoluto, el primero de una zarzuela en este escenario desde el año 1981. Continuaron ayer con la suspensión del estreno de «Si no te hubiese conocido», de Sergi Belbel -que rompe siete años de silencio creativo con esta función- en el teatro Valle Inclán, dependiente del Centro Dramático Nacional; y la representación, también ayer, de «La dama boba», que la Compañía Nacional de Teatro Clásico iba a ofrecer en Valladolid (fue el propio Teatro Calderón el que, de manera preventiva, decidió un día antes suspender la función).

Los paros se extienden a la Compañía Nacional de Teatro Clásico (que ve peligrar el estreno de «El burlador de Sevilla»), al Teatro María Guerrero, al Auditorio Nacional de Música, a la Orquesta y Coros Nacionales de España, a la Compañía Nacional de Danza y al Ballet Nacional de España. Se añade a esto una jornada con dos horas de huelga en el resto de centros del Inaem, y concentraciones simultáneas a los paros, en las que los sindicatos están repartiendo unos pasquines con sus reivindicaciones, que tienen tanto carácter laboral como artístico.