El madrileño contará con Rufus T. Firefly como teloneros
El madrileño contará con Rufus T. Firefly como teloneros - MAYA BALANYA

Leiva, el éxito del rockero que ha agotado las entradas del Wizink Center dos días seguidos

El músico presentará su último álbum «Nuclear»

Actualizado:

El músico madrileño cuidó con extraordinario detalle la edición física del disco que publicó en marzo, «Nuclear». Quería ofrecer algo realmente especial a sus fans, y editó una portada dividida en capas, en la que cada capa simbolizaba una canción. «Un trabajo de artesanía hecho por mis amigos de Boa Mistura», como él mismo describe.

Por eso, cuando le comentamos que en los créditos del libreto falta el nombre del sitarista del tema «Expertos», reacciona con la mezcla de emociones de quien ha podido sacar un diez y, por una tontería, se ha quedado en un nueve. «¿No está? A ver… Acabas de descubrir el error del disco… ¡nadie se había dado cuenta de eso!», dice con ese tono de complicidad rockera que siempre le acompaña.

Es igual, un fallito no va a estropearle las alegrías que le está dando su cuarto álbum en solitario. Entre ellas, haber agotado las entradas para sus dos conciertos consecutivos de este fin de semana en el Wizink Center. «Nunca pensé que agotaría un Wizink Center en un día, mucho menos que pusiésemos una segunda fecha y también se agotase. De verdad que no tengo ni idea de cómo ha podido pasar esto. Desconozco los motivos, lo digo con total sinceridad, no sé cómo ha ocurrido. Llevo un año y medio parado, sin dar conciertos ni sacar nada, y la gente agotó las entradas sin siquiera escuchar el disco. Así que por el álbum no es… No lo entiendo. Es alucinante. Pero, como dice Bruce Springsteen, cuando te ocurre algo muy bonito en el mundo de la música, no pierdas mucho tiempo intentando entenderlo, porque se va», dice el músico de Alameda de Osuna, que tendrá un telonero de lujo para sendas veladas: Rufus T. Firefly.

Leiva asegura que, a pesar de que vivamos tiempos de inmediatez, «en los que puedes tener toda la discografía de Camarón con un golpe de “click”, cuando antes requería años de investigar y buscar», él busca generar las mismas emociones que le «conmovieron cuando era pequeño». Es uno de esos básicos que, cuando sube a un escenario, quiere «generarle a los chavales las ganas de montar una banda, como cuando yo vi por primera vez a los Black Crowes, que nunca, en la vida se me olvidará».

Sin embargo, asegura que no debe perder la perspectiva de que «no soy ninguna "rock-star", vivo en España y los camerinos españoles son barracas de obra donde hay ganchitos y poco más. Que no se nos olvide eso. Si vas a tocar a Torrevieja no puedes esperar que vayas a tener un camerino de lujo. Eso sería muy Spinal Tap (risas)».