Plácido Domingo recibe la ovación del público en el escenario del Met
Plácido Domingo recibe la ovación del público en el escenario del Met - Afp

Plácido Domingo celebra sus bodas de oro con el Met

El cantante madrileño ha recibido el homenaje del teatro neoyorquino, en el que debutó con «Adriana Lecouvreur» hace cincuenta años

MadridActualizado:

«El escenario es mi vida; de él viene mi energía y en él, desde el principio de mi carrera, encuentro la fuerza». Son palabras de Plácido Domingo, que la semana pasada, a sus 77 años, recibió el homenaje del Metropolitan neoyorquino -uno de los grandes templos operísticos- para celebrar sus bodas de oro en este emblemático escenario. Ante el imponente telón carmesí, el cantante madrileño recibía, sensiblemente emocionado, el aplauso del público en esta ocasión incluso antes de cantar, minutos después, su primera función de la temporada neoyorquina: el papel titular de la ópera «Gianni Schicchi», de Puccini. Con este cómico personaje, recordó el director general del Met, son cincuenta y dos los papeles -en 695 funciones- que ha interpretado Plácido Domingo en este teatro. A ello hay que sumar las veladas que se ha puesto al frente de la orquesta y las galas en que ha participado: los archivos del Met hablan, en total, de 862 noches.

La primera fue la del 26 de septiembre de 1968. En la flamante Metropolitan Opera House del Lincoln Center, inaugurada apenas dos años antes, se representaba «Adriana Lecouvreur», de Francesco Cilea. Dos mitos encabezaban los carteles: Renata Tebaldi y Franco Corelli. Horas antes de que empezara la representación, el tenor se sintió enfermo y canceló repentinamente su participación. El director general del Met, el legendario Rudolf Bing, se acordó de un joven tenor español que estaba ensayando «Turandot» como cover de Sandor Konya (Calaf), y que dos años antes había cantado «Cavalleria Rusticana» y «Pagliacci» en un concierto ofrecido por el teatro en el Lewisohn Stadium

Plácido Domingo, con Renata Tebaldi la noche de su debut
Plácido Domingo, con Renata Tebaldi la noche de su debut - ABC

«Yo estaba viviendo esos días en Nueva Jersey -ha recordado Plácido Domingo-. Una hora después de llegar a mi casa desde el ensayo, creo que eran aproximadamente las siete y cuarto de la tarde, me llamó Rudolf Bing por teléfono. “¿Cómo estás?”, me preguntó. “Bien, míster Bing”, contesté. “Espero que realmente estés bien, porque esta noche vas a debutar en el Metropolitan”. “¡Dios mío!”, exclamé, y junto a mi padre, que estaba pasando unos días con nosotros, cogimos el coche y nos dirigimos hacia el teatro. En la calle 72 paramos en un semáforo; yo iba vocalizando. Los ocupantes del coche que se había parado junto a nosotros estaban riendo viéndome cantar. Bajé la ventanilla, les pregunté dónde iban. “Al Metropolitan”, contestaron. Y yo, tan nervioso como excitado, les dije. “Pues no se rían, porque me van a escuchar esta noche”».

El resto, como reza el tópico, es historia. Los nombres de Plácido Domingo y de la Metropolitan Opera House han estado indisolublemente unidos a lo largo de estas cinco últimas décadas. De hecho, es el teatro donde más ha cantado a lo largo de su carrera. «Nunca soñé que cincuenta años después de mi debut pudiera estar de nuevo en este escenario. Nunca soñé, de hecho, que pudiera estar cantando cincuenta años después». El secreto, lo repite siempre el cantante (que empezó como tenor y ha encontrado una nueva vida artística como barítono), es su pasión por la música y por la ópera.

En una entrevista reciente, Plácido Domingo ha calificado el Met como un teatro perfecto para su voz. Y ha rescatado un momento de entre estos cincuenta años. «Cantaba aquí “Otello”. Al final de la ópera, cuando mi personajes dice a Desdémona “Un’altro bacio”, justo antes de los acordes finales, ocurrió algo másgico. El telón iba cayendo y durante varios minutos el público permaneció en silencio. Para mí fue mucho más emocionante que la mayor ovación que haya podido recibir. Fue un momento muy especial y un silencio que nunca olvidaré».