Rufus Wainwright en una imagen de archivo - Barry J. Holmes

Rod Stewart, Rufus Wainwright y Diana Krall, en el Teatro Real

El coliseo operístico presenta el cartel de la segunda edición del Universal Music Festival. Bunbury, José Luis Perales y Arcángel son otros de los nombres programados entre el 5 y el 30 de julio

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Rufus Wainwright, Rod Stewart y Diana Krall son los cabezas del cartel de la segunda edición de Universal Music Festival, que se tendrá lugar entre el 5 y 30 de julio en el Teatro Real de Madrid.

A diferencia del pasado año, en lugar de tener lugar los conciertos en una misma semana, ser irán distribuyendo a lo largo del mes. La inauguración del ciclo estará a cargo de Rod Stewart.

El día 8 de julio se subirá al escenario del Teatro Real José Luis Perales, al que le seguirá Rufus Wainwright el sábado 16. Después pasarán Bunbury (día 26), Diana Krall (día 27) y el encargado de clausurar el festival será Arcángel, el sábado 30. Este último convertirá el coliseo en un auténtico tablao flamenco, en el que solo tendrán cabida 300 personas (el aforo contempla 1.750 localidades,), que contarán con mesa y tapita añadida.

En la rueda de prensa de presentación también se ha afirmado que queda por anunciar un artista nacional y otro internacional (según fuentes de la discográfica, será de primerísima fila). La venta de entradas para las actuaciones se habilitará a partir de mañana, miércoles a las 10.00 horas. El precio dependerá del propio recital: las más baratas rondarán los 16 euros y la más cara será de 450 euros para ver a Rod Stewart (en formato premium).

Se trata de una iniciativa fruto de la colaboración de Universal Music, la promotora LaRock Entertainment y el propio Teatro Real, que en su primera edición, en el verano de 2015, acogió conciertos de Elton John, Juanes, Caetano Veloso y Gilberto Gil, Miguel Poveda, Raphael y El Barrio. En esta ocasión, el centro madrileño aprovecha las celebraciones de su bicentenario para tener un papel más destacado en la organización del festival, en calidad de coproductor. Según su director general, Ignacio García-Belenguer, se trata de «transmitir que somos una institución abierta», donde tiene cabida además de la ópera el pop, el rock o el flamenco, y «nada más divertido que interrelacionar estos géneros».