Los Barones
Los Barones - ABC

Sherpa (ex Barón Rojo): «La Voz Senior ha intentado humillarme»

El ahora líder de Los Barones arremete contra el programa de televisión, y habla sobre sus excompañeros en Barón Rojo: «Si hubiese habido una disculpa sincera de los hermanos De Castro, podríamos habernos reunido de nuevo»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El 27 de agosto de 1982, el festival heavy de Reading, en Inglaterra, fue testigo de la mayor hazaña que hasta ese momento había logrado un grupo español fuera de nuestras fronteras. Compartiendo escenario con Iron Maiden, Michael Schencker, Motörhead y Y&T entre otros, Barón Rojo fue la única banda del cartel de ese día al que el público pidió un bis. Mientras, su canción «Stand up» (la versión inglesa de «Resistiré») llegaba al número uno en las listas británicas de hard rock, algo que tampoco había logrado nunca un grupo español, y el legendario álbum «Volumen Brutal» se convertía en disco de oro y platino, con el single «Los rockeros van al infierno» aguantando varias semanas en el número uno de las listas de éxito españolas.

Barón Rojo fueron lanzando discos año tras año con gran acogida popular y éxito de ventas, pero tras nueve años de difícil convivencia entre sus miembros, el grupo se separó y llegaron a un acuerdo privado por el cual los hermanos De Castro retuvieron el nombre. Su cantante y principal letrista, José Luis Campuzano «Sherpa» se dedica, a partir de entonces, a hacer producciones musicales, a sus aficiones artísticas, pintura, escultura y a componer para otros artistas, y el baterista Hermes Calabria montó una tienda de instrumentos musicales y una academia de clases de batería.

Años después «Sherpa» volvió a la escena musical con un trabajo en solitario titulado «Guerrero en el desierto». Junto a su gran amigo Hermes Calabria como batería, presentó el disco en directo incluyendo clásicos de la época de Barón Rojo, cosa que también haría al presentar sus dos siguientes trabajos, «El rock me mata» y «Transfusound». Los hermanos De Castro siguieron tocando como Barón Rojo, pero los fans echaban de menos la formación original y ésta se reunió en 2010-2011 para una última gira de reunión. Pero los viejos demonios volvieron a surgir, y el grupo se deshizo de nuevo.

Barón Rojo, es decir, los hermanos De Castro, ya han anunciado su despedida con un gran concierto en 2020, pero las constantes peticiones de los fans han animado a Sherpa y Hermes a recuperar un nombre que tenían registrado desde hacía varios años, Los Barones, y a emprender una nueva y apasionante aventura conjunta acompañados de Marcelo Calabria Valdés y Sergio Rivas a las guitarras, con los que ya tienen un nuevo tema, «Vive Hoy», y una gira que pasará por el Rock Fest de Barcelona (6 de julio), el Leyendas del Rock (7 de agosto), Iberia Festival (11 de octubre), sala But de Madrid (19 de octubre), sala Fanatic de Sevilla (26 de octubre) y sala Indara de Pamplona (2 de noviembre), antes de dar el salto a Latinoamérica. El propio «Sherpa» se lo cuenta a ABC en una entrevista desbordante de sinceridad.

¿Cómo se sienten ante esta nueva etapa de su carrera musical? ¿Muy ilusionados?

Animados (risas). A cierta edad, lo de ilusionado ya... Ponerse demasiado contento puede llevar a la frustración.

Han sacado un single, ¿tienen más ases en la manga preparados?

Tenemos otros single en la recámara, que se llama «Hasta el fin». Es un tema muy personal, que habla de que he conseguido resistir y aún estoy aquí. A pesar de los embates del poder, de los vientos y mareas. Resistir es sobrevivir.

Su nuevo single «Vive hoy» también es muy personal...

Sí, es muy filosófico, muy constructivo y positivo. Yo tiendo a exasperarme con las injuticias del mundo, con las faenas que me hacen. Soy muy visceral, así que por eso me digo cosas para calmarme.

¿Durante todo este tiempo ha sido siempre tan crítico?

Yo soy una persona que tiende hacia lo espiritual. Me pregunto el por qué de las cosas. Soy muy curioso desde pequeñito. Me gustaría ser un tipo vulgar que está deseando ir al fútbol o a tomarse unos cubatas, porque aunque sería un cenutrio, sería más feliz. Pero no puedo. Miro a mi alrededor y me cabreo. Hubo una época que duró unos siete años, en la que sí estuve anestesiado, me hice vegetariano y hacía meditación, y me importaba una mierda todo, incluso la política, no quería ver ni saber nada. Me daba igual todo, menos ascender espiritualmente. Pero cuando lo dejé volví a lo de siempre. Ahora vuelvo a ver cómo el rebaño sigue al pastor diabólico hasta el barranco.

Ha chocado con la industria constantemente.

Soy una persona de buena voluntad. Fíjate si soy buena persona que hasta doy los intermitentes y todo. Dar los intermitentes es síntoma de buena persona, no darlos es síntoma de egoísta. Si sales de una rotonda sin darlos molestas al de atrás, le haces frenar por tu egoísmo.

Su facilidad para identificar el egoísmo jugó un papel en Barón Rojo.

Me ha dicho mi médico que procure no hablar mucho de aquellos tiempos. En fin, no es bueno para el corazón.

Pero permítame entender... ¿qué fue exactamente lo que hizo implosionar al grupo?

El miedo.

¿Puede explicarlo mejor?

El miedo es el cáncer de la humanidad. Tengo dos perritas que hemos adoptado, que son encantadoras. Pero tienen mucho miedo y cuando viene alguien se ponen como locas a ladrar. El miedo te hace ser agresivo, tener miedo de que te hagan daño o te quiten la comida activa el cerebro reptil dentro de nosotros. Te hace ser malvado y egoísta. Yo ahora estoy viendo otra vez la serie de Los Soprano, y estoy todo el rato diciendo: «Pero qué tonto es Tony Soprano, qué miedo tiene... Por eso es tan egoísta». El miedo puede convertirte en un asesino, con tal de no sufrirlo. Espiritualmente, el miedo es sinónimo de cobardía. Eso es lo que pasó en el grupo. Hubo gente que tuvo más miedo, fue más egoísta, y en definitiva fue peor persona. Por eso se fue al traste, fue igual que cuando el egoísmo rompe una pareja. Reconocer los errores duele, y aunque ese dolor es sano y te hace evolucionar, muchos no quieren sufrirlo. La culpa es tuya, la culpa es tuya.... Cuando eres capaz de asumir tu culpa, es muy liberador.

Entiendo ese miedo como causante de la separación cuando eran jóvenes, pero ¿por qué no fructificó la reunión de 2010? ¿Los De Castro todavía tienen miedo?

Cuando no te has portado bien con tus compañeros, lo normal es que no acudan jubilosos a tu llamada. Si hubiera una disculpa sincera, por todas las amarguras que nos han hecho pasar... Yo en aquella reunión intenté que todo funcionara, que nos reconciliáramos. No olvido las afrentas, pero no soy una persona rencorosa. Soy muy presto a olvidar. Ha habido gente que me ha debido dinero, que me ha hecho putadas gordísimas, y soy capaz de perdonar. Lo que me jode es cuando vienen en plan «hombre Sherpa qué tal estás, nosequé nosecuántos»... Alucino, es como «¿pero este tío no se acuerda ya de la putada que me hizo?». Si yo debo dinero a alguien, lo recuerdo siempre. Yo he tenido alguna mala racha y he debido dinero, y cuando me he encontrado a quien me prestó su ayuda no se me ocurre actuar como si nada. Hay que pensar en los demás. Mira, hace un rato se me ha metido una señora en una rotonda y le he pitado porque casi nos damos un morrazo por su culpa. La tía ni me miraba, y se cree que por no mirar ya no pasa nada. En la vida hay que llevar retrovisores mentales para mirar bien y no joder a los demás, y para no olvidar.

Los De Castro dirán que quien tiene que pedir perdón son ustedes..

Claro, ellos dirán eso. Hay gente que se pone las gafas moradas y lo ve todo morado, yo qué sé. La cosa ha pasado, si se despiden que les vaya muy bien.

En los conciertos pueden tocar cualquier tema de Barón Rojo, claro.

Claro, igual que ellos tocan las que yo he compuesto. Cada uno se lleva sus derechos correspondientes y punto. Lo que me hizo mucha gracia fue ver que Carlos de Castro decía que ellos eran Barón Rojo, y que Hermes y yo somos un grupo de versiones. No sé qué habría desayunado... prefiero no ahondar en ello.

¿No descartan hacer un disco verdad?

No. Lo que pasa es que habiendo desaparecido la industria, hacer un disco cuesta mucho dinero. Antes la compaía te pagaba la grabación y la promoción, y eso ahora lo tienes que pagar tú. Es un trabajo ingente, para que luego encima te lo pirateen. Hay que tener unos ahorros para hacerlo en condiciones. Los fans tienen que entender que nos lo pensemos muy, muy mucho. Pero se hará. Lo malo es que ahora hay demasiada saturación de música, demasiada masificación, y todo lo que se masifica, se vulgariza. Estoy muy de acuerdo con Juan Ramón Jiménez, cuando dijo que «a la minoría, siempre». Ahora cualquiera se baja una programita y se convierte en estrella. O se va a Operación Triunfo y lo mismo, estrella en dos días. Por eso compuse «Flor de invernadero». Son estrellas que pintan mucho, pero no tienen esencia. Es todo banal, ficiticio, aparentar. Artistas como yo, que llevamos cincuenta años en esto y tenemos solera, somos flores que por el contrario huelen muy bien (risas).

Me sirve en bandeja el tema de la carta que le escribieron de La Voz Senior. ¿Cuál fue su primera reacción al leerla? ¿Incredulidad? ¿Indignación? ¿Descojone?

Un poco de todo. De hastío. Pero esta gente en qué mundo vive. A veces en la tele veo que les preguntan a los jóvenes cosas como, yo qué sé, quién es Adolfo Suárez, por ejemplo. Y te dicen que si un futbolista, que si un influencer... La ignorancia, desinformación e incultura de la juventud da miedo. Pero no podemos culparles a ellos, la culpa la tiene la generación anterior.

¿La carta no era respetuosa? ¿Estaba escrita como si escribieran a cualquiera?

Estaba escrita como si escribieran a Paquito Pérez.

¿En la carta hablaron de pasta, para tentarle?

No. Si llegan a ofrecerme tres millones de euros les hubiera dicho que dónde había que firmar (risas). No, es broma. Querían un rockero de más de sesenta años para concursar. ¿Pero cómo que concursar? ¿Que me ponga a cantar para que Bisbal me diga si lo hago bien o mal? Hombre por favor... Un poco de consideración. Y no pido ni respeto, solo consideración para alguien que lleva toda la vida currándoselo. Espero que al pobre redactor no le hayan despedido. Pero debía haberse informado de a quién estaba escribiendo. Debía saber que yo represento a una parte de la sociedad, aunque sea mínima. El rock siempre ha sido marginal, sobre todo en España porque el rock se ha metido más en lo social que en otros países. En España y Argentina, en sitios donde hemos estado muy jodidos por el poder. Yo entiendo que si levanto la voz, el poder me dé una colleja. Lo asumo. Admito que se me margine, pero no que se me humille. Los de La Voz pretendieron humillarme, y eso no lo permito. Les ha salido el tiro por la culata.

¿Han hecho algo para disculparse?

¡Qué coño van a hacer! El mundo de la televisión es un mundo despreciable, asqueroso y repugnante. No sabes el nivel de navajeros y de gentuza que manda ahí. Todo es share, share, share, aunque sea a base de sangre, de humillar a la gente, de lo que sea...

¿Vio la actuación de Guzmán de CRAG en el programa?

Yo que he sido amigo de él, me dio mucha pena. Pero se lo buscó él. En cierto modo aceptó ser humillado, así que no se puede quejar.