El grupo estadounidense de metal alternativo, Slipknot, durante su actuación este sábado en la tercera jornada del Download Festival 2019 que se celebra en los exteriores de la Caja Mágica de Madrid
El grupo estadounidense de metal alternativo, Slipknot, durante su actuación este sábado en la tercera jornada del Download Festival 2019 que se celebra en los exteriores de la Caja Mágica de Madrid - EFE/Kiko Huesca

Slipknot: el teatro del horror arrasa en el Download

La banda celebró el 20 aniversario de su debut en la segunda jornada del festival

MadridActualizado:

Superada la bestial canícula de la inauguración, los metaleros volvieron ayer a La Caja Mágica para llenarla de puños con los cuernos en alto. En esta segunda jornada, la alineación de tarde tuvo bandas extraordinariamente sólidas como Graveyard, Red Fang o Rival Sons, que lograron que el ambiente festivo se adelantase bastante más que en la tarde del viernes. También fueron celebrados los austriacos Kontrust, que actúan vestidos con el traje tirolés tradicional, un complemento que fue infalible para animar el cotarro melenudo con sano buen humor.

Entre escenario y escenario, algunas de las bandas participantes firmaban discos y camisetas a sus seguidores, algunos de los cuales también tuvieron un detalle solidario al hacer donativos en el puesto de El Ensayadero de Ayuda en Acción, un proyecto de integración social para niños y niñas en riesgo de exclusión, que utiliza la música como principal herramient. Y a eso de las nueve llegó el turno de Amon Amarth, palabras mayores en lo que a death metal melódico se refiere. Estos hinchas deTolkien (su nombre significa «Monte del Destino» en una de las lenguas élficas de la Tierra Media) rompieron con todo nada más aparecer en el escenario principal, dejando atónitos a los incautos que no los conocían.

Antes de que cayera la noche, cientos de festivaleros se pasaron por los chorros de mangueras, los grifos y los ventiladores gigantes de agua vaporizada para refrescar la melena y combatir los cuarenta grados que seguían asediando La Caja Mágica. Y mientras otros se abalanzaban sobre las barras, llegó una de las grandes leyendas del grunge: Stone Temple Pilots, una de esas bandas malditas (por su micrófono han pasado dos vocalistas fallecidos en trágicas circunstancias, Scott Weiland y Chester Bennington) de estupendo repertorio que encajan a la perfección en la mitología del género. Tras sus incontestables himnos noventeros, los laberínticos Enter Shikari tuvieron que enfrentarse al mayor reto posible en un festival, que es el de tocar a la vez que los cabezas de cartel.

Y es que la gran mayoría de los 23.000 asistentes de ayer acudió a la llamada de los de Iowa, que llevaban nada menos que diez años sin actuar en la capital. Precisamente ayer, para más inri, se cumplían veinte años de la publicación de su brutal debut homónimo, que los colocó en lo más alto de la escena de groove metal. Así, dispuestos a soplar velas, y disfrazados con sus escalofriantes atuendos de asesinos psicópatas de película de serie B, desplegaron su teatro del horror como una apisonadora sonora, con una ejecución técnica abrumadora y desatando «pogos» huracanados. No son solo unos provocadores, también son unos músicos excelentes. Y con su solvencia, su presencia escénica y su facilidad para mantener el relevo generacional em su hinchada (con Scorpions había mucho cincuentón) lograron que la segunda noche de Download tuviese unos cuantos grados más de mercurio metalero.