Sole Giménez: «Todo lo que hemos conseguido las mujeres está en peligro»

La cantante publica «Mujeres de música» para reivindicar el papel de la mujer compositora

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La cantante Sole Giménez vuelve al candelero con una doble intención. Por un lado, gritarle al mundo que la mujer es creadora, visibilizar a la mujer compositora y autora; y por otro visibilizar la gran conexión que tenemos con América Latina y cómo los hilos que se tejen entre nuestras culturas cada vez nos acercan más. Después de «Hombres Sensibles», la artista nacida en París lanza ahora «Mujeres de música» para reivindicar el papel de la mujer compositora, tan poco conocido y valorado. El disco contiene canciones de su puño y letra como «Me equivoqué» o «El último vals», acompañadas de versiones de Chabuca Granda, Rosana, Dona Ivonne Lara, Mari Trini, Eladia Blázquez, Natalia Lafourcade, Totó La Momposina o Rozalén, todo empaquetado en un precioso CD libro de 23x23cm, 50 páginas y tapas duras, ilustrado con fotos, textos y diseños.

Cuando lanzó «Hombres Sensibles», ¿ya tenía en mente este «segundo volumen»?

La verdad es que este proyecto me rondaba la cabeza desde hace mucho tiempo, antes incluso de hacer «Hombres Sensibles». Me parecía que en algún momento tenía que dedicar un disco a las mujeres compositoras, creadoras que habían pasado desapercibidas.

¿A cuál de estas canciones le tenía más «ganas» y desde hace más tiempo?

«La flor de la canela». Es una canción que siempre me gustó, sobre todo porque admiraba a María Dolores Pradera. Poder cantarla recordando su memoria, como homenaje a ella, no solo a Chabuca Granda, es algo que necesitaba hacer en este momento de mi vida.

¿Cómo ha sido el proceso de transformación de las canciones hasta convertirse en estas fantásticas versiones? ¿Las moldeó con algún elemento unificador en mente?

Empezamos haciendo las maquetas de manera muy sencilla, con muy pocos elementos. Luego hemos ido construyendo con los arreglistas, y si hay algo que moldee todo es la base latina, que está en la mayoría de las canciones.

Las autoras homenajeadas en este disco que son menos conocidas en España quizá sean Dona Ivone Lara, Eladia Blázquez y Chabuca Granda. ¿Cómo fue su primer acercamiento a su obra, y por qué debían estar en este proyecto?

Fue diferente con cada una. A Chabuca la conozco desde hace mucho tiempo gracias a María Dolores Pradera. A Eladia también, y Dona fue un descubrimiento para este disco. Son autoras muy significativas dentro de su estilo, con una personalidad muy fuerte. Todas ellas tuvieron grandes problemas para salir y destacar como autoras en mundos bastante cerrados, como el del tango o la samba, o la música tradicional de Perú. El disco tenía que ser la representación de muchas mujeres que han hecho música desde su perspectiva femenina. Ellas son buenas representantes.

Cuando interpreta una canción compuesta por una mujer, ¿hay algo que sienta de forma diferente a cuando canta un tema escrito por un hombre?

Yo no creo que las mujeres hagamos música mejor o peor que los hombres, pero sí diferente. Al menos, con un enfoque diferente. Eladia Blázquez, por ejemplo, fue la primera mujer que se acercó al tango. Y ella lo visita desde una perspectiva diferente, abordando otro tiepo de temas. A Chabuca le pasa igual, y es interesante ver cómo Rozalén habla de determinadas cosas de una forma muy distinta a como se han hablado hasta ahora. Yo las interpreto desde mi propio punto de vista femenino.

Qué podremos encontrar en los textos del libro que acompaña el lanzamiento? ¿Serán de un formato similar a los que había en «Hombres sensibles»?

Hay una pequeña semblanza de cada una de las autoras, necesaria para entender de dónde venían y quiénes eran, porque algunas de ellas no son nada conocidas en esta parte del mundo. El disco tenía que tener un envoltorio adecuado, con una edición bastante lujosa, parecida a la de «Hombres sensibles».

¿Cómo cuida su voz? ¿Ha cambiado alguna rutina en ese sentido durante estos últimos años?

La cuido menos de lo deseable, y espero que me vaya acompañando. He cambiado rutinas, pero básicamente es porque tengo menos tiempo y ni siquiera puedo hacer ejercicio. Los tiempos son los que hay, y hay que tirar para adelante así.

Como veterana de la escena pop nacional, ¿qué es lo que más le llama la atención de las nuevas cantantes?

Me alegro mucho de lo que está pasando ahora mismo. Por fin las chicas es están sintiendo con el valor suficiente como para enfrentarse a carreras en solitario, largas, con nombre y personalidad propia, con un lenguaje muy aprticular cada una de ellas. Me parece que lo están haciendo muy bien. Ojalá cunda el ejemplo, porque a luego apenas hay instrumentistas mujeres, y es una pena. Lo mismo en la industria musical, los puestos más altos siguen copados por hombres. Ojalá eso vaya cambiando también.

¿Cómo ha visto el desmoronamiento final de la directiva de la SGAE?

Me pilla un poco cansada este tema. El mayor problema es dejar que gente a la que no le importa el derecho de autor, estuviera al frente de la sociedad. Parece que es la tónica general. A mí me ha afectado bastante en lo personal, porque tengo muchos amigos dentro, y lamento que se haya manipulado y se haya abusado a favor de intereses personales, y no de la casa.

¿Qué papel espera que juegue la igualdad de género en las próximas elecciones?

No lo sé, pero espero que juegue un papel importante, que esté presente a la hora de depositar nuestro voto, También espero que no permitamos que ninguna formación política ni ninguna ideología nos ningunee y la sociedad dé pasos hacia atrás.

¿Qué espera de la próxima jornada del 8 de marzo?

Espero que todas las mujeres de este país tomemos conciencia de que peligran bastante derechos conseguidos con mucho esfuerzo. En mi profesión, espero que mis compañeras tomen una postura clara. Yo si puedo, iré a una manifestación aunque esté viajando. Tenemos que salir a la calle, más que el año pasado, porque todo lo que las mujeres hemos conseguido está en peligro.