Steve Wilson
Steve Wilson - ABC

Steve Wilson: «Tocar en directo es el mayor regalo para un músico»

«To the bone», su más reciente disco es, también, su trabajo más fácilmente digerible

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Responsable de una dilatada y prolífica carrera en la que ha abordado innumerables proyectos, Steven Wilson es un músico singular y personalísimo que no se alinea con ninguna corriente, pasando del rock progresivo más complejo al pop más clásico e inmediato. Una buena muestra de ello es «To the bone», su más reciente entrega y también, seguramente, la más fácilmente digerible. No es una sorpresa que para él sea uno de sus mejores trabajos: «Todos los músicos decimos que nuestro último disco es el mejor, y no voy a ser una excepción, pero creo realmente que este disco destila mejor que nunca mi trabajo como compositor y como productor. Creo que he hecho un gran esfuerzo en la calidad de la composición, y es algo de lo que me siento orgulloso».

Dueño de una extensa y variada discografía, Wilson reconoce momentos altos y otros no tanto: «Me gusta mi disco anterior —“Hand. Cannot. Erase”—. Tenía un concepto muy potente que pareció impactar a distintos públicos. Y me sigue encantando mi primero en solitario, “Insurgente”, porque para mí fue un punto de inflexión y estilísticamente era algo muy diferente a lo que había estado haciendo. También me gustan muchos que he hecho en el seno de otros proyectos, como The Porcupine Tree, No-Man, Blackfield, Bass Communion… También, desde luego, hay otros de los que no me puedo sentir tan orgulloso, pero cuando has hecho tantos discos supongo que es inevitable».

Para Wilson, las diferentes facetas de su trabajo en la música no son más que las partes de un mismo todo: «Me veo como alguien que hace música, tan simple como eso. Si puedo hacer eso como músico, cantante, productor o compositor, para mí es todo parte de la misma experiencia mágica de ser capaz de crear algo que tiene el poder de conmover a la gente».

Nacido en 1967, era apenas un crío cuando una nueva generación de músicos, los protagonistas de la revuelta punk, parecían empeñados en poner patas arriba el panorama musical de la época: «Crecí escuchando grupos de punk y nueva ola, y eso es una parte importante de mi ADN musical. Mi último disco tiene muchos elementos de la música de los 80. Me encantaban The Cure, Joy Division, XTC, Tears For Fears, A Certain Radio y muchos otros. Creo que lo que me diferenciaba entonces es que también me interesaba la música de los 70, debido en parte a la influencia y a los gustos de mis padres». De hecho, su proyecto más conocido es The Porcupine Tree, una banda influida por el pop sinfónico y el rock progresivo de los 70: «Ahora hay una buena base de fans que reivindica aquellos discos, pero la verdad es que entonces las cosas eran bastante difíciles. Teníamos la sensación de estar nadando siempre a contracorriente».

Meticuloso músico de estudio, Wilson reconoce que el veneno del directo es irresistible: «Disfruto mucho de ambas cosas. En el estudio tienes un montón de posibilidades para desarrollar tu creatividad, pero tocar en directo, delante de 300 ó 3.000 personas, es el mayor regalo para un músico».