Penélope Cruz, encantada con su Armani Privé
Gwyneth Paltrow, posa a la entrada de la gala. / Efe | Atlas
la alfombra roja

Penélope Cruz, encantada con su Armani Privé

Gwyneth Paltrow, con un minimalista vestido blanco de Tom Ford; sin duda, la mejor vestida de la noche

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

"Es uno de los vestidos más bonitos que he llevado", dijo Penélope Cruz refiriéndose al Armani Privé azul grisáceo que anoche lució en la gala de los Oscar. El traje en cuestión es maravilloso pero le falló el peinado; su 'look' diva años cincuenta le hacía mucho mayor de lo que realmente es. Y aunque el Armani era verdaderamente espectacular, la madrileña ha estado mucho más favorecida en otras alfombras rojas, exceptuando, por supuesto, su desacertada elección del L'Wren Scott rojo sangre del año anterior. No hay que olvidar que el Versace en tono rosa 'nude' que llevó en los Oscar del 2007 fue elegido por 'Enterteinment Weekly' como el mejor diseño de los últimos veinte años y que la protagonista de 'Volver' estuvo de diez con el modelo 'vintage' en blanco roto de Balmain con el que subió a recoger su Oscar. A quien no se le ha podido poner un pero fue a Gwyneth Paltrow, con un minimalista vestido blanco de Tom Ford; sin duda, la mejor vestida de la noche. Muy elegante también Octavia Spencer, con un vestido rosa maquillaje de Tadashi Shoji.

Uno de los trajes más comentados ha sido el Luis Vuitton rojo de Michelle Williams, un 'look' que la actriz completó con un 'cluth' rosa. Otra que también ha estado mejor en otras ocasiones. La que, desde luego, se estrelló en su debut en esta alfombra roja fue la nueva novia de George Clooney, Stacy Kiebler; él de Armani y ella de Marchesa. Dudo si su vestido era un homenaje a la estatuilla de los Oscar o si estaba haciendo méritos para convertirse en la próxima burbuja de Freixenet. Meryl Streep también apostó por el dorado, en su caso, un vestido de Lanvin. El rojo fue también el color elegido por Natalie Portman, quien lució un vestido 'vintage' de los años cincuenta de Dior, y optó por dejarse la melena suelta. Sin pena ni gloria. Emma Stone, también de rojo, de Giabastista Valli. Le sobraba lazo y como a Penélope, el peinado, en su caso un moño, le echó años encima.

El Versace negro de Angelina Jolie, el Carolina Herrera de Tina Fey o el Givenchy 'nude' de Rooney Mara fueron otros de los grandes aciertos de una alfombra roja, en la que se echaron de menos los Valentinos; la firma italiana es la que más vestidos ha llevado a los Oscar en su historia. Kate Hudson, Julia Roberts o Anne Hathaway son algunas de las actrices que han lucido Valentinos en ediciones anteriores.

Los hombres tiraron mucho de pajarita, aunque sorprendió que Antonio Banderas, que lució una blanca en los Goya llevase ayer corbata. La que sí acertó ayer con la elección de su traje, después de meter la pata hasta el fondo en la entrega de los galardones españoles la semana pasada fue su mujer, Melanie Griffith, con un impresionante Yves Saint Laurent negro. Anoche la alfombra roja de los Oscar dejó claro que las actrices españolas, en lo que a modelitos se refiere, no tienen nada que envidiar a las americanas.