Bebe durante su actuación de anoche en la Sla Custom
Bebe durante su actuación de anoche en la Sla Custom - F.R.M.
Crónica concierto

Bebe cautiva a Sevilla con su versión más rockera

La cantautora actuó anoche ante una sala Custom completamente abarrotada

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Tras su magnífica actuación del pasado año en el ciclo Pop CAAC, Bebe regresaba anoche a Sevilla para prácticamente despedir en la Sala Custom la gira que arrancó en 2016 (le queda un último concierto en Bilbao) y que le ha llevado por países como Rusia, Bulgaria, Turquía, Rumanía, Argentina, México, Colombia o Uruguay.

La Custom, con un aforo total cercano a las 1.000 personas, registró un llenazo (sold out). Síntoma inequívoco de que había expectación por disfrutar del directo de la extremeña. El de anoche, como viene siendo habitual en todos los conciertos de esta gira, mostró a una Bebe pasional y en equilibrio.

Siempre con una sonrisa de oreja a oreja y una expresión de felicidad casi infantil en su bello rostro, la extremeña irradió alegría y transmitió buen rollo en cantidades industriales con su pop fresco y descarado.

Inundó de guitarras el Polígono Calonge

Si en la Cartuja actuó bajo un formato de trío, anoche vino con toda su banda para inundar de guitarras el Polígono Calonge con su versión más rockera —«Chica precavida» puede ser el paradigma de lo vivido ayer–.

F.R.M.
F.R.M.

Arrancó fuerte con «Sécate», «Men señará» y «Me fui», continuando con un recorrido por su rica cartera de canciones. Un repertorio que según qué tema la muestra inocentemente sensible («Siempre me quedará»), guerrera («Qué carajo»), romántica («Mi guapo») o gamberra («La bicha»).

Diferentes caras de una artista poliédrica, que sobre el escenario se muestra como pez en el agua defendiéndolas a destajo con una voz de alta expresividad, poderosa sensualidad y unos bailes socarrones que contonean sin tapujos su sexy cuerpo. Señas de identidad de una artista profunda, carismática, transparente y descarada.

Después de casi dos horas de concierto, Bebe se despidió con la deliciosa «Respirar» y ese alegato contra el machismo titulado «Ella», dos de las joyas más brillantes de la corona de su reino musical. Al igual que ocurrió en su anterior visita, llamó poderosamente la atención que no cantara «Malo», el tema que la catapultó a la fama internacional.