Flamencorio de Paco Jarana, en el espacio Turina
Flamencorio de Paco Jarana, en el espacio Turina - Juan Flores

BIENAL DE FLAMENCO DE SEVILLA 2018La cuerda número siete

Paco Jarana triunfa con un recital colosal que lo coloca entre los grandes guitarristas del momento

SevillaActualizado:

La cuerda que más le suena a Paco Jarana es la número siete. Que es él mismo. Un guitarrista sin complejos ni artificio. Clásico e innovador a un tiempo. Con cuidado sobre la estética del escenario y un dominio natural del instrumento. Creador empedernido. Virtuoso pero cometido. Trascendental. El nazareno presentó «Flamencorio», un recital donde ofrece algunas de sus composiciones estelares, como «A cuatro voces» o «Eva». Un concierto donde mostró lo mejor de sus capacidades y el intimismo de su guitarra.

[Consulta aquí la programación completa de la Bienal de Flamenco de Sevilla 2018]

Abrió la mano con timidez y por soleá. El público le grita en sus silencios, entre falseta y falseta. Una le sigue a la otra y la mejor siempre está por llegar. Él le toca a los suyos. A su familia y a los guitarristas que acuden para exprimirlo. Su mástil se para en la rondeña al compás de Antonio Coronel y Rafael Heredia. Todo tiene un porqué. Un sentido musical. Quienes lo siguen van en busca de ese paño, que va mucho más allá del conocimiento y solo entiende de gusto. El que mostró en las alegrías que dan nombre al espectáculo y durante todo un monólogo excepcional. «The Yellow Nimbus», la conocida grabación de Chick Corea junto a Paco de Lucía, le puso el broche de oro a su arenga de madera. Con la cejilla al uno y formando el lío en la primera noche del Espacio Turina.

Fue bendecido con la séptima cuerda, la de la genialidad. Ahí la técnica no vale para nada y él lo sabe. Lo tiene todo y lo que todos quieren es que vuelva. Porque no está debajo de la hierbabuena sino al lado. Que vuelva. Porque lo fugitivo es lo único que prevalece y todo en él es más que interesante. La velocidad. El brío de ambas manos. El dominio del tiempo. La originalidad con la que se remanga en cada estilo. Que vuelva. Solo quiero que vuelva.