REUTERS  «El Código Da Vinci» se  promociona, a pie de playa, en Cannes

Cannes abre mañana el telón con la sonrisa de la polémica de «El Código Da Vinci»

Otros competidores por la Palma de Oro son los cineastas Sofia Coppola, Alejandro González Iñárritu, Aki Kaurismaki, Ken Loach y Nanni Moretti

Actualizado:

E. RODRÍGUEZ MARCHANTE

ENVIADO ESPECIAL

CANNES. Se abre el Festival y lo hace como la bocaza de un dragón de Comodo, o Varanus, con una película destinada a ser la más vista y la más polémica del año, «El Código Da Vinci», que mantiene vivas tantas voces y en alto tantas espadas que le dan ganas a uno de ponerse ya en guardia antes de empezar el maratón cinematográfico. Lo bueno de que sea esta película que ha dirigido Ron Howard la que inaugure esta edición de Cannes es que, al día siguiente, la propia vorágine de celuloide la hará desaparecer del centro de la polémica, con lo que un día malo (ya lo dicen las abuelas) lo pasa cualquiera.

Bien, ya estamos en la competición, y ahí nos encontramos a Pedro Almodóvar y «Volver»: no es una noticia, pero sí es una alegría, pues su película devuelve al cine español (o al de Almodóvar, como prefieran, al primer plano internacional). Otros competidores por la Palma de Oro casi tan admirados como el manchego son Sofia Coppola, que levanta el telón a su «María Antonieta»; el mexicano Alejandro González Iñárritu, que presenta «Babel»; el finalandés Aki Kaurismaki y su última ocurrencia, «Les Lumières du fauburg»; Ken Loach, que llega con «The wind that Shakes the Barley», y Nanni Moretti y su retrato a pluma de Berlusconi en «Il caimano».

Aparte de estos que se disputarán a dentelladas (es un modo de hablar) ese lugar de privilegio que es el de sujetar la Palma de Oro, hay algunos otros igual de empeñados que ellos en arrebatársela, como Guillermo del Toro y «El laberinto del Fauno»: Richard Linklater y «Fast food nation»; la armada francesa, con Nicole García («Selon Charlie»), Xavier Giannoli («Quand j´etais chanteur»), Bruno Dumont («Flandres») o el belga Lucas Belvaux («La raison du plus faible»)... Y el turco Nuri Bilge Ceylan, aquel que hizo la sorprendente «Lejano» y que se presenta aquí con «Iklimler»... En fin, que la competición va a estar animada, y más teniendo en cuenta quiénes forman parte del jurado: lo preside Wong Kar wai y lo componen Monica Belluci, Helena Bonham Carter, Lucrecia Martel, Zhang Ziyi, Samuel L. Jackson, Patrice Leconte, Tim Roth y Elia Suleiman, con lo que, ante tal abanico de aires acondicionados, cualquier atisbo de pronóstico habrá que buscarlo en los higadillos de las ocas.

Además de Almodóvar, el cine español estará presente en esta edición del Festival de Cannes con dos películas catalanas: «Honor de cavalleria», de Albert Serra, recién estrenada, y «Salvador», de Manuel Huerga, en secciones paralelas, la «Quinzaine des Réalisateurs» y «Un Certain Regard», respectivamente, donde alternarán con algunos de los títulos más esperados por los cinéfilos con carnet, como el de Rolf de Heer («Ten canoes») o el de Marco Bellocchio («Il regista di matrimoni»).

Hay anunciadas algunas de esas «sesiones especiales» en las que suelen aprovechar los servicios de seguridad para machacar los flancos de la crítica, cogida entre dos fuegos o avalanchas, la del público voraz y la del «segurata» bien entrenado. Películas como «X-Men: The last stand», de Brett Ratner; «Election 2», de Johnnie To, o el «United 93», de Paul Greengrass.