Bob Dylan durante un concierto en Tel Aviv en 2016
Bob Dylan durante un concierto en Tel Aviv en 2016 - EFE
Rock

Bob Dylan, un icono del siglo XX en Sevilla

La gira interminable del músico estadounidense recala este viernes en el Auditorio Fibes

Bob Dylan regresa casi tres décadas después de su último concierto en Sevilla

SevillaActualizado:

El próximo 24 de mayo Robert Allen Zimmerman cumplirá 78 años y la mayor parte de ellos los ha pasado como Bob Dylan, dos palabras de siete letras en total que son sinónimo de uno de uno de los grandes mitos de la música popular y un icono del siglo XX.

Una leyenda construida y remodelada desde los años sesenta por Bob Dylan a su antojo, desde su fascinación primigenia por el rock and roll y el folk a su actual status de Premio Nobel de Literatura, pasando por su encarnación en cantautor folk, defensor de los derechos civiles, revolucionario vía literatura y electricidad del rock, faro de The Beatles y The Rolling Stones y reivindicador del country en plena experimentación psicodélica.

En aquella década, Bob Dylan fijaría el canon del rock de las siguientes décadas con su gran trilogía: «Bringing It All Back Home» (1965), «Highway 61 Revisited» (1965) y «Blonde on Blonde» (1966), este último publicado el mismo año en que se grabó la otra gran piedra angular de este género, «The Velvet Underground & Nico», editado un año después.

Pero hay mucho más en un cantante que dio la espalda al negocio y se desmarcó de los hippies a finales de los sesenta para centrarse en su familia y que emergió a mediados de la década siguiente con una pieza fundamental del rock confesional («Blood on the tracks»), para de nuevo dar otro giro y abrazar el catolicismo en una serie de discos que pocos valoran pero que reivindica Nick Cave.

A finales de los 90, Bob Dylan volvería a resurgir, tras una década la de los ochenta prácticamente en blanco, con el sobresaliente «Time Out of Mind» (1997), posiblemente su última obra maestra hasta la fecha, pero punto de partida para su recuperación artística de este arranque del siglo XXI, con discos tan apreciables como «Tempest» (2012).

Y todo ello, estableciendo sus propias reglas del juego, dando giros estilísticos incluso entre los abucheos del público -su gira británica de 1966 junto a los futuros The Band cuando le gritaron Judas-, pero reivindicando siempre el territorio mítico de Estados Unidos, no solo musicales, del country al blues, sino de un imaginario que bebía de mitos populares como Stagger Lee, la poesía de Rimbaud y Ginsberg, y las imágenes bíblicas.

En todos estos años nunca ha dejado la carretera, entendiendo los conciertos como una forma de vida, embarcado en una «Gira interminable» que lo hace vivir como uno de esos vagabundos por elección, herederos de la literatura beatnik, que protagonizan algunas de sus canciones más memorables («Just Like Tom Thumb’s Blues»), aunque viajando en una autocaravana de primera clase y alojándose en hoteles de cinco estrellas.

Por todas estas razones merece acercarse al Auditorio Fibes este viernes a ver a uno de los personajes más influyentes del siglo XX, al frente de una banda que lo conoce hasta el más mínimo detalle y capaz de secundarlo en cualquier arranque imprevisto.

Concierto en Sevilla

Así, a partir de las 21 horas, Bob Dylan actuará al frente de una banda formada por Tony Garnier (bajo), George Recile (batería), Charlie Sexton (guitarra) y Donnie Herron (violín, banjo, mandolina...).

De esta forma, el estadounidense volverá a tocar en Sevilla 28 años después de su intervención en aquel festival, «Leyendas de la guitarra», en el que llegó a compartir escenario con Keith Richards y Steve Cropper.

Al Auditorio Fibes llega con un repertorio en el que no faltarán, según los conciertos anteriores de la gira, clásicos de siempre, como «Like a Rolling Stone» o «Simple Twist of Fate», pero en el que tendrán peso específico temas de sus últimos discos con composiciones propias, especialmente, «The Tempest».

Tras la cita en Sevilla de este viernes, Bob Dylan completará su gira española en Fuengirola (4 de mayo), Murcia (5 de mayo) y Valencia (7 de mayo).