Colas para entrar al Museo de Bellas Artes de Sevilla
Colas para entrar al Museo de Bellas Artes de Sevilla - Raúl Doblado

El «efecto Murillo» logra duplicar las visitas al Museo de Bellas Artes

Bate el récord histórico de este espacio cultural con más de 451.000 visitantes a lo largo de 2018

SevillaActualizado:

La crisis económica hizo mucho daño a la primera pinacoteca sevillana, que perdió recursos financieros y tuvo que tirar de fondo de almacén para pergeñar sus exposiciones temporales, lo cual se tradujo en una importante pérdida de visitas y de peso cultural en la ciudad.

Sin embargo, el llamado «Año Murillo» ha obrado el milagro de revertir la situación y dos grandes exposiciones sobre el universal pintor sevillano, una de las cuales aún puede verse en el espacio ocupado por antiguo convento de la Merced, han pulverizado todos los récords históricos de visitas. La travesía del desierto parece haber quedado atrás, aunque la aportación económica a la pinacoteca aún no se ha recuperado del todo.

El Museo de Bellas Artes de Sevilla ha batido en 2018 su «récord histórico» de visitas al recibir a un total de 451.882 personas durante el pasado año, cuando la pinacoteca hispalense ha liderado la oferta artística de las actividades conmemorativas en torno al cuarto centenario del nacimiento de Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682).

Con motivo de la celebración, el centro artístico ha organizado las exposiciones «Murillo y los capuchinos de Sevilla» -con un total de 267.767 visitas, entre el 28 de noviembre de 2017 y el 1 de abril de 2018-, y «Murillo. IV Centenario», la antológica abierta hasta el próximo 17 de marzo que ha superado ya ampliamente los 125.000 visitantes, según informa la Junta en una nota de prensa.

Enorme interés

Desde la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico explican que, gracias al «enorme interés» de estas muestras, el Museo ha logrado en 2018 el mejor resultado de visitantes desde 1991, fecha en la que comenzó a contabilizarse los usuarios de los centros artísticos de Andalucía. Así, la pinacoteca sevillana alcanzó el año pasado las 451.882 visitas, muy por encima del mejor registro, cifrado en 362.951 usuarios en 2008.

La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, felicitó a todo el equipo del Museo de Bellas Artes de Sevilla, dirigido por Valme Muñoz, por «la calidad de las exposiciones» que han logrado llevar la obra y la vida de Murillo a «un público muy diverso, de toda edad y procedencia».

La consejera animó, además, a aprovechar el Año Murillo para dar un «impulso» a la ampliación del Museo de Bellas Artes de Sevilla, un proyecto que necesita la implicación del Ministerio de Cultura para su definitiva realización, según apuntan desde la Junta.

El doble que en 2016

El número total de visitantes al Museo de Bellas Artes de Sevilla en 2018 supone un incremento del 34,8 por ciento con respecto al año anterior, cuando 335.002 personas acudieron, a lo largo de 2017, a las salas de la pinacoteca hispalense. Además, el récord de visitas casi duplica la cifra alcanzada en 2016, con 230.382 visitantes.

En esta línea, la exposición «Murillo. IV Centenario», la primera antológica dedicada al pintor sevillano en su ciudad natal, superó los 125.000 visitantes desde su inauguración en el Museo de Bellas Artes de Sevilla el pasado 29 de noviembre de 2018, registrando un media diaria de visitas de 1.700 personas.

«Murillo. IV Centenario» es la exposición más destacada dentro del programa de actividades diseñado para conmemorar los 400 años del nacimiento del artista. A través de 55 lienzos, la muestra ofrece un completo recorrido cronológico y temático por la trayectoria de Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682).

La exposición aspira a desmontar prejuicios simplistas en torno a la obra del artista sevillano, pues su estilo, sus propuestas y el conjunto su obra, que va mucho más allá de la temática religiosa, marcó un hito en la historia de la pintura española, proyectando su arte desde Sevilla al conjunto de Europa.

Comisariada por la directora del museo, Valme Muñoz, y por Ignacio Cano, la exposición ha logrado reunir importantes préstamos procedentes de museos e instituciones de Inglaterra, Francia, Alemania, México y Estados Unidos.

Ignacio Cano aseguró ayer a ABC que «el éxito de la exposición se debe a varias razones pero creo que la principal es que se muestra a Murillo como un pintor que ha sabido comunicar y que ha llegado al sentimiento de la gente. Eso no tiene fronteras ni es temporal y ha permitido que se muestre a un Murillo muy atractivo para muchos países y personas y culturas muy diversas», asegura el comisario de la muestra, que añade: «Se han podido traer muchas obras que no venían a España y que no estaban Sevilla desde hacía doscientos años. Ha sido un reencuentro con el púbico de Sevilla, aunque también ha atraído a muchos visitantes de fuera de España». Museos ingleses como la National Gallery y norteamericanos como el Metropolitan se quedaron impresionados con la muestra, un Murillo prácticamente desconocido hasta la fecha. El público le ha dado la razón al Museo de Bellas Artes y a su equipo.