La familia de Manuel Ferrand asistió al coloquio en la Casa de los Poetas
La familia de Manuel Ferrand asistió al coloquio en la Casa de los Poetas - RAÚL DOBLADO
50 AÑOS DEL PREMIO PLANETA A «CON LA NOCHE A CUESTAS»

La familia inicia la catalogación de la obra gráfica de Manuel Ferrand

Pablo Ferrand, hijo del escritor, rememora la figura del ganador del Planeta en 1968

SevillaActualizado:

El periodista Pablo Ferrand supo que su padre era escritor desde los cinco años, cuando lo veía escribir a máquina en el piso que tenían en la calle Juan Sebastián Elcano del barrio de Los Remedios, al que Manuel Ferrand dedicó su novela «Con la noche a cuestas» (1968), la que le convirtió en el único sevillano que ha ganado el premio Planeta en las 66 ediciones celebradas.

«Siempre llevaba una libreta de notas y papeles en los bolsillos, y lo recuerdo en la mesa de su despacho rodeado de libros y fumando, muy concentrado. Tenía una gran capacidad de concentración, pero si le preguntabas algo, te miraba con una sonrisa y se ponía a escuchar, era una de las pocas personas que sabía escuchar», relata Pablo Ferrand, quien durante años desempeñó su trabajo en la redacción de ABC y que participó el miércoles en una mesa redonda sobre la obra de su padre en la Casa de los Poetas junto a Eva Díaz Pérez, José Luis Rodríguez del Corral y Luis Sánchez Moliní.

Los recuerdos de su padre como escritor, como cuando escuchó junto a su madre y sus hermanos en la radio que su padre había ganado el premio Elisenda de Montcada en 1966, se mezclan con su pasión, quizás menos conocida, por el dibujo y la pintura.

«Desde pequeño quiso ser pintor y yo lo veía dibujar y pintar los domingos por la mañana, que era cuando sacaba las pinturas. Hacía una caricatura o un retrato o se ponía a pintar un paisaje por el balcón. Dibujaba mucho en papeles, incluso en los pocos momentos muertos que tenía en el periódico».

Por ese motivo, la familia de Manuel Ferrand va a iniciar la catalogación de la obra gráfica que dejó el escritor. «Es una iniciativa de mi hermana Ana Ferrand —estuvo al frente de las exposiciones del Casino de la Exposición y la Sala Atín Aya del Ayuntamiento— y nos vamos a poner a ello con la ayuda también de mi hermana Lourdes», explica el periodista. Todos se han puesto a recopilar su obra dispersa, tanto la propia como la que regaló, con la idea en un futuro de exponerla.

Pablo Ferrand reconoce que cincuenta años después de haber ganado el planeta, su padre es «un escritor de culto y también un poco olvidado», pero recuerda que en su día esa novela «le dio fama» y «se formó el grupo del boom andaluz». El periodista recuerda también su amistad con Carlos Pujol o aquella carta que recibió de «su admirado Miguel Delibes».

También los años en la redacción de ABC de Sevilla, con amigos como Julio Martínez Velasco o Antonio Burgos, «quien lanzó la idea de que le pusieran su nombre a los jardines, que encontró el apoyo en la entonces alcaldesa, Soledad Becerril».