Oliver Assayas junto a las actrices Nora Hamzawi y Christa Théret
Oliver Assayas junto a las actrices Nora Hamzawi y Christa Théret - CONCHA DE LA ROSA

FESTIVAL DE CINE EUROPEO DE SEVILLA 2018Oliver Assayas reflexiona sobre las redes sociales en la película «Non-Fiction»

El realizador francés inauguró el Festival de Cine Europeo de Sevilla 2018 con su última película

Actualizado:

«Non-Fiction», del cineasta francés Olivier Assayas fue la encargada de inaugurar ayer el Festival de Sevilla de cine europeo, con una película que es una reflexión sobre cómo afecta al hombre y, en el caso concreto de este film a una pareja, los cambios tecnológicos y la irrupción de las redes sociales. «Lo digital nos transforma a nosotros mismos», señaló.

La película está protagonizada por Juliette Binoche y Guillaume Canet, que encarnan a una pareja formada por una actriz estancada en su carrera como protagonista de una exitosa serie de televisión y un editor que trata de adaptarse a los vertiginosos cambios tecnológicos. La irrupción del personaje que encarna Vincent Macaigne, autor de novelas alabadas por los usuarios de Twitter, sirve el conflicto.

Ese debate producido por los cambios tecnológicos lo refleja la película del director de otros títulos como «Personal Shopper» (2016) —que presentó en una pasada edición del festival— o la serie que realizó sobre Carlos «El Chacal». «A través de las redes, la gente cada vez más se reinventa, se convierte en el autor de su propia vida, y puede rivalizar con un escritor».

Assayas, que compite con esta película en la Sección Oficial, explicó que espera que la película tenga «un valor universal desde el punto de vista que cuenta que unos y otros se sitúan en un mundo que está constantemente cambiando». Una cinta en la que quiere que la gente se identifique con los personajes, «porque quería estar donde está el público».

Acompañado de las actrices Nora Hamzawi y Christa Théret, desveló que, en parte, la película nació hace varios años, cuando escribió «un guión que no llegó a desarrollarse» y lo dejó. «Años después, volví a leerlo, y pensé que tenía demasiada narración y era demasiado artificioso, y cada vez que intentaba construir algo mas novelesco no tenía ganas, por lo que abordé el tema de forma totalmente distinta», explicando que tras escribir la primera escena comprendió «que la película iba a tomar forma con un minimalismo absoluto, prohibiendo cualquier elemento dramático» y entonces lo depuró.