La Real Orquesta Sinfónica de Sevilla durante un ensayo dirigido por John Axelrod
La Real Orquesta Sinfónica de Sevilla durante un ensayo dirigido por John Axelrod - Juan José Úbeda
Real Orquesta Sinfónica de Sevilla

Dos grandes mecenas retiran aportaciones a la Sinfónica de Sevilla por la huelga de músicos

Victoria Stapells, de ELI, y Luis Rey Goñi, del San Francisco de Paula, se muestran «indignados» en una carta conjunta

Jesús Morillo
SevillaActualizado:

Las jornadas de huelga organizadas por el comité de empresa de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS), que provocaron la suspensión de los dos últimos programas de abono de la pasada temporada, va a tener consecuencias, aunque no la que pretendían sus convocantes.

Porque la actitud del comité de empresa, convocando una huelga tras haber recibido la orquesta una inyección de fondos extraordinaria de 1,4 millones de euros de Junta y Ayuntamiento para sacarla de la causa de disolución en que se encontraba, ha dejado «indignados y perplejos» a dos de sus principales patrocinadores: el Colegio Internacional San Francisco de Paula y el English Language Institute (ELI).

Así lo manifestaban el director del colegio, Luis Rey Goñi, y la copropietaria de la red de academias de idiomas, Victoria Stapells, quienes han firmado una carta abierta en la que anuncian la retirada de sus aportaciones personales y de la implicación en el micromecenazgo de la Sinfónica de los alumnos del San Francisco de Paula.

«Acabamos de asistir, perplejos e indignado, a la huelga de la ROSS, que ha cancelado los últimos dos conciertos de la temporada»

De esta forma, dos de los más señalados mecenas de la ROSS dan un toque de atención a los músicos evitando lo más posible en dañar a la institución, por cuanto Rey Goñi mantiene el convenio del colegio con la orquesta y Stapells el vital patrocinio del ciclo de cámara ELI, que esta canadiense afincada en Sevilla salvó de su cierre en la temporada 2012/13.

A pesar de ello, Goñi y Stapells han hecho pública una carta abierta en la que muestran su malestar por las jornadas de huelga a final de temporada de los músicos, coincidiendo con la presentación de la próxima temporada y la renovación de los abonos, justo antes, además, de unas vacaciones que dejan en el aire si continuarán con sus movilizaciones en septiembre.

Necesidad urgente de gerente

En su misiva, ambos mecenas reconocen que es «fundamental establecer un proyecto a largo plazo» y que es «urgente que haya un gerente, pero de ninguna de las maneras una huelga ayuda a solucionar esos problemas».

«No pensamos que una huelga asegure la estabilidad de una orquesta ni garantice su actividad artística»

Y añaden que «compañeros del mismo gremio han observado estupefactos cómo el comité de empresa de la ROSS, bajo el mando de CCOO, convocaban una huelga justo al recibir la noticia de una importante inyección de dinero por parte del Ayuntamiento y la Junta de Andalucía, es decir, de los impuestos de todos los ciudadanos».

En ese sentido, recordaron que orquestas e instituciones musicales extranjeras, «con presupuestos y leyes de mecenazgos que ya querríamos en España», se ven «obligadas» a cerrar o buscar nuevos modelos «para sobrevivir», mientras que, «aquí, justo ahora, la plantilla de la ROSS salta con esto».

Ambos patrocinadores señalaron «dos aberraciones». Por un lado, afirmaron que los músicos «tergiversan de modo inaceptable» el papel de los patrocinadores cuando, en el escrito “Claves para entender la huelga”, afirman que estamos alineados con “la plantilla de la empresa en la búsqueda de su estabilidad y de las mejores condiciones para que la orquesta desarrolle su actividad artística”».

«Absolutamente no»

Ante estas afirmaciones, Goñi y Stapells replican que «absolutamente no. No pensamos que una huelga asegure la estabilidad de una orquesta ni garantice su actividad artística», motivo por el cual han retirado sus aportaciones personales.

En segundo lugar, estimaron que «cualquiera que tenga una mínima noción de empresa le parecería cómico si no fuera trágico» que pretendan que el presidente del comité de empresa de la ROSS se siente en el consejo de administración. «Hay que ser ajeno a la realidad, como poco, para pedir un absurdo semejante», añadieron.

«Las garantías reales para la ROSS no pueden venir de desaires al público. La única vía es el diálogo permanente»

Frente a esto, señalaron que «las garantías reales» para la ROSS «no pueden venir de confrontaciones, huelgas ni desaires al público» sino que «la única vía es el diálogo permanente».

«Desde el respeto y también desde las lógicas diferencias de partida, evitando caer en una espiral de desconfianza, escuchando, usando un lenguaje positivo y respetuoso, manteniendo un equilibrio que lleve a una comunicación basada en la confianza».

De otro modo, aseguraron que «muy malos tiempos se avecinan para la ROSS» e instaron a «no perder nunca de vista que está al servicio de su público». «Si la afluencia se reduce deja de estar justificado que las administraciones sostengan nuestra orquesta, su existencia puede cambiar de forma inesperada e irreversible».