El director estadounidense John Axelrod este martes en Sevilla
El director estadounidense John Axelrod este martes en Sevilla - Juan Flores
ROSS

John Axelrod: «La ROSS se financia como una orquesta municipal, no como una de primera clase»

El director estadounidense muestra su satisfacción por la reciente gira en Alemania y pide al consejo una mayor implicación en la promoción de la ROSS

Jesús Morillo
SevillaActualizado:

El director artístico de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS), John Axelrod, está contento tras el éxito de la reciente gira de la orquesta por Alemania, la primera en una década. Sin embargo, hay una serie de cuestiones que afectan a la Sinfónica que le preocupan, por cuanto entiende que son un lastre, incluso desde antes de su llegada al podio, para una formación de la calidad de la ROSS.

Por ese motivo, no se siente responsable de que las cuentas de la orquesta en 2018 puedan cerrarse con un déficit de algo más de un millón de euros, como señaló el presidente del consejo de administración de la ROSS y secretario general de Cultura, Fernando Francés, como consecuencia de unas previsiones demasiado optimistas en patrocinios y venta de entradas.

El maestro rechaza este diagnóstico y señala al consejo de administración y al comité de empresa, a los que pide articular estrategias para promocionar mejor la orquesta y mejorar una financiación que, en su opinión, no es la apropiada para una orquesta de primera clase.

Ha concluido con gran éxito de crítica y público la gira por Alemania, ¿cómo lo valora para la orquesta?

Estoy orgulloso de que hayamos sido contratados para un tour en Alemania que ha permitido poner en evidencia nuestra alta calidad y colaboración. Respecto al reconocimiento obtenido, prefiero dejar hablar por sí mismas a las críticas excepcionales y a las largas ovaciones obtenidas. También prefiero que Pepe Romero hable por nosotros. Él ha sentido que somos una familia y, de hecho, lo somos. Y la atmósfera de positiva colaboración alcanzada con los músicos durante la gira, ha sido un recordatorio de esa buena relación que comenzó en 2011, siguió con mi nombramiento en 2014 y, sinceramente, sigue manteniéndose hoy. Esto se ha puesto de manifiesto fuera de Sevilla y sin algunas personas que han sido responsables de los continuos conflictos y dificultades que injustamente han azotado la orquesta antes incluso de que yo llegara a Sevilla y, muy probablemente, continuarán afectándola negativamente a menos de que exista voluntad y coraje para hacer cambios. Cuando no hay voluntad, no hay camino.

El presidente del consejo afirma que la gira ha sido deficitaria, pero que ha dejado beneficios inmateriales, como la promoción de la ciudad y de la gran calidad de la orquesta, ¿está de acuerdo con este diagnóstico?

Con todo mi debido respeto al presidente, no ha habido déficit en términos de presupuesto por cuanto la gira estaba contratada y aprobada por el consejo de administración. Las cifras brutas del presupuesto pagadas por el promotor incluían todos los gastos, desde los de viaje a los de alojamiento, desde las dietas a los honorarios. Yo acepté unos honorarios ridículamente bajos para asegurarme que no íbamos a tener déficit. Y pagué personalmente a los medios de comunicación alemanes, lo que era en beneficio de la orquesta, así como una cena buffet para todos con el objeto de mostrar mi gratitud a todos los músicos y al personal de la orquesta que ayudaron a hacer posible que la ROSS volviera a los escenarios internacionales. Sí, en un mundo normal, la recompensa en el terreno inmaterial de mejorar la imagen de la ROSS y de Sevilla podría traducirse en un aumento de los beneficios, pero solo si la repercusión de este éxito mueve voluntad política para más giras y patrocinios.

«No ha habido déficit por cuanto la gira por Alemania estaba contratada y aprobada por el consejo de administración»

La ROSS puede cerrar 2018 con una previsión de deuda de un millón de euros, que el consejo atribuye a patrocinios que no se han logrado y a ingresos de taquilla inferiores a los presupuestados. ¿Cree que las previsiones eran demasiado optimistas?

De ninguna manera. La programación no es el problema. Una orquesta debe tocar todo el repertorio. Tampoco nuestra calidad artística, que es de primera. La mayoría está de acuerdo con que la ROSS nunca ha sonado mejor. El número de críticas con cinco estrellas bajo mi dirección ha sido histórico. El público que asiste a nuestros conciertos se ha puesto en pie en un aplauso unánime. El problema ha sido, es y sigue siendo la promoción, el marketing, los abonos y los patrocinios. Todas las orquestas tienen esto en departamentos separados, ¿por qué no la ROSS? Una sola persona que atiende las relaciones exteriores no puede hacer lo que en otras orquestas hacen en cuatro departamentos diferentes. ¿Y quién decide sobre estas decisiones de personal? El consejo de administración, el comité de empresa y la actual administración de la ROSS. Respecto a los patrocinios, en 2018 no se lograron no porque yo no cumpliera mi parte, sino porque el consejo aumentó su deuda en ese momento, y nadie más que yo desde julio de ese año ha logrado con éxito asegurar patrocinio ni donación alguna que redunde en el presupuesto o la actual temporada. Ahí está el problema. La ROSS no se financia como una orquesta de primera clase sino como orquesta municipal.

¿Cree que es posible lograr nuevos patrocinios para la orquesta?

Eso espero, pero como he dicho antes, eso requiere voluntad, no palabras. La ROSS es solo «Real» por su nombre, no por una subvención real. A pesar de representar a la ciudad, no es la orquesta que toca en todos los escenarios de Sevilla y Andalucía. Y también se puede argumentar que las actuales leyes fiscales españolas no apoyan la cultura de los patrocinios y las donaciones que una orquesta de primera clase necesita. Cuanto más presupuesto se recorta, menos personal, menos promoción y menos ingresos por entradas se tienen. Es un círculo vicioso. La música no debería usarse de esa manera. Cuando lo que se utiliza es nada más que la tacañería y los gestos políticos, se pierde potencial y patrimonio. En pocas palabras: no se puede hacer crecer un árbol enfermo regando solo las hojas de la copa. Tú debes cortar antes las raíces podridas para que pueda crecer hasta su máxima altura.

También ha señalado el consejo que los gastos de personal han crecido en medio millón de euros en seis años. ¿Ese presupuesto es apropiado para una orquesta cuya temporada incluye conciertos, zarzuela, ballet y ópera? ¿Una orquesta de la calidad de la ROSS cuesta 6,2 millones?

Se necesita mucho más que esos 6,2 millones de euros para tener una orquesta de calidad. Otras orquestas de calidad similar en Europa doblan o triplican esos gastos de personal. En Alemania, por ejemplo, la Filarmónica de Berlín paga un salario mensual de 8.500 euros a los músicos, que se eleva a 9.770 para, un primer clarinete o violín; en la Orquesta del Gewandhaus de Leipzig, 5.700 euros al mes, con un suplemento de 1.400 euros para el primer músico de cada sección; y la Filarmónica de Bremen paga 3.400 euros y 800 más para el primero de cada sección. Según el actual convenio colectivo, el salario mensual más alto que se paga en la ROSS es el del solista de la sección de cuerda, que tiene un salario base de 1.813,23 euros, que más contribuciones y pagos adicionales se pone en 3.033 euros al mes. El que gana menos al mes cobra 2.625,71 euros. En la ROSS, que se puede considerar una orquesta de clase A por calidad, se cobra menos que en una orquesta de clase C en Alemania. Debido a las limitaciones de salarios y de presupuesto, el equipo administrativo no está equipado más que para hacer frente al servicio de los conciertos de abono del Teatro de la Maestranza. Si la ROSS quiere mejorar su presupuesto e incrementar su productividad para equilibrar el coste de la mano de obra, entonces la administración debería aumentar su personal para servir competentemente al incremento de la productividad. El resultado debería ser más promoción, marketing, abonos y patrocinios. Pero eso requiere voluntad.

«Se necesita mucho más que esos 6,2 millones de euros para tener una orquesta de calidad. Otrsa orquestas de calidad similiar doblan o triplican esos gastos»

La intención de la Consejería de Cultura es hacer de la ROSS una orquesta sostenible, como la de Málaga y Córdoba. ¿Piensa que la ROSS es una orquesta comparable en términos de personal y temporada? ¿La ROSS es ahora sostenible?

Hasta donde yo sé, las orquestas de Málaga y Córdoba, con todos mis respetos hacia ellas, tienen como misión principal el deber municipal de servir a sus respectivas ciudades y ciudadanos. No hay nada equivocado en tener ese deber. La gente de Sevilla, Málaga y Córdoba necesitan una orquesta que interprete zarzuela, ópera, conciertos y ballet. Pero yo quiero que la ROSS sea ganadora de la liga de campeones de la música clásica. El público de Sevilla quiere campeones. Creo que la ROSS tiene un destino y una meta superiores, y he comprometido mi vida, personal y profesionalmente, para ayudar en esa misión. La ROSS es embajador artístico de la primera ciudad musical de la Unesco y ha logrado, a pesar de sus limitaciones financieras y reducciones de salario en estos años, un éxito artístico bajo mi liderazgo que la sitúa entre las mejores de España. El público y los representantes de las administraciones deben estar orgullosos de esta gran orquesta, al igual que están orgullosos de sus exitosos equipos de fútbol. Pero ninguna orquesta de calidad puede sostenerse solo con la venta de entradas. Hasta que el presupuesto, el personal y la financiación alcancen los niveles necesarios para sostener esa identidad artística y calidad, la ROSS no podrá desarrollar su total potencial, ni conmigo ni con ningún otro director.

El consejo le ha informado que va a esperar hasta el verano para decidir si renueva su contrato, que termina en noviembre. ¿Se siente respaldado por el consejo? ¿Y por los músicos?

Cualquier extensión contractual debe tomarse como una decisión de mutuo acuerdo y en el tiempo apropiado. Nada ha sido aún decidido, ni por mí, ni por el comité de empresa ni por el consejo. Ahora estamos centrados en la actual temporada y en la próxima, más que sumidos en la intriga de los contratos. Permítame que tranquilice a todos los que lean esto: no soy una amenaza. Soy hoy la misma persona que la que la ROSS votó unánimemente como director artístico. Yo quiero ayudar a resolver los problemas que han existido durante décadas y que continúan amenazando la cultura y la educación de nuestros ciudadanos, porque creo en la ROSS y en el potencial de esta ciudad de primera clase. Me quedé para asegurar que el dinero público invertido en la Sinfónica no se malgastaba, sino que, incluso, pudiera ofrecer una mayor rentabilidad. He ejercido una labor de portavoz y he proporcionado liderazgo como embajador artístico de Sevilla. Y vine, ante todo, para interpretar buena música. He puesto mis mayores esfuerzos y estoy orgulloso de nuestro éxito. Estoy agradecido por el continuo apoyo de la mayoría de los miembros del consejo y de la mayoría de los músicos. Sin embargo, algunos representantes del consejo y del personal de la orquesta, así como músicos nos han traicionado a mí y a sus colegas. Si debo cargar la cruz, llevar la carga de sus pecados y de los fracasos de otros, que así sea. No estoy seguro de la voluntad pública.

«Cualquier extensión contractual debe tomarse de mutuo acuerdo. Nada ha sido aún decidido, ni por mí, ni por el comité, ni por el consejo»

¿Ha tomado una decisión sobre su futuro? ¿Qué condiciones deben darse para que se quede?

Sobre mi futuro, tomaré mis propias decisiones. Me encanta hacer música con la ROSS y mi futuro como director artístico dependerá de si continúan las condiciones para mantener mi visión de calidad y colaboración. Esas condiciones son las mismas que planteé cuando me invitaron a ser consejero delegado: promoción, marketing, abonos y patrocinios. No soy yo el único que lo plantea. La ROSS y su público se merecen que se cumplan estas condiciones. Sevilla siempre estará en el futuro de mi familia gracias a nuestro hijo, que es sevillano. Las personas que son el origen de la mayoría de problemas internos pueden haber cambiado mi relación con la ROSS, pero no pueden quitarme mi permanente amor por Sevilla.

¿Se ha entrevistado con el nuevo director del Maestranza? ¿Con Javier Menéndez podrá mejorar las relaciones entre la orquesta y el teatro?

Confío en que nos veamos pronto. Tengo mucho respeto por Javier y mucha información que compartir con él que puede encontrar útil. Deseo que tenga éxito. Estoy seguro de que hará todos los esfuerzos posibles para mejorar las relaciones entre la orquesta y el teatro. Ciertamente puede contar con mi apoyo y tenerme como un aliado. Pero es el consejo de administración el que debe encontrar la voluntad para hacer el camino de la promoción, el marketing, los abonos y los patrocinios. Entonces el público recibirá la recompensa de los impuestos que paga. Porque es al público al que pertenece el patrimonio cultural. Su voz debe ser escuchado y su voto tenido en cuenta.