La ROSS durante un ensayo
La ROSS durante un ensayo - Juan José Úbeda
ROSS

Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Sevilla negocian para aliviar el déficit de la Sinfónica

Ambas administraciones contemplan una aportación de fondos extraordinarios para solventar la situación

Jesús Morillo
SevillaActualizado:

Las aguas siguen revueltas en la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS), con la sociedad que la gestiona en causa de disolución, por un déficit previsto de unos 800.000 euros para final de año, y los músicos en pie de guerra y anunciando movilizaciones para el próximo 21 de mayo, fecha en la que han convocado un «concierto-protesta» en la Plaza Nueva.

En este contexto, se celebró ayer un consejo de administración de la ROSS, con un único punto en el orden del día: informar sobre la situación económica, aunque no se tomaron decisiones de calado. De hecho, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla, las administraciones que sostienen a la orquesta, siguen negociando para tratar de cerrar una solución para aliviar el déficit y sacarla de la causa de disolución.

La solución pasa, en estos momentos, por realizar ambas administraciones una aportación extraordinaria que permita poner el déficit a cero, para lo cual necesitan realizar una modificación en sus presupuestos para liberar esos fondos. La Junta está capacitada para hacerlo, mientras que el Ayuntamiento deberá esperar a estar constituido tras las elecciones para poder adoptar esa decisión en un pleno ordinario.

Pese a ello, el acuerdo entre ambas administraciones es firme. Además, tanto Junta como Ayuntamiento tienen claro que es necesario encontrar un gerente para la ROSS, primer paso para una planificación a futuro que impida que vuelva a generarse una situación cíclica de déficit.

Esto pasaría también por ir aumentando progresivamente las aportaciones públicas a la orquesta, que permitan hacer frente a los gastos de personal (90% de su presupuesto), y poder programar una temporada atractiva.

Una vez solucionado el déficit y aclarado el proyecto de futuro, entienden ambas administraciones, sería el momento de abordar las demandas salariales de la plantilla, que llevan con lo sueldos congelados desde 2009 y sin haberse podido beneficiar, como el resto de trabajadores públicos, de la recuperación de la paga extra de 2012.