La Junta expone en Sevilla «Sociópolis», un ejemplo de arquitectura solidaria

ABC/
Actualizado:

SEVILLA. La tolerancia, la convivencia y la sostenibilidad como elementos de un nuevo hábitat solidario son los elementos que promueve «Sociópolis. proyecto para una hábitat solidario», que se presentó por primera vez en la II Bienal de Artes de Valencia y que ahora se expondrá desde el próximo día 6 al 25 de septiembre (cierra en agosto) en el Antiguo Convento de Santa María de los Reyes.

Esta exposición, que organiza la Consejería de Obras Públicas y Transportes, responde al proyecto «Sociópolis», una iniciativa de viviendas y equipamientos sociales situado en Valencia, en el límite de la ciudad de la huerta, en el que han participado un total de 13 arquitectos que proponen un tipo de barrio integrador que plantea nuevas tipologías de viviendas para los nuevos formatos sociales: jóvenes qie viven solos o en viviendas compartidas, personas mayores tuteladas, inmigrantes o familias monoparentales.

Esta exposición muestra los programas desarrollados para «Sociópolis» por destacados estudios de arquitectura como Vicente Guallart, Ábalos & Herreros, Duncan Lewis + Bolck, FOA, Greg Lynn Form, José María Torres Nadal, Manuel Guasa, MVRDV, No.MAD arquitectos, R&Sie, Sogo Arquitectos, Toyo Ito y Willy Müller.

Interacción social

Estos proyectos desarrollados en Valencia giran fundamentalmente en torno a tres ejes: interacción social, hibridación con la natuzaleza y tecnologías de la información. Cada edificio tiene un programa híbrido en el cual se contempla la implantación de unidades residenciales (viviendas, residencias) de dos sístemas públicos (equipamientos o servicios). El minibarrio cumple toda las funciones de la Ciudad: vivienda, trabajo, equipamientos sociales, servicios colectivos, infraestructura y espacios libres. Las viviendas serán de alquiler y estarán orientadas a usuarios con dificultades para el acceso a la vivienda como personas jóvenes o mayores, familias numerosas, etc. La relación casa/edificio/barrio se ha establecido defendiendo niveles de relación entre lo público, lo compartido y lo privado. La suma de equipamientos y servicios comunen definen una nueva vivienda compartida escala de barrio.

Entre los proyectos que presenta esta exposición destacan los de Vicente Guallart, que ha realizado un Centro de información social, un parking y 99 viviendas para estudiantes «Sharing Towers», esto es viviendas compartidas. Las funciones propias de la vivienda se organizan en torno a objetos específicos. Como resultado, las viviendas establecen relaciones dinámicas entre otras viviendas, y por plantas, mediante el uso de espacios compartidos de dos a dos, cuatro a cuatro u ocho a ocho. Así se permite que una vivienda de 25 metros cuadrados tenga 75 metros cuadrados efectivos.

Por su parte cabe destacar la aportación de otros arquitectos como Glenn Lynn Form -responsable de exposiciones, taller de artistas y viviendas para jóvenes-; Manuel Guasa -que ha realizado un proyecto para autistas, cafetería y vivienda para mayores-; Willy Muller Arquitectos -autores de la Pile Tower, esto es, una curiosa torre compuesta por una serie de plataformas apiladas que contienen viviviendas familiares-; o Toyo Ito -encargado de la realización de una residencia de ancianos que integra espacios públicos y privados de manera armónica-.