Macarena Valenzuela
Macarena Valenzuela - ABC

Macarena Valenzuela: «Manon Lescaut y Tosca han marcado mi carrera»

La soprano chilena actuará el próximo jueves en la 34 edición del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte

SEVILLAActualizado:

La soprano chilena Macarena Valenzuela (nacida en Santiago de Chile y radicada en Europa desde 2012) protagonizará el jueves el concierto del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte. Prácticamente toda su familia vive en Santiago: «Los extraño a diario y a veces la distancia se hace muy difícil, sobretodo el tener lejos a mis padres, hermanos y mis sobrinos tan amados», dice. También tengo «una parte de mi familia en Alemania. Contar con el apoyo de mis tíos, primos y sobrinos alemanes es para mi una gran suerte y una alegría enorme», añade.

Valenzuela siempre supo que se dedicaría a la música, «tengo recuerdos desde los 3 ó 4 años de edad, cantando en obras de mi escuela o en casa con mis hermanos. Nunca sentí vergüenza o pánico escénico, todo lo contrario, sentía mucha confianza al hablar en publico o expresarme en alguna forma artística. Me lo tomaba como algo serio, pues la verdad nunca fui una chica graciosa a la que le gustaba tener la atención de los adultos, todo lo contrario», dice.

Genes musicales

Pertenece a una familia de músicos. Su hermano Nacho y su padre Gerardo tienen gran talento para ello. Su abuelo Roberto fue también cantante lírico y su hermana Josefina fue una gran soprano y su marido fue el gran tenor Mario Pasquetto, cantante del MET y favorito de Toscanini. Por último, su bisabuela fue también una excelente mezzosoprano chilena, Marta Contreras, muerta en Milán en sus primeros años de carrera. «Quizás el tema de los cantantes de opera profesionales se saltó una generación completa, pero la hemos recuperado», dice. En su formación recuerda con especial cariño «mis años en el Conservatorio de Viña del Mar», y afirma que «lo que ustedes ven en un concierto o una opera, es el resultado final y acabado tras de meses de estudio, ensayos y esfuerzos, de a veces años», dice.

El concierto constará de una selección de obras escogidas para la ocasión: «Hemos creado un programa musical muy interesante con dos partes bastante distintas, pero a la vez complementarias. La primera será de opera belcantista y verista, con arias de grandes obras como Aída, Ballo in Maschera, Tosca, Manon Lescaut y Andrea Chenier, de Verdi, Puccini y Giordano. Son arias espectaculares, llenas de dramatismo y emoción.

La segunda parte del concierto nos llevará a un medio siglo adelante en la historia de la música occidental, visita los contornos del jazz y la canción americana entre los 1930 al 1960, época de gran esplendor de los musicales de Broadway con autores de la talla de George Gershwin, Cole Porter, Irving Berlin, Henri Mancini, entre tantos otros grandes», afirma. Podrán escuchar de canciones que son consideradas grandes clásicos dentro de este estilo como The man I love, Moon River, I got rhythm, entre muchas otras sorpresas.

«Andalucía la conozco bastante bien, sobre todo Sevilla, tan famosa en el mundo operístico por ser locación de obras como Don Giovanni o el Barbero de Rossini. Sin embargo, es mi primera vez en Huelva, primera vez que me presento en Andalucía en concierto y estoy segurísima que no será la última. Muy feliz de poder hacerlo en el contexto de un festival de gran tradición como lo es el de Ayamonte.

Valenzuela ha hecho muchos papeles de heroínas de opera en los que me se ha sentido «profundamente cómoda. A todas las he querido, comprendido y disfrutado muchísimo: Condesa de Bodas de Fígaro, Fiordiligi de Cosi fan Tutte, etc. Sin embargo creo que son dos heroínas puccinianas las que más me han marcado, tanto por su vocalidad como por la sicología de los personajes: Manon Lescaut y Tosca. Dos mujeres muy fuertes, decididas, apasionadas, seguras de sí mismas y de lo que quieren, capaces de enfrentar y desafiar las más grandes dificultades de su época. Me siento más interpelada por este tipo tipo de roles, donde la mujer no se presenta como un ser subyugado por las condiciones sociales y culturales patriarcales, si no como lo que realmente somos, mujeres emancipadas, capaces, bellas y libres.

«Mi gusto musical es bastante variado, debo decir. Estas ultimas semanas estuve en 3 en Berlín: la banda chilena Chico Trujillo, la cantante norteamericana Phoebe Bridgers y la ópera Die Gezeichneten de Franz Schreker. Radiohead, Massive Attack, la gran Violeta Parra, Víctor Jara, Camarón de la Isla y Paco de Lucía, siempre en el corazón. En òpera, mis amados siempre seràn Verdi, Puccini, Strauss y Mozart. En musica de cámara, Debussy y Fauré», afirma. Este verano le espera una gira con el mismo concierto por distintas ciudades de Italia y Portugal, además de varios conciertos programados hasta fin de año con un repertorio distinto en Madrid, Lisboa, Berlín y Roma.